Nieves Álvarez y su vestido 'menos es más' para una noche en la ópera

Ni la lluvia ni las bajas temperaturas consiguieron empañar la noche madrileña de este miércoles. Una ocasión en la que algunos de los rostros más conocidos del país se encontraron en el conocido Teatro Real con motivo de la gala benéfica en la que el plato fuerte sería la actuación del tenor Javier Camarena. Anne Igartiburu, Nuria Fergó o la Marquesa de Griñón fueron algunas de las invitadas que se convirtieron en el centro de atención gracias a sus vestidos de fiesta, que les hicieron brillaron con luz propia. En los primeros puestos de la clasificación de mujeres con más elegancia, también se ganó su puesto Nieves Álvarez, quien suele aprovechar estas citas para demostrar sus conocimientos sobre tendencias. Para la ocasión, la modelo sorprendió con un look largo hasta los pies minimalista de escote asimétrico que prueba que el 'menos es más', al menos en cuanto a elecciones de estilo se refiere, siempre es un acierto.

Nieves Álvarez

Si algo caracteriza a la presentadora de Flash Moda es que se atreve con todo tipo de propuestas, incluso cuando se trata de looks de inspiración nupcial. El vestido para su noche en la ópera, de escote asimétrico y en un intenso color verde menta, dejaba uno de los brazos a la vista. El otro se encontraba cubierto por una manga larga rematada en una hombrera picuda, al más puro estilo 1980. La creación era obra del diseñador australiano Alex Perry, quien puede presumir de cartera de clientas al contar con nombres como Heidi Klum, Sandra Bullock o Sara Sampaio, por poner unos ejemplos. Con un patrón entallado, el diseño se ceñía hasta por debajo de la cadera. A continuación, la falda se abría de manera fluida cubriendo delicadamente los pies.

Nieves Álvarez

El movimiento de la prenda lisa reveló uno de los secretos del look de la modelo que creó el estilista Víctor Blanco: las sandalias doradas de Christian Louboutin que hacían juego con un bolso de mano rígido de incrustaciones de Olivier Bernoux. Estos dos complementos no fueron los únicos toques dorados de la mezcla. Nieves sumó más puntos de estilo con un collar de Bvlgari, la gargantilla que imita a una serpiente enroscada y que es una de las piezas más icónicas de la firma de joyas.