Tu actitud durante la cuarentena podría ser clave para encontrar trabajo

“¿Qué hizo usted durante la cuarentena?”. Esta podría convertirse en una pregunta habitual en las entrevistas de trabajo a partir de ahora y la respuesta será decisiva para ser el elegido.

La crisis del coronavirus ha agudizado el ingenio de los reclutadores para encontrar el mejor candidato para un puesto, que tendrá que contar con aptitudes que se adecúen a la realidad en la que entrarán la mayoría de las empresas. Es decir, un entorno de cambio constante y superación que requerirá de creatividad, energía, rapidez a la hora de tomar decisiones y, sobre todo, capacidad para implementarlas. En este nuevo panorama, la actividad realizada durante el confinamiento será una referencia importante para conocer más sobre el candidato o la candidata en cuestión.

Artículos relacionados:

Vista aérea de una madre sentada en su sofá, realizando diferentes tareas mientras trabaja desde su casa. Foto: Getty Images.

Consultoras como Direactivas- especializada en reclutamiento y promoción del talento femenino- aseguran que las preguntas enfocadas a la parte más ‘técnica’, como los conocimientos, formación, idiomas o experiencia laboral se mantendrán, pero las habilidades blandas (aquellas relacionadas con la personalidad y la naturaleza del individuo) cobrarán especial relevancia. Las denominadas ‘competencias socialmente responsables’, como la gestión de crisis, el liderazgo de equipos a distancia o el manejo de situaciones novedosas serán especialmente valiosas en el nuevo contexto empresarial.

Ahora más que nunca, las empresas buscan integridad

Las prioridades han cambiado de la noche a la mañana. Junto al temor de muchos profesionales a la robotización del mercado y la consiguiente posibilidad de perder su trabajo, aparece un nuevo escenario. La situación de incertidumbre que nos plantea la crisis provocada por la pandemia de coronavirus potencia la importancia de las habilidades blandas, algo de lo que carece la inteligencia artificial.

Ahora más que nunca, las empresas van a buscar profesionales con valores, personas ‘íntegras’. Los momentos de mayor dificultad sacan lo mejor y lo peor de cada uno y los reclutadores tienen claro que lo que el aspirante haya hecho durante este tiempo en casa, la actitud que haya mantenido y el posible aprendizaje que haya extraído van a servir para conocer mejor a los candidatos. Para la persona entrevistada, será una oportunidad de demostrar todas esas cualidades que ahora ganan terreno a los conocimientos.

No obstante, también hay que tener en cuenta que no todo el mundo ha vivido el confinamiento de la misma forma. Hay personas que querrían haber sido más productivas, pero no han podido, ya sea por no tener buenos recursos para teletrabajar, por tener que cuidar a personas dependientes o por alguna enfermedad física o mental, que les dificulte poder llevar a cabo la mayoría de sus tareas. Es por ello que los expertos en recursos humanos recomiendan, ante todo, honestidad: no es necesario revelar asuntos personales durante de una entrevista, pero sí se puede comentar que, aunque las condiciones no han sido las mejores, se ha intentado dar lo mejor de sí mismo durante el periodo de aislamiento.

Artículos recomendados:

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias