Olga Moreno y el flaco favor que le hizo todo el drama mediático de Marta Riesco

·8 min de lectura

Por Miguel Ángel Pizarro.- Olga Moreno ha vuelto a las pantallas de Telecinco el pasado fin de semana. Y lo hizo por partida doble. Primero en Déjate querer, el espacio que presenta Toñi Moreno y se emite los viernes; y luego el domingo en el debate de Conexión Honduras. Y en ambas ocasiones encontramos indicios que nos hablan de un aparente hartazgo o falta de interés por parte de la audiencia, llevándonos a una conclusión que podría tener que ver con Marta Riesco.

Olga Moreno en 'Déjate querer' (cortesía de Mediaset)
Olga Moreno en 'Déjate querer' (cortesía de Mediaset)

Para empezar, Olga Moreno fue la invitada final de Déjate querer el pasado viernes 27 de mayo, generando gran expectación los días previos a la emisión, al menos mediáticamente, debido a que llevaba casi un año sin pisar un plató. Sin embargo, la ganadora de Supervivientes 2021 solo acudió para hablar de su propia vida y su relación con sus familiares de sangre, evitando entrar al trapo de cualquier declaración sobre Antonio David, la separación o la actualidad rosa que se generó recientemente en torno a su pareja, Marta Riesco, en los programas de Telecinco.

Y es que como bien reveló Lecturas antes de la emisión, Moreno habría accedido a la entrevista a cambio de que no se hablara de su situación sentimental actual. Es decir, la sevillana, prácticamente, habría obligado casi no mencionar ni a Antonio David Flores, como tampoco a Rocío Flores. Y esto se notó en la entrevista. Por ejemplo, con la intentona de Toñi Moreno al preguntarle por cómo está afrontando su divorcio, a lo que Moreno respondió de forma breve. “Lo quiero muchísimo, que quede claro”, zanjó rápidamente.

Al final, fuimos testigos de una entrevista en la que se pudo notar algo de tensión entre Moreno y la presentadora, especialmente porque no transmitió ningún ápice de espontaneidad. Y esto, quizás, podría haber tenido que ver con los frenos impuestos a la hora de acceder a dar la charla televisada.

Olga Moreno en 'Déjate querer' (cortesía de Mediaset)
Olga Moreno en 'Déjate querer' (cortesía de Mediaset)

Sin embargo, más allá del cómo fluyese la entrevista, hay un dato imposible de rebatir: la presencia de Olga Moreno no ayudó a levantar la audiencia del formato de Bulldog TV. Déjate quererobtuvo un share del 11,1% y solo logró congregar a una media de 904.000 espectadores, cifra que se queda por detrás de la barrera psicológica del millón de televidentes. Sí, tiene el mérito de haber obtenido un dato mejor que el logrado la semana anterior, que fue apenas del 9,5% de share y solamente 714.000 espectadores, pero sigue quedándose lejos de los datos que consiguieron Nacho Palau y María del Monte (1.135.000 espectadores y 11,3% de share) y Rosa López (1.171.000 y una subida al 12,9% de share).

Viendo cómo están los datos de audiencia últimamente para Telecinco no podemos decir que son los peores del siglo, no obstante, ¿creen que hubieran sido los mismos de haberse emitido meses atrás? Intuyo que no. Cuando Olga Moreno ganó Supervivientes se vivía otra realidad televisiva para el entorno Carrasco y Flores. Había un interés mediático y social impulsado por la serie documental de Rocío y la guerra de productoras dentro de la misma cadena, divididas entre los programas que daban voz a la madre y aquellos que daban una plataforma a la hija y la esposa de Antonio David. Sin ir más lejos, su especial Ahora, Olga emitido en julio de 2021 -después de su victoria en el reality- obtuvo unos índices de audiencia tremendos con una primera parte que cosechó 2.600.000 espectadores y un share de 21,2%, mientras la segunda alcanzó un 26%, con 2.290.000 personas de media.

Evidentemente estamos ante unos datos muy diferentes a los cosechados con su regreso televisivo un año más tarde. Por eso mismo, si tenemos en cuenta el interés que había entonces y el que ahora se tratara de su regreso, los datos obtenidos se antojan insuficientes y provocan que nos surjan preguntas sobre por qué no ha funcionado su vuelta a los platós de la misma manera.

A la hora de encontrar explicación resulta imposible no pensar en el reciente culebrón vivido por Marta Riesco con Mediaset. Para quien no se acuerde, la actual pareja de Antonio David Flores protagonizó un dantesco momento en redes sociales al acusar a Sálvame y la productora La Fábrica de la Tele, de acosarla y provocarle “un ataque de ansiedad”, pidiendo auxilio a la Policía Nacional. Se trata de una de las controversias recientes, y que más horas de parrilla colmaron en Telecinco, a raíz de que Riesco asegurara llorando en El programa de Ana Rosa que Rocío Carrasco la había llamado para proponerle participar en un homenaje a Rocío Jurado. Algo que el programa presentado por Jorge Javier Vázquez luego exprimió con Rocío como colaboradora y pruebas que refutaban supuestamente la declaración.

Al final, Mediaset optó por hacer cambios y reconvertir a una promesa de los platós en una periodista rasa. De esta manera, Riesco volvió al puesto de reportera dejando a un lado sus pinitos como colaboradora y ahora se encarga de cubrir diferentes eventos y, a veces, ni siquiera pronuncian su nombre al dar paso a sus reportajes en El programa de Ana Rosa.

Aquí surge la pregunta, pues parece que Olga Moreno, quien aún sigue casada legalmente con Antonio David Flores (los trámites de los divorcios llevan su tiempo, como cualquier trámite administrativo o burocrático), podría haber pagado los platos rotos del lío mediático en torno a Rocío Carrasco y Marta Riesco.

Después del último capítulo mediático en torno a los personajes, con esa lucha de dimes y diretes entre Carrasco y Riesco, me atrevería a sugerir que existe un hartazgo en torno a todo el asunto. Por otro lado, tampoco habría ayudado que Moreno acudiera al plató para hablar de su infancia, su presente, su faceta como empresaria, su familia de sangre, del delicado momento de salud que estaba viviendo su madre. Sin embargo, no habló del tema que la convirtió en personaje rosa: su relación. O ex.

El no hablar del ‘elefante en la habitación’ es muy legítimo. Por supuesto que está en todo su derecho de hablar, o no, de lo que quiera. Sin embargo, no podemos culpar a los datos de audiencia de que no hablara de Antonio David porque apuesto que no todos los espectadores sabrían del supuesto acuerdo con la cadena o estarían al día con la última noticia. Es decir que fácilmente podríamos llegar a la conclusión de que si Déjate querer no hizo los datos de antaño que hizo Olga Moreno, es porque probablemente ya no exista el mismo interés. O, como apuntaba previamente, se viva una sensación de hartazgo en torno a todos los personajes de la historia a raíz de la última gota que colmaron Marta Riesco y Rocío Carrasco con el más reciente episodio mediático.

Al final, esta sensación también se habría confirmado en cierto modo el domingo cuando la sevillana se estrenó como colaboradora de Conexión Honduras. Moreno acudió junto a otras compañeras de edición, como Marta López y Alexia Rivas, sin embargo las reacciones en redes apuntaban a un desgaste aparentemente generalizado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Y es que lejos de comentar la edición del concurso de 2022, Moreno inició un rifirrafe con Rivas. Y a pesar de que Ion Aramendi les apremiaba a volver a comentar, la discusión se centró en Moreno, cuya presencia tampoco convenció a los televidentes, quienes no dudaron en comentar negativamente que el programa terminase enfocándose más en ella y no tanto en lo sucedido en la gala a pesar de la expulsión de Desy Rodríguezy al abandono inesperado de Juan Muñoz.

Muchos espectadores volcaron en Twitter reacciones negativas, incluso pidiendo que recuperaran a personajes que sí comentan las ediciones con ganas como el Maestro Joao o Nagore Robles.

En resumen, en apenas un fin de semana vimos cómo la audiencia no apostó como antes a la hora de escuchar qué tendría Olga Moreno que contar en su primera entrevista en mucho tiempo. Y si observamos las reacciones críticas a su paso por el debate de Supervivientes en Twitter -donde no todas parecen estar relacionadas con la guerra de mareas rosas y azules (las primeras a favor de Rocío Carrasco, y las segundas a Olga Moreno)-, quizás su regreso haya llegado en un momento de hartazgo y cansancio mediático.

Y es que lo de Marta Riesco y el circo televisivo montado a su alrededor se antoja demasiado reciente. Generó tantos comentarios, burlas en redes y reacciones que, probablemente, la gente esté cansada de ver siempre a los mismos personajes. Y, por ende, no le haya hecho ningún favor al regreso de Olga Moreno.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente