Letizia corta una calle para comer

Letizia corta una calle para comer

Emulando a su marido, la princesa utilizó su posición para restringir el  pasado martes el acceso a una calle del centro de Madrid. Y todo porque quería comer sin la presencia de paparazzi.

La policía cortó la calle Relatores número 3, situada en la plaza de Tirso de Molina. Obviamente, se montó un gran caos y varios viandantes se quejaron de este inexplicable trato de favor.

Según informa el portal Vanitatis, la heredera al trono disfrutó de los manjares de Yatiri, un bar especializado en comida vegetariana.

Letizia iba acompañada por tres amigos para acudir al local, que, en solo un mes y medio de vida, se ha convertido en el centro de reuniones de celebrities patrias de la talla de Paula Vázquez o Joaquín Sabina, entre otras muchas.

EL MENÚ

La princesa, que había hecho una reserva para no llamar demasiado la atención, comió sopa de fideos y verduras, seitán y un poco de arroz.

En la mesa contigua almorzaron sus cuatro escoltas. Como cabía esperar, todos quedaron encantados con el servicio de Yatiri.