El destino tenía una sorpresa guardada para Nuria Roca y la ha sabido aprovechar mejor que nadie

·9 min de lectura

Las oportunidades no pasan dos veces en la vida así que hay que aprovecharlas al vuelo. Que se lo digan a Nuria Roca que este 2021 ha experimentado un impulso televisivo, erigiéndose como una experta en eso de evitar que se escapen las circunstancias adecuadas para seguir cosechando popularidad.

Una fama que el pasado mes de febrero creció como la espuma cuando esta profesional de 49 años supo sacar partido de la baja médica de Pablo Motos tras contagiarse de coronavirus. Nuria Roca mantuvo con acierto el tirón de El Hormiguero en pleno prime time en su rol de presentadora sustituta y, de ahí, tomó las riendas de los programas de entretenimiento y actualidad de Atresmedia. Y es que este año que estamos a punto de despedir, la compañía de San Sebastián de los Reyes ha demostrado su confianza plena en la de Moncada quien primero se puso al frente del concurso de Antena 3 Family Feud: La batalla de los famosos, y ahora la vemos liderando un programa propio en laSexta, La Roca.

Me resulta muy significativo cómo pueden cambiar las tornas para un rostro tan conocido que parecía que ya había vivido su etapa dorada en el pasado al frente de programas tan icónicos como Waku Waku, La isla de los famosos o Factor X. Pero el destino tenía una sorpresa reservada para Nuria Roca quien vuelve a ser un reclamo como presentadora.

©Atresmedia
©Atresmedia

Este 2021 nos ha dejado muchos momentos televisivos para el recuerdo, pero si a mí hay algo que particularmente me ha llamado la atención es la influencia creciente que ha cosechado Nuria Roca en la pequeña pantalla. Al igual que Ion Aramendi en Televisión Española (TVE) o Carlos Sobera en Mediaset, la valenciana se ha convertido en el talismán de Atresmedia. En esa presentadora infalible que, del mismo modo que sucede con Roberto Leal, conductor de Pasapalabra y de Lego Masters en Antena 3, nada se le resiste y que ha vivido un año para enmarcar en el que ha experimentado una nueva juventud profesional.

Pese a que Nuria Roca se tituló de Arquitectura técnica allá por 1993, la televisión llamó a su puerta de manera casual y acabó convertida en su modo de vida. Así, debutó en la pequeña pantalla un año después, en 1994, con el concurso La Sort de Cara emitido en el canal autonómico Canal 9 donde también presentó Fem tele entre 1998 y 2000. Ahora bien, su carrera despegó a nivel nacional gracias al legendario Chicho Ibáñez Serrador quien, con el buen ojo que tuvo siempre, se fijó en ella para presentar la segunda etapa del concurso Waku Waku de TVE, en sustitución de Consuelo Berlanga. Gracias a este formato centrado en el mundo animal yo misma quedé prendada del buen hacer de la valenciana delante de los focos.

Waku Waku, que por cierto me encantaría que regresara a la parrilla televisiva, seguía una fórmula familiar que encajaba muy bien con un rostro tan flamante y espontáneo como el de Nuria Roca. La mecánica del concurso además resultaba muy sencilla, con cuatro invitados famosos que debían anticipar qué acción ejecutarían los animales de los vídeos. Sin duda, un formato entrañable y blanco que posibilitó el ascenso de la presentadora en la cadena pública quien, un año más tarde, en 1999, lideró el programa sobre consumo ¿Cuánto cuesta?, además de presentar las campanadas junto a Ramón García.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

El carisma de Nuria Roca no pasó desapercibido por las cadenas generalistas privadas dado que en el año 2000 la valenciana fichó por Telecinco para presentar el programa Buenas tardes. Lo más curioso es que por esa época también exploró su faceta como actriz y, tras un episódico en la mítica 7 vidas en 2001, debutó como actriz en mayúsculas en 2002 con la serie Javier ya no vive solo que protagonizaba Emilio Aragón.

Si bien para 2022 Nuria Roca prepara su vuelta a la interpretación a lo grande con la serie de Amazon Prime Video Madres. Amor y vida, que llegará después de su éxito teatral con La gran depresión que este año ha protagonizado junto a Antonia San Juan, lo cierto es que su trayectoria siempre ha sido reconocida por sus trabajos como presentadora de televisión. Recuerdo que entre 2003 y 2005 lideró La isla de los famosos en Antena 3, cadena en la que también condujo UHF en 2004.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Asimismo, Nuria Roca se postuló como un emblema de Cuatro, donde presentó formatos tan dispares como Nos pierde la fama en 2006, el concurso Gran Slam en 2007, el recordado Factor X entre 2007 y 2008 o Tienes talento en 2008. Además, se adentró en la telerrealidad con Perdidos en la tribu entre 2009 y 2011 (también se puso al frente de su spin-off Perdidos en la ciudad). Sin embargo, y pese a que en todo momento intentó desplegar su gracia delante de las cámaras, pasándose a laSexta en 2012 para conducir El Millonario, una variante de Quién quiere ser millonario, su brillo televisivo se fue apagando con el paso de los años.

Nuria Roca procuró seguir en el candelero con su trabajo en la radio (en 2014 fichó por Melodía FM), aunque la realidad es que jamás desistió en su empeño de ampliar su carrera en televisión. Así, en 2017 presentó en TVE el programa Fantastic Duo y ese mismo año también se puso al frente del dating show de Cuatro Singles XD. No obstante, su fracaso en la sobremesa resultó muy sonado puesto que el programa fue cancelado en el mismo mes de su estreno debido a los bajos índices de audiencia.

Confieso que por aquel entonces consideré que este traspié en la pequeña pantalla acabaría con el peso mediático de Nuria Roca. De hecho, durante un tiempo únicamente escuchaba sobre ella informaciones sobre su vida privada como que mantenía una relación abierta con su marido, Juan del Val, o que la pareja había acudido a terapia para sanear su relación. Sin embargo, este 2021 la valenciana ha dado el do de pecho, recuperando su poder de antaño delante de los focos y recordándonos por qué es una de las mejores presentadoras de la televisión.

Un dominio que Nuria Roca recobró a inicios de febrero de 2021 cuando recogió el guante de Pablo Motos. El presentador de El Hormiguero tuvo que guardar cuarentena tras dar positivo en coronavirus así que decidió ceder el testigo a su paisana. Algo, por otra parte, lógico puesto que la valenciana es uno de los rostros más populares del talk show de Antena 3 desde que en 2018 se incorporó a la decimotercera temporada.

La puesta en escena de Nuria Roca como presentadora sustituta de El Hormiguero hizo correr ríos de tinta, derivando en vítores y aplausos virtuales de un público fiel al programa que incluso pidió su continuidad en el puesto tras la recuperación de Pablo Motos. A mí personalmente me pareció que la valenciana supo estar a la altura de las circunstancias desde el mismísimo 1 de febrero en el que el presentador titular se ausentó del directo por primera vez en 15 años.

Si bien Nuria Roca se fue creciendo con el paso de los días, demostrando que es una profesional muy exigente consigo misma, creo que si por algo nos conquistó es porque supo brillar por sí misma sin apagar las luces de nadie. En otras palabras, mantuvo a Pablo Motos muy presente en cada entrega, a través de videollamadas, pero también haciéndole un guiño ya desde la primera noche luciendo una camisa blanca y un pantalón oscuro. Así, consiguió tomar las riendas del show sin artificios. La valenciana le echó tantas ganas que en su primer directo como maestra de ceremonias El Hormiguero cosecho un buen 16.5% de cuota de pantalla y congregó a 2.979.000 espectadores que siguieron atentos la entrevista virtual a Maluma.

En este sentido, Nuria Roca no solo mantuvo la audiencia de El Hormiguero, sino que además logró mejorar la media, por ejemplo, con la entrevista a Susanna Griso que se disparó hasta un 21.6% de cuota de pantalla y 3.891.000 telespectadores. Bajo mi punto de vista, la presentadora supo jugar bien las cartas, sacando a pasear la naturalidad, humildad y sencillez con la que tanto nos atrapó en el pasado cuando lideraba programas tan emblemáticos como Waku Waku.

Nuria Roca aportó frescura al formato de Antena 3 y hasta el propio Pablo Motos le reconoció su aportación en su regreso a El Hormiguero. "Has estado espectacular, has iluminado este plató cada minuto, has hecho que cada noche sea especial", declaró el de Requena a la par que subrayó que "le has dado al programa un toque diferente, un toque tuyo, has sido graciosa, rápida, inteligente, humilde. Además, como presentadora tienes una alegría muy contagiosa y de los bailes ya hablaremos en otro momento”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La buena acogida de Nuria Roca en El Hormiguero puso de relieve la falta de mujeres presentadoras en horario de máxima audiencia. Por eso, tras meterse al público en el bolsillo y dejar a más de uno con la boca abierta con su rol de investigadora invitada en Mask Singer: adivina quién canta, la valenciana apuntó lejos, haciendo las delicias de los espectadores durante este verano en el concurso Family Feud: La batalla de los famosos.

Yo soy de las que se enganchó a la adaptación española de Celebrity Family Feud y me pareció que Nuria Roca derrochaba una energía brutal. Daba gusto ver la complicidad que mantenía con los famosos invitados a cada entrega- todos ellos con algún tipo de conexión televisiva-y la pasión con la que asumía este programa emitido en horario de máxima audiencia que mezclaba humor y diversión.

Cabe destacar que desde octubre Nuria Roca conduce el magacín vespertino La roca en laSexta.​ Pese a que este formato no funciona tan bien en audiencia los domingos, y creo que en alguna ocasión no está haciendo las preguntas adecuadas a los entrevistados (me chirrió mucho la charla a Miguel Bosé), siento que ha cosechado lo sembrado este 2021. Y es que la valenciana atraviesa un momento profesional muy dulce, convertida ya en una de las presentadoras de moda de la pequeña pantalla pero, sobre todo, en una profesional que ha visto reconocida su extensa trayectoria televisiva.

Ahora solo espero que además de seguir teniendo presente que los trenes no pasan dos veces, Nuria Roca sepa absorber la fama porque, a veces, también puede ser un arma de doble filo. Y es que teniendo en cuenta que está más presente que nunca dentro y fuera de la televisión (permaneciendo muy activa en las redes sociales y hasta protagonizando con su marido Juan del Val la simbólica campaña Que hablen de ti de Cortefiel), corre el riesgo de que su imagen se queme. Así que de ella depende llevar esta popularidad tan merecida de la forma más sana posible.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Atresmedia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente