La novia sencilla y elegante que eligió un vestido de pasarela de Loewe para su boda en País Vasco

·4 min de lectura
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa

Hay cierta magia inexplicable en los looks de novia. Hay cúmulos de casualidades, coincidencias y golpes de suerte que parecen unir a novias y vestidos como si de una artimaña del destino se tratara. Otras veces, como en el amor que se celebra en estas ocasiones, se trata de auténticos flechazos. Esto es precisamente lo que le sucedió a Lucía, arquitecta de profesión, con el vestido de pasarela de Loewe (firma para la que actualmente trabaja) que utilizó en su boda en Orio.

Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa

Lucía optó por un diseño que conjugaba lo mejor del minimalismo y la sencillez, algo que se reforzaba a través del moño bajo, pero sin olvidar detalles diferentes en el vestido, que lo hacían único y que son todo un homenaje a la artesanía. El resultado es un estilismo totalmente pulido, elegante y atemporal, de lo más inspirador para aquellas novias que busquen un look natural.

Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa

"La historia del vestido surgió por sí sola, y volviendo a ella tiempo después, parece como si tuviera que ser así.", narra. Lucía explica que desde el principio tenía claro que su look de novia sería sencillo, pero con un toque de personalidad. "Es en general como me gusta vestir. Soy arquitecta y valoro mucho la naturalidad, la simplicidad en el diseño, las formas y los materiales. Supongo que esa manera de pensar me acompaña también a la hora de vestir."

Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa

El diseño es de organza natural, cuenta con mangas abullonadas y está bordado a mano en Bombay. El mismo apareció sobre la pasarela de Loewe en la colección de Primavera-Verano 2020, momento en el que Lucía se enamoró de él. Tal y como cuenta, conseguirlo fue toda una suerte: "Me ayudaron mis compañeros, yo trabajo en Loewe pero en el departamento de arquitectura, diseñando las tiendas. El vestido lo vi por primera vez en la retransmisión del desfile. Pensé: "¡Qué bonito para novia!", cuando aún ni sabía que me casaba."

Photo credit: Loewe
Photo credit: Loewe

Tal y como explica, este vestido estuvo en su casa desde hace más de un año. "Nunca llegué a probarme otro vestido de novia. Lo custodió mi padre durante ese tiempo, lo colocó en un maniquí y cerró una habitación en casa de mi abuela para él. Ella había fallecido hacía poco y era una gran amante de la moda, así que en el fondo, siento que ella lo guardaba", comenta Lucía emocionada.

Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa

Para completar el vestido, y dado que era una boda en el norte, Lucía añadió una chaqueta de punto. La misma es también de Claudia Llagostera. "Acudí a ella porque me encanta su estilo, totalmente en línea con el vestido. Tejieron a mano una chaqueta de punto hecha a medida, que completaría el look en caso de que pasara frío. Nos casamos el 7 de mayo, en Orio, al lado de San Sebastián y el tiempo en el norte bien se sabe que es impredecible. Pero salió un día increíble y solo me la puse por la noche.", nos cuenta la novia.

Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: Fotografías de Dosmasenlamesa
Photo credit: DOSMASENLAMESA - Getty Images
Photo credit: DOSMASENLAMESA - Getty Images

En cuando a complementos, Lucía optó por unas sandalias en color azul cielo de la firma española Mint & Rose, con un diseño sencillo, cómodas y que ponían un punto de color al estilismo. Tal y como cuenta Lucía, las eligió pensando también en la vida que podían tener después de la boda y ya está deseando usarlas con vaqueros.

Respecto a las joyas, Lucía optaba por unos pendientes de perlas australianas de su abuela. "Eran sus favoritos y también mi tía se había casado años antes con ellos" nos cuenta. Además, también lucía su anillo de pedida, un solitario sobre oro amarillo.

La ceremonia de Lucía y Nacho tuvo lugar en San Martín, una pequeña ermita del Camino de Santiago, en pleno campo y junto al mar. Respecto a la celebración posterior, esta sucedió en Katxiña, Orio. Debido a estos entornos naturales, Lucía optó por un ramo de inspiración silvestre, en tonos muy suaves y de nuevo con algo de azul, de Flowers & Co, al igual que todas las flores de la boda. "Lo acompañé de una pequeña medalla, la que solía llevar en el uniforme del colegio cuando era niña.", nos cuenta como detalle diferente.

Respecto a las fotografías, Lucía y Nacho confiaron en Clara y Alfredo de Dosmasenlamesa, unos de los fotógrafos de bodas más reconocidos de nuestro país. Asimismo, el look beauty corrió a cargo de Malen Buesa y el peinado fue obra de Landry, de Milk San Sebastián. Tal y como narra Lucía, buscaba ir cómoda, natural y sentirse ella misma, de ahí que eligiera un sencillo moño de bailarina.

Photo credit: DOSMASENLAMESA
Photo credit: DOSMASENLAMESA
Photo credit: DOSMASENLAMESA
Photo credit: DOSMASENLAMESA
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente