No era un bulo: Los hombres con el pene curvo son más propensos al cáncer

Al parecer hay un gen que determina la curvatura del pene, a su vez dicho gen podría afectar al desarrollo de ciertos tumores

La ciencia ha descubierto que existe una relación muy estrecha entre la curvatura del pene y el riesgo de cáncer. (Foto: Getty)
La ciencia ha descubierto que existe una relación muy estrecha entre la curvatura del pene y el riesgo de cáncer. (Foto: Getty)

Una ligera curva en el pene es algo normal. De hecho, algunos hombres nacen con una curvatura pronunciada (hacia abajo) de carácter congénito que puede corregirse si se desea mejorar por razones estéticas o porque durante las relaciones sexuales cause malestar en la pareja o en el propio afectado. Pero lo que no es normal es una curva que aparece de forma súbita y que va acompañada de dolor en la erección.

Esto se conoce como síndrome del pene curvo o Peyronie, afecta a cerca del 7 por ciento de los hombres entre los 40 y 60 años, pero puede afectar a pacientes tan jóvenes como de 18 años.

Un nuevo estudio afirma que esta enfermedad podría volver a quienes la padecen más propensos a padecer cáncer de testículos, estómago o melanomas, según un reciente estudio del Colegio Baylor de Medicina, ubicado en el Centro Médico de Texas en Houston (Estados Unidos), que acaba de ser presentado en la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.

La curva no desaparece por sí sola. Al contrario, puede empeorar con el tiempo si no se hace nada por remediarlo ni se pone tratamiento. (Foto: Newsweek)
La curva no desaparece por sí sola. Al contrario, puede empeorar con el tiempo si no se hace nada por remediarlo ni se pone tratamiento. (Foto: Newsweek)

No creas que sólo afecta a un sector minotario de la población masculina, según los andrólogos, la enfermedad De La Peyronie es el tercer motivo de consulta entre sus pacientes y su prevalencia real de la enfermedad puede ser mayor debido a que muchos hombres son reticentes a informar de esta “embarazosa” condición a su médico.

Se caracteriza por la aparición de unas placas de tejido fibroso similar a las cicatrices en el pene, lo que provoca la desviación o curvatura de este durante la erección.

En concreto consiste en un proceso de fibrosis, en forma de placas o nódulos -que pueden o no estar calcificados- y se forman en los cuerpos cavernosos del pene (túnica albugínea) produciendo una curvatura durante la erección, que causa dolor o dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales.

Esta enfermedad puede provocar una variedad de grados de deformidad de la curvatura del pene y malestar con la enfermedad incluyendo preocupación por la apariencia de la erección, dolor durante la erección y el impacto de la enfermedad en las relaciones sexuales y su frecuencia. Diversos estudios coinciden en que se trata de una enfermedad con un importante impacto en la salud emocional de los varones.

Sin embargo, no es fácil de reconocer puesto que solo se aprecia en erección, no en flacidez. Y no aparece de un día para otro, sino que un buen día podrías reparar en que hay una ligera una curvatura cuando tu pene está erecto. También puede aparecer por una lesión durante la relación sexual, el llamado traumatismo coital, en cuyo caso la inflamación es evidente y casi inmediatamente va acompañada de un dolor agudo.

El caso es que este trabajo, basado en los resultados de un millón y medio de pacientes, concluye (de manera contundente) que el riesgo de tumor maligno se eleva hasta en un 40 por ciento en los casos de cáncer testicular y de estómago, y a un 29 por ciento en el de tipo melanoma en los hombres que presentan esta condición.

Unos resultados bastante alarmantes que han llevado al equipo de investigadores a recomendar el cribado de estos tres tipos de cáncer (testicular, de estómago y melanoma) en los hombres que presentan curvatura en el pene.

Nadie ha hecho una asociación como esta hasta ahora, por eso los autores consideran que este tipo de hombres deberían ser monitoreados por riesgo de trastornos más graves, ya que este trastorno comparte una vía molecular con la enfermedad de Dupurytren, una deformidad de la mano; y también con la enfermedad del plomo, un engrosamiento del tejido de los pies.

También te puede interesar:

La visita médica más engorrosa para los hombres (y no es el urólogo)

Cosas que te gustan pero que dañan la salud de tu pene y empeoran el desempeño sexual

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente