Qué hacer cuando odias a la pareja de tu amigo según una experta

woman angry at couple in love
Qué hacer cuando odias a la pareja de tu amigoChris Tobin - Getty Images

Que un amigo te presente a su nueva pareja siempre es un momento interesante, sobre todo si la ha conocido cuando no estabais juntos y aparece un día con ella por sorpresa. Lo más normal es que, siendo bastante compatibles entre vosotros, la nueva pareja también te caiga bien a ti e incluso que te guste. Pero, ¿qué ocurre si esto no es así y, por las razones que sea, la nueva persona no te convence en absoluto para tu amigo?

Puede ser por muchas cosas: que sepas algo de ella que no te gusta, que físicamente no te convenza, que te caiga mal o que cualquier rasgo de su carácter te saque de quicio. En ocasiones, simplemente, es un tema de instinto, que veas que eso no va a acabar bien aunque no sepas explicar por qué.

Es posible que el primer impulso sea arrinconar a tu amigo contra una pared y exigirle que se olvide de esa persona, que está cometiendo un error y que es necesario terminar ya con esa situación. Pero hacer algo así podría alejarte de tu amigo e incluso reforzar la relación que acaba de establecer con esa persona, lo que puede acabar con vuestra amistad para siempre.

Entonces, ¿qué hacer? Según contó la psicóloga Kathy McCoy a la revista Psychology Today, existen algunas formas de sobrellevar esa situación y a la vez conservar la amistad con tu amigo.

1. Piensa con calma qué te molesta de esa persona.

En ocasiones sentimos un rechazo irracional hacia personas que no conocemos. Si eso nos pasa con la nueva pareja de un amigo, puede provocar incomprensión por su parte y la pérdida de nuestra amistad si la cosa va a mayores.

Por lo tanto, es una buena idea tomarnos un tiempo para considerar tranquilamente qué es lo que nos desagrada de una persona y ver si se trata de algo real o de algo que sale únicamente de nosotros mismos.

Quizá nos descoloca algún tema cultural de esa persona pero eso no la hace una mala persona. Antes de plantearnos hablar con nuestro amigo de lo que pensamos de su pareja aclarémonos bien cuáles son las pegas que le ponemos a esa persona.

2. No tengas prisa en formarte una opinión.

Aunque es un poco verdad eso que dicen de las primeras impresiones, no te apresures a formarte una opinión de la nueva persona, dale una oportunidad para sorprenderte para bien. En muchas ocasiones, una primera impresión negativa se ve contrarrestada con otras cualidades.

3. Concédele en todo caso el beneficio de la duda.

Confía un poco en el criterio de tu amigo. Habrá elegido a esa persona por unas razones. Pedirle que te explique cómo la conoció y cómo han ido intimando puede ser una buena forma de saber más cosas sobre esa nueva persona o incluso, si en realidad tu amigo sí que se ha equivocado, de que reflexione en voz alta sobre las razones que le han hecho presentarla como su pareja.

4. Apoya a tu amigo en todo momento.

two men hugging
Sarah Mason - Getty Images

Incluso cuando se esté quejando de esta persona, no le digas “ya lo sabía yo” o cosas de ese estilo. ¡Imagina que después se reconcilian!

Tampoco le des consejos a no ser que te los pida, simplemente déjale muy claro que haga lo que haga, siempre estarás ahí para lo que necesite.

5. No le des ningún tipo de ultimátum.

Nunca le hagas elegir entre su pareja y tú. Recuerda lo que te une a tu amigo y que eso no va a cambiar independientemente de con quién esté.

6. Confía en que otras personas también harán saltar las alarmas.

Es muy posible que, si realmente tu amigo está cometiendo un error juntándose con esa persona, otros amigos menos cercanos también le expresen sus sentimientos negativos hacia ella.

Seguramente tu amigo te acabará contando esas reticencias, que puedes apoyar de forma sutil pero sin que quedes tú como el iniciador de ese movimiento de rechazo.

7. No boicotees su boda aunque no estés de acuerdo con ella.

Puede resultar terrible asistir a una boda que tú prevés que acabará en un fracaso total, pero si no vas causarás un daño tremendo a tu amigo.

Si finalmente tienes razón y el matrimonio fracasa, tu amigo siempre recordará que estuviste allí a pesar de no estar muy convencido de la unión y eso jugará a favor de vuestra amistad.

Un buen amigo demuestra que lo es precisamente en los momentos más duros en los que el apoyo de los demás es más necesario.