La nueva normalidad según Tom Hardy es rescatar el pantalón cargo de camuflaje

Por Silvia Gómez
Photo credit: AFP Contributor - Getty Images

From Esquire

A Tom Hardy se le resisten muy pocos estilo. Domina el arte del dandismo en traje tanto dentro como fuera de la pequeña pantalla. Cada vez que al Alfie Solomons de Peaky Blinders le da por ponerse uno, parecen reinventarse los códigos de la sastrería clásica. Y eso no es todo. Porque también apuesta por conjuntos más informales para acudir a cualquier festival festival cinematográfico. Cosas de ser un tipo bien parecido al que le gusta inspirarse en los personajes a los que da vida en la ficción. Y su última treta estilística versa sobre cómo lucir unos pantalones cargo de camuflaje sacados de una secuencia de Mad Max. Y es justamente el look post-apocalíptico el que el inglés ha decidido lucir en tiempos de pandemia. Aunque sea para bajar a hacer la compra.

Con el retraso de Venom 2 'Habrá Matanza', casi toda actividad de promoción del largometraje se ha pospuesto, y es por ello que los actores están teniendo más tiempo para quedarse en sus lugares de residencia y llevar una vida normal. Para Hardy, esa nueva normalidad pasa por quedarse en Londres con su familia y optar por outfits tan casuales casuales como este. Unos pantalones cargo por aquí, unas Adidas Superstar por allá, una gorra... y listo, no se necesita más nada para ir a reponer los víveres de la semana.

Sin embargo, hay algo en Tom Hardy que hace que este conjunto tan normal tome unos tintes un tanto guerrilleros. Puede ser su brazo completamente tatuado, o quizás que lo seguimos asociando a la saga Mad Max, pero lo cierto es que con estas ropas lo situamos perfectamente en un contexto post-apocalíptico. Y el hecho de que lleve gorra y mascarilla (muy bien hecho), dejando sólo entrever su dura mirada, no contribuye mucho a la causa de pasar por un paisano londinense.

Sea como fuere, no vamos a tildar de más o menos correcta la selección de vestimenta de Hardy, porque lo cierto es que estamos viviendo #diasextraordinarios en los que despegarse del chándal es todo un logro en sí. Cambiarlo por unos pantalones cargo o no es decisión tuya.