Amy Winehouse sigue haciendo rico a su padre

·4 min de lectura
LONDON - MAY 22:  (UK TABLOID NEWSPAPERS OUT) Amy Winehouse, her father Mitch and mother Janis pose with Amy's award for Best Song Musically and Lyrically for 'Love Is A Losing Game' at the 53rd Ivor Novello Awards at the Grosvenor House Hotel on May 22, 2008 in London, England.  (Photo by Gareth Davies/Getty Images)
Las malas elecciones profesionales y personales la llevaron a la perdición (Photo by Gareth Davies/Getty Images)

La música es inmortal y, aunque en la memoria de todos todavía resuenan temas como “Rehab” lo cierto es que su autora, Amy Winehouse, nos dejó hace ya una década.

Sin embargo y a pesar de su trágica muerte en julio de 2011, su legado musical sigue vivo y genera tantas ganancias como sus objetos y enseres que, diez años después, siguen saliendo a subasta gracias a la mediación de su actual dueño, el padre de la artista, Mitch Winehouse.

El último concierto de Amy tuvo lugar en Serbia, concretamente en Belgrado, tan solo un mes antes de su fallecimiento. Para la ocasión y con su habitual look ceñido y personal, Winehouse lució un vestido negro, con estampado de cañas de bambú, que había elegido su buena amiga Naomi Parry, diseñadora y estilista de la cantante.

Ahora esta prenda, junto a otras 800, ha sido subastada y ha alcanzado el precio de 210.160 euros. La desgracia de la adicción a las drogas y al alcohol que sufría Amy terminó con su vida a los 27 a causa de una sobredosis que padeció en su hogar londinense pero sus fans la mantienen viva y la nostalgia hacia su figura queda demostrada dado el dineral que se ha sacado con tan solo uno de esos objetos.

La casa de subastas de Darren Julien, los encargados de este lote, aseguran que el valor original del vestido era de “solo” 12.000€ así que la suma que se ha pagado es realmente desorbitada pero, claro, es el último look de la icónica cantante de voz prodigiosa y talento auténtico así que muchos querrán poseer tan preciada joya solo al alcance de unos pocos bolsillos.

Amy Winehouse In Concert, Belgrade, Serbia - 18 Jun 2011, Amy Winehouse (Photo by Brian Rasic/Getty Images)
Su útlimo show fue en Serbia y el vestido de Amy Winehouse se ha vendido por un dineral (Photo by Brian Rasic/Getty Images)

En total, el lote ha recaudado unos 3,5 millones de euros y todo bajo la supervisión del padre de la artista que sigue enriqueciendo las arcas de la Fundación Amy Winehouse, fundada tras el fallecimiento de la artista, para ayudar a jóvenes y adultos con el mismo problema de drogadicción que tenía ella.

Otra de las prendas estrella ha sido el bolso rojo en forma de corazón que llevó a los Brit Awards, diseño de Moschino para ella, en el año 2007. Este complemento se ha pagado a 177.000 euros, que se dice pronto.

La grandeza de Amy radicaba en su voz sí, pero también en sus outfit cincuentenos y tan especiales que, así como su peinado, la diferenciaban del resto de artistas contemporáneas y es que, siendo muy joven, su estilo apuntaba maneras y Winehouse tenía un exquisito gusto musical que se basaba en deleitarse con artistas como

A Amy la mató su enfermedad pero también la sentenciaron en vida sus relaciones tóxicas a nivel sentimental. Winehouse atravesó un TCA siendo bulimia muchos años, también tomaba antidepresivos para su constante desolación y siempre se sintió atraída por las drogas más devastadoras que le acabaron pasando la factura final.

Su manager inicial, Nick Shymansky insistió mucho para la artista ingresara en rehabilitación pero Amy no estaba por la labor y se fue de su lado para contratar a Raye Cosbert con el que desarrolló muchas giras y agotadores conciertos que, en su forma física y mental, la sobrepasaron en incontables ocasiones llevándose el abucheo de sus propios fans, como ocurrió pocas semanas antes de su muerte en Londres.

Amy Winehouse arrives for the BRIT Awards 2007, at Earls Court in central London. PRESS ASSOCIATION Photo. Picture date: Wednesday February 14, 2007. Photo credit should read: Ian West/PA   (Photo by Ian West - PA Images/PA Images via Getty Images)
Amy Winehouse posó con el icónico bolso corazón de Moschino en 2007 (Photo by Ian West - PA Images/PA Images via Getty Images)

Lo peor del asunto es que Cosbert estaba aliado con Mitch, el padre de Amy, que siempre había querido ser cantante y que, de algún modo, experimentaba la fama a través de su hija pero, en un cierto punto, su afán por hacer que Amy hiciera bolo tras bolo, también acabó siendo muy contraproducente para ella.

Tampoco la ayudó su matrimonió con Blake Fiedler-Civil quien, con el tiempo admitió que fue él quien le dio a probar crack y heroína a su por aquel entonces esposa. Blake acabó entre rejas por su mala vida pero la de Amy, también había sido sentenciada con sus adicciones.

Quizá Amy no supo elegir bien sus compañías, ni en lo personal ni en lo profesional y, de hecho, era una diana bastante certera para los descarríos de los tabloides amarillentos británicos y los humoristas de turno que no dudaban en cebarse con ella.

Todos estos factores de presión sobre la artista hicieron que, desgraciadamente, hoy forme parte del fatídico ‘Club de los 27’ aunque, a juzgar por la subasta millonaria de sus cosas, su recuerdo queda en el corazón de muchos gracias a las canciones que nos siguen transmitiendo ese espíritu rebelde que se perdió por el camino de la vida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente