La gran mentira del "alma gemela"

·6 min de lectura
¿Sabías que el 74% de los hombres y el 71% de las mujeres creen que existe un alma gemela? [Foto: Getty Images]
¿Sabías que el 74% de los hombres y el 71% de las mujeres creen que existe un alma gemela? [Foto: Getty Images]

“Según la mitología griega, los humanos fueron creados originalmente con cuatro brazos, cuatro piernas y una cabeza con dos caras. Temiendo su poder, Zeus los dividió en dos partes separadas, condenándolos a pasar sus vidas en busca de sus otras mitades”, contó Platón. Siglos han pasado desde entonces, pero la creencia en nuestra alma gemela ha subsistido.

En Estados Unidos, el 74% de los hombres y el 71% de las mujeres creen en la existencia del alma gemela, según reveló una encuesta. Muchos consideran que el amor auténtico está indisolublemente ligado a encontrar a su media mitad, un mito que la cultura cinematográfica se ha encargado de alimentar, propagando ideas poco realistas sobre las relaciones de pareja.

De hecho, un estudio realizado en la Universidad de California con estudiantes universitarios solteros reveló que existe un vínculo entre el tiempo que pasaban viendo programas de televisión de contenido romántico y unas expectativas idealistas e irreales sobre el matrimonio.

No es extraño si se considera que muchas series y películas románticas tienen pocos puntos de contacto con la realidad presentando fantasías edulcoradas sobre el amor. Esas fantasías no son inofensivas, sino que terminan nutriendo el mito del alma gemela, el cual puede tener un impacto devastador para la relación de pareja.

Creer que existe un “alma gemela” puede condenar tus relaciones de pareja

¿Sabías que a las personas que creen en el destino les cuesta más perdonar a su pareja? [Foto: Getty Images]
¿Sabías que a las personas que creen en el destino les cuesta más perdonar a su pareja? [Foto: Getty Images]

 

La existencia del alma gemela implica creer que dos personas se unen debido a fuerzas invisibles del destino. Esa creencia determinará cómo pensamos, reaccionamos y nos comportamos en nuestra relación de pareja.

El psicólogo Raymond Knee acuñó un término para referirse a ese enfoque en la búsqueda y el mantenimiento de una relación romántica: creencia en el destino. Quienes creen en el destino asumen que existe una persona con la que deben compartir su vida. También suelen pensar que cuando encuentren a su media mitad la relación será fluida y fácil. Creen que serán felices y comerán perdices.

Sin embargo, creer en la predestinación hará que estas personas desarrollen un pensamiento rígido de “todo o nada” cuando piensan en su pareja. A fin de cuentas, si las relaciones están destinadas de antemano a tener éxito o fracasar, hay poco espacio para abordar con flexibilidad los problemas que puedan surgir.

Por esa razón, no es extraño que la creencia en el alma gemela termine socavando tanto la relación como la felicidad individual. Investigadores de la Universidad de Toronto y la Universidad del Sur de California lo comprobaron.

Reclutaron a personas que tenían una relación de pareja y les mostraron dos mensajes diferentes. Un grupo fue expuesto a frases que se referían a las almas gemelas como: “mi media naranja”, “somos uno” o “estamos hechos el uno para el otro”. En cambio, al otro grupo les presentaron ideas que aludían a un viaje, como: “hemos caminado juntos”, “ha sido un largo camino” y “hemos llegado lejos”. Posteriormente, las personas debían escribir dos buenos y dos malos recuerdos que habían compartido con su pareja y calificar su nivel de satisfacción con la relación.

Quienes se expusieron a la idea de que el amor es un viaje con altibajos mostraron una mayor satisfacción con sus relaciones, en comparación con quienes se expusieron al concepto del alma gemela. La explicación es sencilla: si creemos que nuestra pareja es nuestra otra mitad, tendremos la tendencia a pensar que debe existir una armonía casi perfecta y carente de conflictos, de manera que cuando surgen los problemas, nos desilusionamos y frustramos.

Ese conflicto puede hacer que nos cuestionemos si nuestra pareja actual es en realidad nuestra alma gemela. Si decidimos que no lo es, es probable que no nos esforcemos mucho por superar ese bache y tiremos la toalla.

Las personas que creen en el alma gemela tienden a rendirse con más facilidad cuando surgen problemas, interpretando esa lucha como una señal de que la relación estaba predestinada al fracaso. Así pueden terminar yendo de flor en flor, coleccionando relaciones infructuosas con la inútil esperanza de encontrar a su media mitad.

De hecho, un estudio realizado en la Universidad del Noroeste reveló que a las personas que creen en el destino les suele costar más perdonar a su pareja cuando esta se equivoca. También se ha apreciado que tienen más probabilidades de romper abruptamente la relación y desaparecer sin dar explicaciones, lo cual se conoce como ghosting. Es probable que quienes buscan a su alma gemela se sientan menos responsables ante la otra persona cuando creen que esa relación estaba condenada al fracaso. A fin de cuentas, piensan que la ruptura no es culpa de nadie, sino del destino.

¿Qué deberías buscar en una pareja para que realmente funcione?

¿Sabías que los momentos críticos en una relación se producen tras el primer año de matrimonio y  alrededor del octavo año? [Foto: Getty Images]
¿Sabías que los momentos críticos en una relación se producen tras el primer año de matrimonio y alrededor del octavo año? [Foto: Getty Images]

La satisfacción con la relación de pareja suele disminuir con el paso del tiempo. Los momentos críticos se producen tras el primer año de matrimonio, cuando el nivel de satisfacción cae drásticamente, y alrededor del octavo año, cuando se produce otra reducción acelerada de la satisfacción, según un estudio realizado en la Universidad Estatal Wright.

Para superar esos baches es fundamental que ambas personas están dispuestas a comprometerse y, sobre todo, que sean lo suficientemente flexibles como para aceptar los “defectos” del otro. Todas las parejas viven altibajos, desacuerdos y conflictos. Comunicar nuestras necesidades, frustraciones y expectativas; así como discutir sobre las cosas que vemos de manera diferente no es negativo y mucho menos es una señal que indica que estamos con la persona equivocada. Todos somos únicos, por lo que es imposible que veamos las cosas de la misma forma. Las discrepancias entre dos personas son ineludibles.

Por tanto, en vez de centrarnos en buscar a nuestra alma gemela, sería mejor que buscáramos a una persona con una mentalidad de crecimiento, justo lo opuesto a la creencia en el destino. Cuando conozcamos a una pareja potencial, antes de dar el siguiente paso, sería más conveniente indagar en su visión de las relaciones románticas. Que nos diga que está buscando a su alma gemela puede parecer muy romántico al inicio, pero al cabo de unos meses esa creencia puede convertirse en una espada de Damocles que pende amenazadora sobre la relación.

En cambio, las personas con una mentalidad de crecimiento entablan relaciones de pareja siendo conscientes de que necesitarán conocerse y crecer juntos a través de las experiencias compartidas. Quizá su discurso no suene muy romántico, pero se ha constatado que la creencia en el crecimiento constituye una base más sólida para el amor porque estas personas se enfocan más en cultivar las relaciones.

Saben que las relaciones se construyen, no se encuentran. Son conscientes de que surgirán desacuerdos, pero también comprenden que esas diferencias pueden representar una oportunidad para conocerse mejor y estrechar el vínculo afectivo. Eso les ayuda a crecer como pareja y mantener relaciones más satisfactorias a largo plazo.

Por supuesto, buscar a una persona con una mentalidad de crecimiento no implica hacer caso omiso a otras características importantes y mucho menos atarse a una relación tóxica que no funciona. De hecho, se ha apreciado que otro de los aspectos más importantes que predicen el éxito de una pareja es que ambos estén a gusto en la relación y se sientan libres para ser ellos mismos delante del otro.

Tener intereses, valores y sueños comunes es importante para que ambos puedan construir la vida que desean. Pero lo cierto es que buscar pareja no difiere sustancialmente de otras búsquedas importantes que emprendemos en la vida. Más allá de la química inicial, el éxito proviene del esfuerzo y el compromiso diario sustentado en una mentalidad de crecimiento compartida.

Más historias que te pueden interesar

5 señales para saber si vale la pena salvar tu relación de pareja

Romper y reconciliarse una y otra vez: ¿un hábito positivo o dañino?

7 formas en las que saboteas tu relación de pareja sin darte cuenta

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente