Mi novio me ignora: ¿qué debería hacer ahora?

·7 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Empiezas a fijarte en que tu pareja pasa más tiempo con sus colegas que contigo, ves cómo se desvive para responder los mensajes de otra gente y pone ‘likes’ a todo el mundo, y contigo está algo más distante. Poco a poco, el gusanillo de la inseguridad hace mella en ti. Te sientes agobiada al ver que tu novio te ignora. Quizá haya llegado el momento de replantearte la historia, amiga, pero eso no significa que tengáis que terminar, sino ver si vuestra relación de pareja es sana y merece la pena.

Si, además, tu novio muestra poco interés por lo que le cuentas, ¿deberías preocuparte? “Un poco, sí. ¿Dónde estás en la lista de prioridades de tu novio y él en las tuyas? Si vuestra relación no está en el ‘top’, no parece que lo vuestro vaya a tener mucho futuro”, apuntan David Suriol y Miguel Janer, autores de ‘Amor en tiempos de pandemia’, segunda parte de ‘Marketing de Pareja’, un exitoso libro en el que aplicaban las teorías del marketing a la pareja, algunas de las cuales nos desvelan al final de este reportaje.

“De todas formas, si tu novio muestra poco interés, háblalo abiertamente con él y analiza porqué queréis estar juntos”, explican los escritores. “Si esa ruta que marquéis juntos te encaja, pues adelante, si no, cancela el viaje. No debes imponerte una relación que no te apetezca y que te haga sufrir. También hay que analizar en qué fase estáis. Cada pareja es un mundo y cada uno encuentra el equilibrio que más les compensa”. Y también, valorar los factores teniendo en cuenta diferentes aspectos si lo vuestro es una relación a distancia.

Hablar es de listas

'Lo contrario del amor no es odio, es la indiferencia', escribió Elie Wiesel, sobreviviente del Holocausto y ganador del Premio Nobel de la Paz. En su mítica frase, venía a decir que la indiferencia es todo lo contrario a lo bueno. ¿Quiere decir esto que vuestra relación es la peste? No. Pero tenéis un gran problema que se resuelve hablando. Aunque, ojo, no es tan sencillo.

Lo primero es comprobar si vuestro malentendido se debe a la falta de comunicación, un problema que conduce al desastre pero que es fácilmente solucionable. Tú te enfadas porque tu pareja no te incluye en sus planes, pero luego flipas con que una amiga tuya se haya mosqueado porque no las pusiste en un grupo de WhatsApp y no te lo haya dicho, con lo fácil que hubiera sido arreglarlo. Pues aplícate el parche.

“Todo pasa por la comunicación” (ficha aquí 5 preguntas que puedes hacerle a tu pareja mucho mejores que ‘¿cómo fue tu día?’), recuerdan los expertos en el mundo de la pareja, que recomiendan conversar abiertamente sobre ello, pero para entenderos, no para haceros daño. “Tu novio o tú podéis estar pasando por circunstancias personales complicadas ajenas a lo vuestro. La relación de pareja es como la dermis, si el sol te ha quemado y la piel está sensible, cuanto más rascas más duele. Son momentos para aplicar crema y caricias, y ahorrar comentarios que echen en cara cosas que no te gusten”.

Suriol y Janer nos recuerdan que hay “frases como ‘es que no me escuchas’, ‘no me haces caso’, ‘pasas de mí’, que solo giran alrededor de ti y no aportan nada. Sólo transmiten un punto de vista egoísta y obvian que a tu pareja le pueda estar pasando algo”. Pero también alertan de que “si encuentras en tu novio posturas egoístas contrarias a lo que debe ser una relación basada en el amor, y por tanto la generosidad hacia el otro, vete planteando que a lo mejor otra buena persona te está esperando en otro lugar”. En otras palabras, huye de los mitos del amor romántico, que no hacen nada bien.

Ojo: amar ‘al natural’

Tras hablar, si te parece que tu relación merece la pena, David Suriol y Miguel Janer matizan que debes ‘‘amar y que te amen al natural’’. O sea, por lo que de verdad sois. Libérate de tensiones y piensa que te deben querer igual esos domingos que pasas tirada en el sofá que los sábados por la noche en los que brillas. “Tenemos que ser tal y como somos. Si la otra persona no nos quiere con nuestros defectos y nuestras virtudes, pues es que a lo mejor quiere algo diferente”, apuntan.

“Una relación funciona cuando las dos personas se mejoran mutuamente y se quieren como son”, explican los expertos. Porque, ojo, a veces lo que queremos son mitos románticos u otras cosas, no es lo que la persona es. “Si lo que buscamos en el otro es un ‘trofeo’ que pasear, esa pareja tiene fecha de caducidad. Hay muchos tipos de trofeos: la belleza, los músculos, las apariencias, el lujo…. Todo eso es caduco, y solo trae, con el tiempo, relaciones tóxicas, complicadas y tristes.”, advierten.

Libertad y compromiso

Al final, también se trata de entender que, pese a ser una pareja, cada miembro de ella debe tener espacio para su libertad individual, no ser dependientes emocionales. Ello no tiene que suponer que el otro miembro se sienta ignorado. “Debe haber libertad individual y cosas que os gusten hacer en común. Siempre habrá diferencias y pocas veces te juntas con otra persona que le gusta 100% lo que a ti te gusta. Hay que saber respetar vuestras aficiones, siempre que no afecten a vuestra relación”, señalan Suriol y Janer.

Para evitar que nadie se sienta mal, como dijimos al comienzo, hay que hablar y establecer límites. “Cuando una afición se interpone en la relación, sin contar con tu pareja, y provoca un desequilibrio… O se negocia o genera desequilibrio”, explican los expertos, que destacan que hay que tener cuidado en que tu pareja no te encasquete las tareas ingratas: “que descargue la responsabilidad, del cuidado de los niños o de lo que sea, de forma recurrente porque tiene ‘obligaciones’ ociosas”.

En pandemia, más mimos

Como explican en su libro ‘Amor en tiempos de pandemia’, también la pandemia puede estar haciendo mella en vuestra relación. Que el número de separaciones y divorcios ha aumentado con el Covid es un hecho (además, cada vez hay más mujeres solteras). Si crees que puede ser vuestro caso, Suriol y Janer recomiendan establecer un plan de acción y una negociación: “No es cuestión de imponer sino de negociar en beneficio de ambos”.

Si veis que vuestra relación está “tocada y débil, pero merece la pena continuar, poneos en manos de un especialista (que no es ni la vecina de la escalera, ni tu madre, ni tu hermana) para que os ayude a establecer pautas. Poneos serios en sacarlo adelante y guardad los egos e injurias en un cajón”. Podéis empezar por daros muchos mimos. “Aprended a pedir perdón y acariciaos mucho. Las relaciones de pareja mejoran cuando las personas se tocan y abrazan”, concluyen.

MARKETING PARA MEJORAR TU RELACIÓN

David Suriol y Miguel Janer nos explican cómo usar las técnicas de marketing para mejorar tu relación. Lo primero es analizarnos como pareja con el método DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). “Cuando nos miramos en el espejo siempre vemos defectos, ¿verdad? Pues en una relación, todos los que pueda haber están provocados por los dos, a no ser que exista una patología que genere un gran desequilibrio”. Una vez hecho, nos recomiendan tres pasos para mejorar tu pareja:

  • Un buen plan de fidelización: "Anota 10 cosas que le gustan a tu pareja y planifícalas. Desde un ‘te quiero’ con un beso cuando te despiertas, a alabar lo bien que hace las cosas en vez de criticar las que no te gustan o que crees que hace mal, un 'whatsapp' a media mañana con palabras cariñosas, unas flores un martes cualquiera, y así, un largo etcétera de las cosas que hacíais cuando estabais empezando a ligar". Aquí te dejamos, para dar un paso más, 20 frases sexuales para hacer ‘sexting’.

  • Distribuid vuestro tiempo en igualdad: "Cuando la pareja ya está más establecida, un buen plan de distribución del tiempo y de las tareas del hogar, que es uno de los grandes problemas que llevan a las relaciones a la desidia y agotamiento".

  • Haced un buen plan de comunicación: "Debe haber momentos específicos para hablar todos los días, un viaje a solas al menos una vez al año, y cuando hay crisis, que siempre llegan, saber pedir perdón antes de ir a dormir. Pero lo que siempre ha de imperar es el respeto, la buena educación, un tono adecuado, menos censura y más comprensión", concluyen.