Oliver Stone critica a Hollywood por convertirse en "una fiesta del té de 'Alicia en el país de las maravillas'"

Cine 54
·3 min de lectura

A sus 73 años, Oliver Stone sigue siendo una leyenda viva de una época dorada del cine como quizá no volvamos a vivirla nunca. Dos veces ganador del Óscar a Mejor Director (por Platoon y Nacido el cuatro de julio) y una del Óscar a Mejor Guion Adaptado (por El expreso de medianoche), el cineasta neoyorkino siempre ha sido conocido por sus ideas controvertidas sobre política, historia y sociedad –y en general por ir a contracorriente de buena parte de la opinión pública.

Por ello, si alguien tenía que criticar el actual estado de las cosas en Hollywood, ese era Stone.

El director Oliver Stone en una imagen del documental de 2019 Revealing Ukraine. (Imagen: Another Way Productions)
El director Oliver Stone en una imagen del documental de 2019 Revealing Ukraine. (Imagen: Another Way Productions)

Y es que el director no está nada conforme con aquello en lo que la industria del cine se ha convertido, confesando que no tiene ningún deseo de trabajar con los estudios en una película comercial en vista de la “locura” reinante.

En efecto, en una entrevista con David Marchese de la New York Times Magazine, Stone describe la industria del cine de hoy como “ridícula”:

Todo se ha vuelto demasiado frágil, demasiado sensible”, señala Stone. “Hoy en Hollywood no puedes hacer una película sin un consejero de Covid. No puedes hacer una película sin un consejero de sensibilidades. Es ridículo”.

El director, que accedió a la entrevista como parte de la promoción de sus memorias de próxima publicación, Chasing the Light, critica también la volatilidad de los criterios de la Academia de Hollywood.

La Academia cambia de opinión cada diez, cinco o dos meses sobre aquello con lo que intenta estar al día”, asegura Stone. “Es una mierda políticamente correcta, y no es un mundo en al que tenga ganas de incorporarme. Nunca lo había visto tan loco como hoy. Es como una fiesta del té de Alicia en el país de las maravillas”.

Acabo de leer algo sobre cómo hacer películas ahora va a ser mucho más caro, porque tienes que tomar muchas precauciones, y un rodaje de 50 días se convierte en uno de 60, y los actores tienen que mantener distancia social”.

Afortunadamente, Stone no renuncia definitivamente a hacer cine –y de hecho está enfrascado en la realización de dos documentales. “Uno es sobre J.F.K., ya que mi película salió en 1991 y desde entonces se ha revelado habido mucho material nuevo que la gente desconoce. Es un pedazo de historia”.

Pero además de JFK: Destiny Betrayed, Stone también prepara el documental A Bright Future, centrado en las energías limpias –incluyendo la nuclear, según subraya el propio director. “Estos temas no van a ser necesariamente populares, pero para mí son importantes”.

Más historias que te pueden interesar: