No iba a besarla en la primera cita pero ¡todo cambió cuando la vio!

Besarse o no en la primera cita, esa es la cuestión. Cada uno tiene sus teorías de por qué es bueno o malo dejarse llevar en ese primer día de romance, pero, a veces, la atracción nubla todo tipo de nociones preconcebidas. Es lo que le pasó a Sandra, una de las concursantes del First Dates del pasado miércoles que no pudo contenerse cuando vio a su cita sorpresa.

@firstdates_tv

El programa de citas a ciegas de Cuatro tuvo dos protagonistas especiales: Sandra, una gaditana de 27 años y Brenda, una venelozana de 23. Todo comenzó con la llegada de la primera, que anunciaba desde un principio que no iba a besar a nadie. “Eso se deja para la segunda o tercera cita” sentenciaba con toda seguridad. Pero todo cambió en el momento que vio a Brenda.

Brenda es una venezolana despampanante que vive en Sevilla, no tan lejos de Cádiz (así que la pareja lo tiene fácil). Su llegada alumbró tanto la cara de Sandra que no pudo disimular ante las cámaras su entusiasmo.Es una chica guapísima” confesó a Matías cuando le preguntó qué pensaba de su cita. “No me podía creer que alguien así fuera mi cita” añadía con alegría.

Los televidentes descubrieron enseguida que la atracción era recíproca, cuando Brenda reveló al programa que Sandra le parecía “muy linda” y que, aunque “jamás había estado con una española”, le atraían mucho. “Y más las andaluzas”, sentenciaba.

Las chipas fueron inmediatas y ya desde el inicio de la conversación el flirteo fluía de manera espontánea. Cuando Sandra contó que había vivido en Inglaterra para mejorar su inglés, Brenda le contestó: “Ya sé quién me va a enseñar a hablar inglés…”. A lo que su cita respondió: “Yo te enseño lo que tú quieras… de hablar digo”.

La buena noticia para los matchmakers del programa es que, en esta ocasión, dieron en el clavo al conseguir que existiera tanto atracción física como personal. La joven de Cádiz aseguró que, además del físico, le habría sorprendido mucho la personalidad de Brenda. “Se ve una chica fuerte pese a su corta edad; y tiene las cosas muy claras”

Las chispas volaban, flotaban y se expandían en todo el plató y… el momento llegó. El beso era inevitable y, a pesar de haber afirmado con certeza que no se besaría en la primera cita, Sandra no pudo contenerse.

Tras flirteos continuos, algún que otro arrumaco y un beso esquimal, llegó el momentazo cargado de pasión. “Siempre hay una excepción” explicaba con timidez Sandra.

A diferencia de otras citas del programa, aquí no hubo momentos incómodos o bizarros. Cupido cumplió su parte y ambas dieron un sí definitivo, marchándose juntas a casa.

¿Crees que hicieron bien? ¿Debemos o no besar en la primera cita? ¡Déjanos tus comentarios!

Puedes ver el programa aquí.

Para seguir leyendo:
Día Internacional del Beso: la regla secreta (que todos los actores conocen) para dar besos de cine
Aída Nízar se convierte en concursante de Grande Fratello (con escándalo incluido)
Paula Echevarría la lía en Instagram: aparece con la piel tersa por abusar de los filtros
Las meteduras de pata de Toñi Moreno en Viva la vida