El ocaso profesional de Julián Contreras

·5 min de lectura

No corren buenos tiempos profesionales para Julián Contreras. Y es que la nueva aventura televisiva de este sevillano de 35 años ha terminado demasiado pronto. El hijo de Carmina Ordóñez anunció recientemente que no volverá al programa Días de verano de Televisión Española (TVE), y aunque no explicó los motivos de su marcha a tan solo unos días de su debut, muchos señalan a las críticas vertidas en redes en su contra a raíz del fichaje. Lo que nos lleva a concluir que parece que nada le sale bien en materia televisiva a este protagonista. 

Desde la muerte de su madre en 2004, cuando él era muy joven, Julián pasó por diferentes platós de televisión, pero para hablar de las desavenencias con sus hermanos Fran y Cayetano Rivera. Por tanto, no deja de llamar la atención este repentino revés cuando tenía la oportunidad de reinventarse como colaborador.

©RTVE
©RTVE

Julián Contreras es famoso en la prensa rosa desde la cuna. Sin embargo, de un tiempo esta parte mantenía una vida discreta hasta su puesta en escena como colaborador del programa Días de verano en la cadena pública. Es decir, había dejado atrás la rutina de sentarse en un plató (era un habitual de Salsa Rosa, ¿Dónde estás corazón? o Sábado Deluxe), conceder exclusivas a revistas para hablar de su familia así como sus intentos de triunfar en otras áreas del formato como lo fue su paso por GH VIP 4 en 2016, programa que abandonó tras no aguantar la presión. Dicho de otra manera, en los últimos años parecía mantener una vida alejada del circo mediático, cuidando de su padre quien padece problemas de visión. De hecho, en su cuenta oficial de Instagram se presenta como coach y orador dando carpetazo a su faceta televisiva.

Así que esta oportunidad profesional en Días de verano marcaba un antes y un después en su trayectoria en la pequeña pantalla y, por supuesto, probablemente definía un impulso económico tras el fracaso de su negocio de restauración en 2014. Es más, recordemos que en 2017 publicó el libro Cuando el fracaso es un éxito, donde retrataba sus fracasos, la ruina, sentirse señalado y el haber llegado a tener pensamientos suicidas para llegar a su reinvención personal. Pero un año más tarde confesaba que se mantenía con 160 euros al mes, que había sido desahuciado por impago del alquiler y que dormía cada noche en casa de algún amigo. Mientras que el pasado mes de junio su casera lo acusó públicamente de deber 9.000 euros de alquiler, aunque él lo negó (Semana).

Lo cierto es que el desembarco de Julián Contreras en el programa conducido por Inés Paz (el relevo de Jesús Cintora y Las cosas claras) vino con polémica. El joven se estrenó el pasado martes 10 de agosto en el plató junto a Irene Villa, Mari Pau Domínguez y Gonzalo Miró, y enseguida su fichaje despertó multitud de críticas por el hecho de que la cadena pública le presentara como relaciones públicas en el Bingo Copacabana de Móstoles.

Y es que muchos espectadores consideraron que se trataba de un caso de publicidad encubierta. En efecto, hasta el secretario general de FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, se hizo eco de la controversia en las redes sociales: “Que TVE fiche a Julián Contreras como relaciones públicas de un bingo puede suponer una práctica de publicidad encubierta y su ministerio tiene competencias para actuar al respecto. ¿Va a hacerlo?”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

También sobre este escándalo se pronunció Miquel Ramos, tertuliano de Las cosas claras, en Twitter: Donde esté el relaciones públicas del bingo Copacabana de Móstoles, que se quite toda tertulia política. Esto es lo que La 1 ofrece tras cargarse Las cosas claras y a Jesús Cintora”.

Pues bien, a través de un storie en Instagram Julián Contreras confirmó los peores presagios tras no aparecer en la entrega del pasado viernes: abandona el programa, según él, “por causas ajenas a mi voluntad”. Y si bien en el mensaje el joven emplazaba a los espectadores a seguir disfrutando de Días de verano, la realidad es que este estacazo deja en evidencia su ocaso profesional en televisión.

Si bien todo apunta a que no ha gustado que se especifique el lugar de trabajo del colaborador, porque podría estar ocultando un posible patrocinio en la citada sala de juegos de Móstoles, Julián Contreras habría sufrido un nuevo traspié profesional. Porque este fichaje por Días de verano suponía su vuelta a la televisión y, más concretamente, su regreso a TVE después de que en 2018 trabajara como tertuliano en el programa Corazón junto a Anne Igartiburu, Rosanna Zannetti y su cuñada Lourdes Montes. Podría haberlo colocado en un panorama diferente, como tertuliano independiente a su familia y quien sabe, quizás, hubiera dado la sorpresa. Sin embargo, las cosas empezaron con mal pie y Contreras Jr. se ha quedado sin poder demostrar su valía quizás como le hubiera gustado.

Sin embargo, el revuelo por su reaparición ha sido tal que poco le ha durado su momento de tertuliano en TVE. Vamos que el paso del hijo de Carmina Ordoñez por Días de verano ha sido fugaz, marcando un nuevo varapalo profesional ya que su fichaje no ha pasado de la primera semana.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente