Melania, ¿ya eres libre?

Paula M. Gonzálvez
·Redactora de El HuffPost
·2 min de lectura
La exprimera dama de Estados Unidos Melania Trump. (Photo: Getty Images)
La exprimera dama de Estados Unidos Melania Trump. (Photo: Getty Images)

El look con el que Melania Trump abandonó la Casa Blanca este miércoles fue una declaración de intenciones. La ex primera dama de Estados Unidos se marchó junto a su marido, Donald Trump, vestida de luto (en contraste con una enorme sonrisa), y aterrizó en Florida con colores mucho más festivos. Un símbolo de la liberación que ha supuesto para ella su salida.

Se siente tan, tan libre, que ya se ha alejado (más) del expresidente, tal y como muchos han interpretado. Aquí la prueba:

Un nuevo desplante, como los muchos desaires y malas caras que ha dirigido a su marido y que han aumentado los rumores de divorcio, como sucedió en noviembre.

Entonces, ya se sabía que el próximo en ocupar la residencia presidencial sería Joe Biden, y Omarosa Manigault Newman, exasesora de Donald Trump, aseguró que Melania estaba “contando los minutos” para divorciarse del magnate, y que sus planes de hacerlo se remontan al comienzo de su legislatura en 2016. Si no lo hizo antes fue porque su marido “castigaría de alguna forma” esa “humillación”.

La falta de amor de los Trump siempre ha sido vox populi por esos momentos incómodos en sus apariciones públicas. A eso se suman la lista de supuestas amantes del magnate, entre ellas Karen McDougal, que aseguró que le llevó al dormitorio de Melania en 2006, poco después de que naciese su hijo.

Incluso el propio Trump reconoció en 2019 que cree que su mujer no lloraría si le disparasen en un intento de asesinato. Tampoco parece que Melania haya recibido muchas atenciones por parte de su marido, a tenor de lo que contó en 2005. El republicano aseguraba que con tanto trabajo, lo último que quería al llegar a casa era “trabajar en una relación”.

La par...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.