Sergio Mayer defiende al cavernícola y a él mismo por ser actor y diputado

Foto: Medios y Media/Getty Images

Pareciera que México es de los países donde todo puede pasar. Y si antes un hombre que no es cantante cantaba, y sin ser bailarín bailaba, ahora ese mismo hombre puede tener un cargo político sin ser político. Y, además, combinar su faceta de servidor público con la de actor de teatro.

Sergio Mayer, actual presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados, protagoniza el monólogo de teatro ‘Defendiendo al cavernícola’, que interpretó César Bono durante 11 años.

Por supuesto, las críticas le han llovido, sobre todo al señalar cómo es que sigue siendo actor cuando tendría que estar trabajando como legislador.

También te puede interesar: Sergio Mayer vuelve a ‘meter la pata’

Pero Mayer se ha defendido. “Yo estoy cumpliendo con mi trabajo. Lo que estoy sacrificando es el tiempo con mi familia, pero así lo decidí y ellos me están apoyando”, señaló.

Y agregó: “Busco generar cambios y por ello estoy en esto. No me importa lo que opinen, es mi convicción y estoy haciendo las cosas en favor de la cultura y mi trabajo en la política no nació hoy, llevo muchos años trabajando e impulsando propuestas”.

Las comparaciones con César Bono tampoco parecieran interesarle. De hecho, el primer actor fue el padrino de su primera presentación ante el público. “César es mi amigo y maestro, además de que él fue quien me inspiró para subir a hacer este trabajo”, afirmó.

En el ojo público

“No me importan las críticas y no tengo por qué dejarlo” es la postura del ex Garibaldi ante su faceta como actor, aunque bien le podría aplicar a su carrera como político, que se ha caracterizado por los señalamientos.

Recordemos que su carrera como actual presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía ha estado marcada por las confusiones. En octubre de 2018, por ejemplo, fue blanco de las críticas luego de compartir en Twitter un enlace para descargar libros de forma ilegal. Más tarde, el diputado borró la publicación y la rectificó.

En noviembre de ese mismo año, confundió Palacio Nacional con el Palacio de Bellas Artes, en donde aseguró que se realizaría el homenaje póstumo al escritor y diplomático Fernando del Paso.

También te puede interesar: Poncho de Nigris, el wannabe que no le atina a ninguna

También denunció el hackeo de su cuenta de Twitter y confundió a la Profepa con la Profeco. Una de sus más recientes confusiones ocurrió en mayo de este año, cuando se dijo preocupado por la extinción de la ‘vaquita amarilla’, refiriéndose a la vaquita marina, lo cual desató las burlas en las redes sociales.

Cantante, actor, bailarín y empresario, a Sergio Mayer ya solo le faltaba ser diputado. Y ya lo es, aunque quizá nunca imaginó que la opinión pública observaría con lupa cada uno de sus pasos. Sin duda, Sergio Mayer encaja perfecto en un país como México, donde pareciera que todo puede suceder.

@braham_MV