La Duquesa de Alba, una vida en imágenes

La Duquesa de Alba ha fallecido. Cayetana Fitz-James Stuart se ha ido a los 88 años de edad. Lo ha hecho en paz, en su casa, y en compañía de sus seis hijos. Hijos que, a principios de semana, habían decidido trasladar a su madre al Palacio de Dueñas, para pasar sus últimos días en la que consideraba su casa.

FOTOS: La duquesa de Alba ha muerto: así fue su vida

La duquesas, finalmente, no ha podido superar la neumonía que lpadecía desde hace tiempo y que empeoró el pasado domingo. Una enfermedad que derivó en su ingreso en la clínica Sagrado Corazón de Sevilla. Su marido, Alfonso Diez, muy afectado por su pérdida, no se separó en ningún momento de su mujer, a quien había cuidado durante los últimos años de su vida. 

Una vida que Cayetana ha vivido como ha querido, a su manera. Era un espíritu libre y ha sido fiel a sus principios hasta los últimos días. Así, desde sus encuentros con Jacqueline Kennedy, sus bailes en plena calle o su última boda con Alfonso Díez, la historia de la Duquesa de Alba quedará reflejada para la posteridad, en las numerosas fotos que nos ha regalado durante 88 años.

FOTOS: Carlos Fitz-James Stuart, ¿quién es el nuevo duque de Alba?

Fotos que incluyen pasajes con los innumerables amigos que tuvo durante su vida. Amigos de todo tipo y condición, entre los que había numerosas personalidades como Lola Flores, o la mismísima Jacqueline Kennedy, quien fuera íntima amiga suya.

Eso sí, por delante de sus amigos, para Cayetana siempre estaba su familia. Y por encima de todos ellos, la pequeña Cayetana. Es lo que tiene ser la única mujer de seis hijos. La pequeña de la familia estaba muy unida a su madre, y ambas mantenían una relación muy especial.

La Duquesa no ocultó su júbilo cuando su hija se casó con Fran Rivera. Y claro, cuando llegó el divorcio, el disgusto fue para ambas. Fran era el hombre de la vida de Cayetana y el yerno perfecto, pero no pudo ser.

FOTOS: En la muerte de la duquesa de Alba: conmoción y duelo familiar

Y ees que parece que el mal de amores era algo genético. El gran amor de la Duquesa, Jesús Aguirre, fue su marido (el segundo) desde 1978 a 2001, cuando no pudo superar un cáncer de laringe. Eso sí, en 2011 contrajo matrimonio por tercera vez con Alfonso Díez.

Un matrimonio polémico pero que el tiempo ha demostrado que ambos se adoraban. De hecho, Alfonso ha acompañado a la Duquesa hasta el último momento. Se va una histórica de España. Descanse en paz.

Vídeo relacionado