La nueva vida de Beatriz Montañez aislada en el bosque desde hace cinco años

·4 min de lectura

Beatriz Montañez ha acudido al programa radiofónico Hoy por Hoy para presentar su primer libro titulado Niadela en el que cuenta cómo pasó de trabajar en los medios de comunicación a dejar los focos para marcharse a una cabaña en un bosque donde vive sola desde hace cinco años con apenas 150 euros al mes. Un cambio radical de vida que sobrevino tras perder una apuesta con Bertín Osborne sobre Pablo Iglesias en Hable con ellas.

©G3online (autor G3)
©G3online (autor G3)

Beatriz Montañez saltó a la fama copresentando durante cinco años (entre 2006 y 2011) El intermedio junto a Wyoming en laSexta-trabajo que posteriormente ha ejercido Sandra Sabatés-. Sin embargo justo en el momento en el que se le asociaba a un momento de éxito brutal, la cumbre de su carrera profesional, la manchega de 43 años se puso el mundo por montera y el público dejó de saber de ella.

La también escritora, que en 2018 ganó un premio Goya como guionista del documental Muchos hijos, un mono y un castillo (la oda de Gustavo Salmerón a las excentricidades de su madre Julita) ha reaparecido públicamente con la presentadora Àngels Barceló para promocionar el libro, escrito en forma de diario, que acaba de publicar para narrar cómo fue su primer año alejada de todas las comodidades de antaño. Precisamente han sido sus confesiones sobre su nuevo estilo de vida las que verdaderamente han convertido en viral su vuelta a los medios de comunicación.

Y es que un enganchón y una apuesta perdida con Bertín Osborne a propósito de Pablo Iglesias en 2014, durante Hable con ellas de Telecinco, propició el giro radical en su vida que ahora relata. Recordemos que la presentadora le había apostado 1.000 euros a que no le enseñaba una frase en la que Pablo Iglesias defienda el régimen venezolano.

Desde entonces Beatriz Montañez se ha pasado un lustro de retiro voluntario en un bosque y sin compañía. "La soledad es, ha sido y será la mejor amiga que he tenido nunca", ha comentado sobre el bienestar que le ha producido vivir apartada del ruido y de forma completamente austera.

“Estaba muy perdida. Es muy difícil cuando no tienes un camino concreto por el que caminar y ves decenas de bifurcaciones a tu alrededor y no sabes cuál tomar. Y, efectivamente, no sabía cuál tomar. Quería picar un poco de todo, como las gallinas, y al final te das cuenta de que siempre hay que elegir”, ha explicado para justificar la decisión que le llevó a romper con su vida tanto en los platós como en la ciudad en general.

“Había mucho ruido en mi vida. Mucho ruido hacia la gente que me rodeaba. Mucho ruido en todas estas múltiples opciones. Me provocaba mucha inestabilidad. Y de repente empecé a oír un tic, tac en la cabeza y sentí que, en cualquier momento, iba a explotar. Fui en el sentido completamente opuesto que es el del silencio y la soledad”, ha añadido la periodista dejando caer el impacto que tuvo para ella recibir tantas críticas a lo largo de su intensa carrera televisiva.

Es por esto que, desde hace un lustro, Beatriz Montañez vive en una cabaña entre las montañas. De hecho la periodista solo abandona su encierro una vez cada cinco o seis meses: “Voy a Madrid, voy al teatro, voy al cine, veo a mis amigos y les abrazo, que es una de las cosas que más echo de menos. El contacto con otra piel".

Beatriz Montañez ha admitido que vive gracias a sus ahorros de cuando trabajaba en la televisión y que, en la actualidad, subsiste en su particular refugio con apenas 150 euros que es el dinero justo para comprar comida. “Lo que hice fue ponerme una mensualidad muy pequeñita porque, efectivamente, mis necesidades son muy pocas. Era una forma de invertir en mi futuro y de invertir en mí misma”, ha apuntado la entrevistada evidenciando que sus gastos resultan muy reducidos si se comparan con el precio de la vida en la civilización que ha querido dejar atrás.

La invitada de Hoy por Hoy también ha revelado que “el primer año que estuve viviendo allí decidí hacerme vegana porque me parecía algo completamente incoherente estar en la naturaleza, disfrutar de los animales, sentirme en familia y luego comérmelos. Así que lo que como es bastante barato porque son verduras frescas, legumbres, semillas y raíces como María Teresa de Calcuta".

Si bien la periodista optó por mudarse allí, sin electricidad, agua caliente ni vecinos a la redonda, ha compartido que lo primero que hizo fue “instalar un equipo fotovoltaico, es decir, el agua viene de un pozo. Los gastos son bastante pequeños y los tengo muy bien controlados”. Dicho de otro modo, consiguió convertir la cabaña en un lugar habitable donde poder descansar y dedicarse a escribir. La escritora también ha explicado que tomó la decisión de aislarse cuando, durante una excursión con amigos, encontró una casa en ruinas que llevaba catorce años abandonada en el bosque.

En definitiva, la periodista decidió abandonar su trabajo en televisión para reconectar consigo misma. Cinco años después la vida en el bosque le ha permitido disfrutar y aprender de la soledad.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©G3online (autor G3)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente