Letizia intenta evitar un desahucio

Letizia intenta evitar un desahucio

Vivimos tiempos difíciles, pero hay historias que alimentan nuestra esperanza. Letizia Ortiz ha hecho gala de su solidaridad utilizando su posición para que Nieves Gómez no sea desahuciada.

Letizia conoció a Nieves hace tiempo durante una visita a un comedor social. Esta madre de dos niños, Aingeru y Yanire, le contó a la princesa su problemática.

El exmarido de Nieves, un maltratador convicto, había iniciado un proceso judicial para desahuciarla de su vivienda en la madrileña calle Doctor Vallejo Nágera.

[Relacionado: Letizia, una simple "ama de casa" para la Academia de Historia]

"Me encontré con ella en el comedor social al que tengo que ir todos los días. La princesa estaba de visita y la encargada del comedor nos preguntó si alguien quería hablar con ella. Yo di un paso al frente y dije que sí, que tenía algo que contarle. Ella me atendió amablemente, escuchó mi caso por encima y me dio una tarjeta con su teléfono y su correo para que se lo explicase mejor por escrito", ha comentado Gómez al portal Vanitatis.

El 19 de febrero por la mañana el abogado de Nieves recibió una carta de la Casa Real. La misiva llegaba tan solo 48 horas antes del desahucio y sostenía: "Le comunico que, siguiendo instrucciones de su Alteza Real la Princesa de Asturias, hemos dado traslado de su carta al Ministerio de Justicia, para su estudio y decisión que proceda".

Nieves confía en que este espaldarazo sea de utilidad en su difícil causa, pero al mismo tiempo se siente utilizada por la Casa Real. "Si te soy sincera, me parece un lavado de cara. Tengo más confianza en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y en la Asamblea del 15-M del barrio de Arganzuela que en cualquier otra cosa", ha añadido.

Por último, la probable nueva víctima de los desahucios hace un llamamiento: "Quiero creer en la Justicia y en el derecho a una vivienda digna para mis niños, pero desde Protección al Menor no hacen nada, las instituciones públicas no me ofrecen ninguna salida y la asistente social me dice que no cumplo con el perfil para ingresar en una casa de acogida".

[También te puede interesar: Letizia pide a Felipe su espacio]

La casa de Nieves pertenece a los padres de su exmarido y éste les ha convencido para que la echen a ella y a sus retoños. Por si fuera poco, esta madre intenta sobrevivir con 137 euros mensuales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente