Quizá Olga Moreno mintió para ganar ‘Supervivientes’, pero tenía todo el derecho

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche. - La última edición de Supervivientes se cerró con la victoria de Olga Moreno, diseñadora andaluza conocida por ser la mujer de Antonio David Flores. Durante su concurso Olga habló mucho de su familia, de su esposo, de cuán felices (y luchadores) que eran, de cuánto quería a Rocío y David, los hijos de Antonio David de su primer matrimonio. Un castillo de naipes que ahora parece haberse caído, pues su relación se ha roto y él ya está con otra mujer, la periodista Marta Riesco. ¿Nos mintió Olga durante su estancia en Supervivientes, narrando una historia que no era real, solo para permanecer en la competición hasta ganarla? Es posible, pero en tal caso tendría todo el derecho del mundo.

Este fin de semana Belén Rodríguez ha vuelto a sacar a la palestra el paso de Moreno por Supervivientes. En su intervención en Sábado Deluxe Belén exigió que Olga devuelva el dinero del premio de Supervivientes. “Nos ha engañado con su historia”, decía, en referencia a cómo la sevillana afincada en Málaga siempre hablaba de Antonio David como un buen marido y alabando la familia que habían formado. Una historia que se ha caído por su propio peso, pues el que fuese colaborador de Sálvame y según medios como Lecturas, ya se habría instalado en Madrid con su nueva novia a 528 kilómetros de sus hijos y Olga en Málaga.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, sí que puede que cuando fue a Supervivientes Olga nos estuviese diciendo la verdad, o al menos, su verdad. Que ella confiase en su pareja al máximo, que el amor que tenía por su familia fuese real y absoluto. Puede que en algunos momentos explotase demasiado la trama de Antonio, Rocío Carrasco y compañía, pero si no llega a hablar de este asunto seguro que otras voces habrían preguntado que qué interés tenía entonces su estancia en Honduras.

Ahora pensemos que Belén Rodríguez tiene razón. Que el matrimonio estaba ya roto, que Olga creó un personaje para aguantar semana a semana en la competición, enganchando a la audiencia y en cierto modo también a sus compañeros. ¿Por eso debería devolver el premio? ¡Qué cosa más absurda! Porque aquello es una competición en la que hay que ser el mejor o la mejor superviviente, y ella lo fue por mérito propio, y si suscitó una estrategia y le funcionó olé por ella.

En años anteriores hemos visto otros concursantes que llegaron lejos y hasta ganaron con una estrategia muy concreta. Quizá el caso más célebre sea el de la artista italiana Carmen Russo, que concursó en Supervivientes en el año 2006.

Fue de las primeras expulsadas, pero el programa le dio la oportunidad de continuar en el concurso viviendo sola y aislada. Ella entonces se buscó la compañía de un coco, al que bautizó como Enzo, y al que hablaba al más puro estilo de Tom Hanks al balón de rugby en la película Náufrago. Carmen fue divertidísima y llegó a ganar la competición; supo crear contenido, pero es que ya tenía experiencia, pues en Italia también fue a Supervivientes e hizo exactamente lo mismo. Y habría resultado absurdo pedirle que devolviese el premio por habernos engañado con su historia, tal como pide ahora Belén Rodríguez.

MÁLAGA, ESPAÑA - 17 DE ENERO: Olga Moreno pasea a su perro el 17 de enero de 2022 en Málaga, España. (Foto de Fredy Torra/Europa Press vía Getty Images)
MÁLAGA, ESPAÑA - 17 DE ENERO: Olga Moreno pasea a su perro el 17 de enero de 2022 en Málaga, España. (Foto de Fredy Torra/Europa Press vía Getty Images)

En 2020, Adara Molinero ganó Gran Hermano VIP, y nos vendió una historia de amor con Gianmarco Onestini (que duró un suspiro). Y Rafa Mora sembró la sombra de la duda sobre cuánto había de auténtico en su concurso. Aseguró en una intervención en Sálvame que ya estaba pactado que ella tuviese una crisis con su pareja, Hugo Martín Sierra, mientras el concurso transcurría, pero que ella jugó de más y se pilló de verdad del italiano. Además, contó con “un equipo de psicólogo, abogado y community manager para estudiar las intervenciones de su madre en el plató para así lograr que llegase a la final (y ganase).

El catalán Alfred García también reveló que durante su paso por Operación Triunfo desarrolló cierta estrategia que le acercase a sus objetivos. “He hecho estrategias de márketing que nadie pensaría que un niño de 21 años podía hacer. Y todo el mundo venga, 'esto es de verdad o de mentira'. He aprovechado para dar a conocer mi figura y mi arte”, explicó a El Periódico en 2018.

Y tampoco podemos olvidarnos de Rakel Cernicharo, la última ganadora de Top Chef en Antena 3, que tuvo un equipo de hasta 30 personas detrás de su victoria. Estudiaron su forma de escribir el nombre, su peinado, su imagen con gafas, gestionaron sus redes sociales al detalle y todo funcionó a la perfección. Detrás de su éxito estaba Amparo Plaza, una de sus mejores amigas, una profesional del márketing estratégico, y que ya había trabajado con Toni Cantó en la época de UpyD.

En definitiva, cada cual puede usar las mejores armas que considere oportunas para ganar un concurso, sea de mera convivencia como Supervivientes, o un talent show como OT o Top Chef. Y por eso, si Olga Moreno mintió para ganar Supervivientes, como ahora grita a los cuatro vientos Belén Rodríguez, tenía todo el derecho del mundo a hacerlo.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente