Esto es lo que ocurre a tu cuerpo cuando tu cabeza no deja de pensar

Rachel Moss

Si tienes la costumbre de revivir tus conversaciones, rumiar tus decisiones y preocuparte por situaciones hipotéticas, es muy probable que le estés dando demasiadas vueltas a la cabeza.

Esta tendencia obsesiva se ha vuelto una especie de epidemia. Un estudio de la Universidad de Michigan ha descubierto que el 73% de los adultos de entre 25 y 35 años pasan demasiado tiempo rumiando pensamientos obsesivos, así como el 52% de las personas de entre 45 y 55 años.

Las investigaciones demuestran que muchas de estas personas creen que se están haciendo un favor al rumiar sus pensamientos, pero lo cierto es que es una práctica peligrosa con muchas secuelas en el bienestar.

Tal y como explica David Spiegel, director del Centro para el Estrés y la Salud del hospital Stanford Health Care, “a veces, preocuparse por el problema es mucho peor que el propio problema”.

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando piensas demasiado.

Es menos probable que actúes

Cuando te obsesionas con un pensamiento, tu mente crea tantas opciones, posibilidades y escenarios que te hace imposible tomar una decisión, un concepto llamado parálisis del análisis.

“Te puedes obsesionar con posibles escenarios que igual nunca llegan a suceder, simplemente preocupándote por posibles desenlaces, y eso puede paralizarte o impedirte actuar”, asegura Rajita Sinha, directora del Yale Stress Center.

Si no lo intentas, no puedes fracasar, que puede ser la mayor preocupación, pero tampoco tendrás éxito. Cuando por fin hayas tomado una decisión, tal vez no sea la más adecuada por todas las ideas revueltas que has estado considerando.

“Tu instinto acaba sobrecargado porque tienes demasiado que considerar y tal vez acabes tomando una decisión que en ese momento no es la más adecuada”, corrobora Laura Price, profesora asistente en el departamento de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York.

Pierdes creatividad

Un estudio británico descubrió que cuando ciertas partes del cerebro y...

Sigue leyendo en El HuffPost