Objetivo: dejarse el pelo largo

·5 min de lectura
Photo credit: Jeremy Moeller
Photo credit: Jeremy Moeller

Recuerdo el día que me despedí de mi melenón, llevaba treinta años con él a mis espaldas (literalmente). Mi pelo era mi sello, como decía Samantha Jones de Smith en Sexo en Nueva York. Lo cierto es que me pilló en una época rebelde. Y se sabe que cuando una mujer decide cortar por lo sano en su vida, esto se refleja en su físico y los cambios son más que evidentes.

A algunas les da por hacer una catarsis de armario y donar la mitad de su ropa viviendo con lo que realmente se pone y le gusta, otra por hacer algo que le apasiona y que nunca ha hecho, retomar una actividad, cambiar de labial... Y luego estamos las más dramáticas, que queremos algo duradero y que dependa al 100% de nosotras. Y por eso vino el corte de pelo, quería un cambio, verme y sentirme diferente y ya no tenía miedo a perder mi supuesto 'sello'. Porque yo era mucho más que mi melena y estaba en mi treintena, súper segura de mí misma y sin miedo a casi nada. ¡Já!

Y lo hice, me sentí bien, me deshice de la melena que me llegaba por la cintura y me dejé una melena bob desfilada. Unos reflejos algo más claritos y un toque moderno para mi persona. Me quedaba sensacional, todo sea dicho, pero con el tiempo empecé a sentirme rara y vino la pregunta: ¿vuelvo a cortar o retomo el camino hacia mí yo Rapuncel? La broma había estado bien, me gustaba también con pelo corto pero echaba de menos peinarme, hacerme trenzas -tendencia absoluta en 2023-, coletas y jugar con mi pelo. Así de superficiales somos a veces. ¿Qué hice para que me creciera?

6 consejos para pasar del pelo corto al largo

1. Ayúdate con accesorios para el cabello

Acepta que va a haber una época rara, que el bob, el corte pixie por el que optaste y que tanto te favorecía o el peinado que sea mola mucho, pero la transición no tanto. Así que intenta encontrarte cómoda con las fases intermedias y los peinados que te hagas. No te compliques demasiado la vida ni te frustres por no conseguir lo que te gustaría. ¿Lo mejor de esta etapa? Accesorios para el pelo a tope: horquillas románticas, turbantes, sombreros...

Photo credit: Boris Borisov · Brijou Brigitte
Photo credit: Boris Borisov · Brijou Brigitte

Psst... Puedes echar mano de las horquillas joya de Bijou Brigitte, sujetan que da gusto y con unas ondas rotas quedan muy románticas.

2. Usa un champú que fortalezca el pelo

Y aquí la queratina será tu aliada. Sabes que el pelo pierde la suya natural con el uso de las herramientas de calor, ésta se degrada y la estructura de cabello se debilita y tiende a romperse. Utiliza líneas que intenten proteger de nuevo esos huecos o roturas en la capa córnea del pelo.

Photo credit: MONTIBELLO
Photo credit: MONTIBELLO

Psst... Me he hecho fan de la línea Keratin Force de Montibello, sobre todo del champú y la mascarilla. Transforman mi pelo totalmente, éste queda sedoso, brillante y huele muy bien.

3. La ley del medio centímetro

Pecamos de no pasar por la pelu hasta que volvamos a tener melenón. ERROR. No hace falta cortar tres dedos cada tres meses, tampoco es eso, pero medio centímetro para sanear la punta cada dos meses sí que es aconsejable. ¿Todo esto para qué? Para evitar particiones. Tarda un pelín más en crecer pero lo hará sano de nuevo. También tienen que ir arreglándote el corte, algunas formas funcionan en corto y en largo no, por eso te las tendrán que ir adaptando.

4. Protege tu melena del calor, sol, rozaduras...

Y esto puede hacerse con un aceite específico, spray, o cualquier producto de una gama razonable que evite que el pelo se queme. Lo que queremos es mantenerlo lo más sano posible hasta que vuelva a su ser. Lo ideal también es no superar nunca las temperaturas de 180º. Si vas a la playa, piscina, mar, ten todo eso en cuenta. Si pasas de pelo muy corto a largo, va a ser un camino que tardarás en recorrer, es básico por ello cuidar la melena en todas sus etapas. Así que, por si todavía no lo tienes, te recomendamos esta selección con 20 protectores solares para el pelo que no pueden faltar en tu rutina capilar, sobre todo en los meses de verano.

Photo credit: MOROCCANOIL
Photo credit: MOROCCANOIL

Psst... Un clásico pero siempre funciona, el aceite famosísimo de argán de Moroccanoil. La versión 'light' me va incluso mejor porque es menos densa.

5. Sal de tu zona de confort

Porque en esta transición no te encontrarás cien por cien a gusto, así que puedes optar por jugar un poco con pelucas, flequillos postizos, coletas, todo tipo de complementos, peinados que jamás te hubieras hecho, mascarillas de colores. Experimenta y no vuelvas a lo mismo. Total, tu pelo es un circo ahora mismo, saquémosle partido y seamos traviesas.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Y si tienes que volver a cortar o incluso cortar mucho más, ¡hazlo! Esta transición puede ser frenada en cualquier momento para despedirte del pelo largo y darte cuenta de que te sientes más cómoda con melenas tipo pixie como la de Úrsula Corberó.

6. Las extensiones de pelo son una opción

Yo me las puse, sobre todo los tres o cuatro primeros meses de transición. Lo hice para volver a encontrarme un poco conmigo y dejar que el pelo tuviera el suficiente largo como para poder hacer algo con él y darle algo de forma. Eso sí, siempre extensiones de pelo natural y con una técnica de anclaje acorde con tus necesidades y estilo de vida. Recomiendo las de clip si no quieres verte con melenón todos los días y las adhesivas para resultados más duraderos. Yo opté por las segundas.

Psst... En Studio25 (Av. Villanueva de la Cañada, 3, Quijorna) las ponen de diez. Son unas profesionales estupendas.

Y sí, amiga, el pelo crece... Y está bien experimentar y verse diferente, pero si no lo tienes muy claro, mejor cambia de labial y ya (si eso) pide luego cita en la pelu.