La inquietante historia real de la secta que protagoniza el nuevo documental de HBO

Valeria Martínez
·6 min de lectura

Una secta, un asesinato y una líder religiosa convencida de estar destinada a convertirse en la esposa de Jesucristo: son los tres ingredientes esenciales de la nueva serie documental de HBO. Reza, obedece, mata analiza los sucesos ocurridos en una Congregación Pentecostal de Knutby (Suecia) en 2004 cuando una niñera y fanática religiosa asesinó a la esposa de su amante e intentó asesinar a un vecino, supuestamente manipulada por mensajes de texto que le aseguraban que, de lo contrario, su alma jamás sería salvada.

La niñera, Sara Svensson, fue sentenciada a ser internada en un centro psiquiátrico mientras su amante y responsable de enviarle los mensajes de texto, Helge Fossmo, cumple condena. Sin embargo, más allá de las extrañeces que rodean el caso, en la serie documental descubrimos a un tercer personaje. Una mujer que algunos señalan como posible responsable de la manipulación: la líder de la secta conocida como ‘la novia de Cristo’.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los amantes del género documental no podíamos estar viviendo un mejor momento gracias a las plataformas streaming. Además de las apuestas nominadas al Óscar que podemos encontrar en Netflix y otros éxitos recientes como Seaspiracy, los usuarios de HBO hemos recibido en pocos días la arrolladora, y muy recomendable, Exterminad a todos los salvajes, y esta apuesta que comparto en este artículo, Reza, obedece, mata. Que por mucho que utilice el mismo estilo lingüístico que el exitoso drama inspiracional de Julia Roberts, Come, reza, ama, no podían contener mensajes más distintos. 

Compuesta por seis episodios, Reza, obedece, mata repasa, analiza e investiga de nuevo todo el caso, relatando con lujo de detalles lo ocurrido en la noche del 10 de enero de 2004 en aquel pueblito sueco. A través de dos jóvenes investigadores, la serie tiene acceso a las pruebas forenses de aquel entonces, documentos e imágenes de archivo, además de entrevistas actuales al cuerpo policial, miembros de la secta y los dos personajes sentenciados que hablan por primera vez ante las cámaras en mucho tiempo. De esta manera, la serie consigue hacer un repaso exhaustivo que deja entrever los posibles errores en la investigación y el juicio, mientras siembra dudas que cuestionan si la líder de la secta no fue la responsable definitiva de todo el suceso.

Sara Svensson (Shazi Özdemir (c)2021 HBO Nordic, cortesía de HBO España)
Sara Svensson (Shazi Özdemir (c)2021 HBO Nordic, cortesía de HBO España)

La niñera Sara Svensson tenía 26 años cuando confesó -el día después del crimen- haber sido la autora material del asesinato de la esposa de Helge Fossmo, uno de los pastores de su iglesia, y del intento de asesinato de un vecino llamado Daniel Linde a quien el disparo solamente le hirió la boca. Dos semanas más tarde la policía arrestaba al pastor en cuestión tras descubrir a través de escuchas telefónicas que él y la niñera eran amantes y que, también, mantenía una relación con la esposa de Daniel Linde. El caso atrajo la atención mediática nacional, por un lado porque la mujer fallecida era la segunda esposa de Helge Fossmo que moría de forma brutal y en extrañas circunstancias. Su primera esposa había sido encontrada muerta en la bañera en 1999 con un agujero en el cráneo y con una alta concentración de Dextropropoxifeno en sangre. Pero sobre todo porque la motivación del asesinato estaba más relacionada con el fanatismo religioso que con la necesidad de liberarse del idilio secreto.

Sara Svensson acusó al pastor de enviarle mensajes de texto anónimos que la fueron incitando a cometer los asesinatos, convenciéndola de que, a cambio, su alma no sería salvada. Y aquí entra en juego la figura central de esta congregación Pentecostal: la líder Åsa Waldau, más conocida como la novia de Cristo.

A lo largo de todo el caso hubo muchos dimes y diretes. Waldau eludió cualquier tipo de responsabilidad en el juicio, a pesar de que Fossmo ahora asegura que ella fue la verdadera instigadora de los mensajes y del estado mental de la niñera. Según cuentan en el documental, los posibles celos de la líder contra Sara la habrían llevado a desterrarla de la comunidad.Sara, que era devota religiosa, se vio aislada por completo por todos los feligreses. Una táctica que, para ellos, suponía el destierro en vida del Paraíso. Por lo tanto, aquellos mensajes de texto prometiéndole la salvación de su alma indican la manipulación que hubo sobre ella para cometer los asesinatos. Quién fue el responsable final, si Helge Fossmo o la líder religiosa, es lo que cuestiona el documental.

Helge Fossmo (David Hellman (c)2021 HBO Nordic, cortesía de HBO España)
Helge Fossmo (David Hellman (c)2021 HBO Nordic, cortesía de HBO España)

Y aquí es donde la serie se pone interesante. Åsa Waldau era la hermana de la mujer asesinada y una líder que se hacía llamar “la novia de Cristo”. En un principio, la comunidad se veía así misma como la novia de Jesucristo en conjunto, pero una relectura de los pasajes bíblicos los llevó a proclamar a Åsa Waldau como la mujer que se uniría a Jesús en el Paraíso. En el documental no queda muy claro cómo llegaron a esta definición. Hay quienes señalan a Helge Fossmo como el responsable de que el titulo recayera en ella, y otros que directamente la tachan a ella, pero lo importante es que la comunidad al completo comenzó a tratarla como divinidad absoluta. Como la novia de Jesús destinada a morir para casarse con él en el Paraíso.

Esto hizo que, según el testimonio de miembros de la secta, mientras esperaban la llegada de Jesús y la unión definitiva, toda la comunidad debía tratarla como una verdadera reina. Protegerla, cuidarla, atenderla. De todas las maneras.

Supuestamente comenzó a decidir primero la decoración de las viviendas ajenas, pasando a exigir atención y compañía constante, regalos en forma de ropas, joyas y viajes. Cuentan que comenzó a decidir sobre las relaciones de pareja, rompiendo uniones y aparentemente forzando que algunos miembros estuvieran con otras personas. Y es cierto que, al escucharla hablar en entrevistas pasadas, se percibe una persona fría y calculadora.

Habría intentado aprovechar el tirón mediático de la comunidad abriendo un spa al público, escribiendo una biografía y lanzando un CD con canciones religiosas, pero el escándalo pudo con todos ellos. La secta se disolvió en 2006 y el año pasado, en 2020, varios miembros la acusaron oficialmente de abuso. Según el medio sueco Aftonbladet, una mujer recibió una patada en el estómago y le golpearon la cabeza contra una pared; otro recibió un puñetazo en el pecho y fue golpeado en la cara con un matamoscas. En total la acusaron de ocho casos de agresión y fue condenada a cumplir más de 120 horas servicio comunitario.

Qué ha sido de ella desde entonces es realmente un misterio. Su página web oficial ya no funciona y no aceptó participar en el documental. Según Aftonbladet, actualmente se manejaría por su país con otro nombre.

Al final, Fossmo fue el que terminó cumpliendo una condena por conspiración que, tras apelaciones, lo mantendría en prisión hasta 2022, y a pesar de no haber apretado el gatillo. Una sentencia que todavía causa mucha controversia ante el trato dispar que recibió cada uno. Y es que la niñera pasó los últimos años en un centro psiquiátrico disfrutando de diferentes niveles de libertad que fueron aumentado con el tiempo hasta reinsertarse en la sociedad en 2010, aunque las leyes suecas no permiten que se conozcan los detalles.

Sin dudas, para los amantes del género documental y el true crime, Reza Obedece, mata alberga una historia realmente apasionante.

Reza, obedece, mata ya está disponible al completo en HBO España.

Más historias que te pueden interesar: