Nieve todo el año en Madrid SnowZone

Esther Bedia Alonso

El buen tiempo no suele contrariar a nadie. Al revés, se tiende a asociarlo con vacaciones, ocio, actividades al aire libre... Pero ¿qué pasa cuando del frío depende la diversión? Sin ir más lejos en los pasados Juegos de Invierno de Sochi las inesperadas altas temperaturas echaron por tierra los sueños olímpicos de algunos deportistas. ¿Qué hacer en un país como España cuando la nieve no llega? Una opción más barata que viajar al extranjero es visitar la única pista de nieve cubierta de España, SnowZone, situada en Madrid y abierta los 365 días del año.


Desde su inauguración en 2003 Madrid SnowZone está integrada en Madrid Xanadú, uno de los centros comerciales y de ocio más grandes y visitados de España. “Cuenta con dos pistas de esquí, una para principiantes de 100 metros y otra para expertos de 250 metros, así como con tres carriles de tobogganing. Como remontes mecánicos cuenta con un telesilla de cuatro plazas, dos telesquís y una cinta transportadora”, explica Javier Villar, su director general.

Según Villar, para los amantes del deporte blanco el principal atractivo de esta pista cubierta es “la seguridad en su más amplio sentido”. Por un lado, la nieve está asegurada todo el año, algo que en una estación convencional depende de factores en la mayoría de los casos ajenos a la voluntad de sus gestores. Y por otro, “seguridad física al carecer de piedras, precipicios u otros accidentes naturales, por lo que es ideal para aprender y dar los primeros pasos en este deporte”, añade Villar. Madrid SnowZone (MSZ) abre entre 10 y 12 horas diarias dependiendo de la temporada y ofrece alquiler de equipo completo, incluyendo pantalones y chaqueta.

[Relacionado: Nuevas metas para esquiadores avanzados]

Desde su apertura “más de 400.000 niños han aprendido a esquiar en MSZ. Esto nos convierte en la mayor escuela de esquí de España”, asegura María González, directora de marketing. En su opinión es “el sitio ideal para aquellos que quieran recibir unas nociones de esquí y aprender antes de subir a la montaña o simplemente disfrutar de la nieve deslizándose en nuestro tobogganing”. Los más atrevidos también pueden sacarle partido a su Snowpark con siete módulos donde practicar freestyle.

En cuanto a la calidad de la nieve, una de las mayores preocupaciones de los esquiadores, Javier Villar hace hincapié en su excelencia, ya que en SnowZone la temperatura y la humedad son parámetros totalmente bajo control. “La nieve se produce igual que en la naturaleza, los cañones de nieve expulsan exclusivamente agua y aire a presión que al entrar en contacto con el aire que está a temperaturas bajo cero se convierte en pequeños cristales o copos de nieve. La ventaja es que podemos producir tanta nieve como queramos y siempre que queramos”, explica su director. Aunque el contacto con la naturaleza es insustituible Villar afirma que “el efecto al esquiar es igual al de una pista de nieve”.

[También te puede interesar: Las mejores 'apps' para esquiar]



Exprime tu visita sin vaciar tus bolsillos

El domingo 2 de marzo MSZ celebró el Carnaval con descuentos del 50% para todo aquel que acudiera disfrazado y el mejor disfraz tenía premio: un fin de semana para dos personas en una estación del grupo N´PY Nuevos Pirineos. Además, entre los asistentes se sortearon 75 accesos gratuitos y un forfait para esquiar ilimitadamente desde el 1 de marzo hasta el 30 de septiembre.

Las ofertas del resto del año son muy variadas. Los lunes y los jueves, por ejemplo, son los más indicados para iniciarse en el esquí o el snow, ya que por 30 euros se compran cuatro horas de acceso a pista, una clase de dos horas y el alquiler del equipo. Los miércoles y los viernes hay un 50% de descuento en accesos con y sin alquiler y tobogganing por ser los días del esquiador. Para esquiar sin límite desde el 1 de marzo al 31 de octubre MSZ ofrece un forfait por 119 euros. Y el plan familiar no se queda atrás; por 69 euros dos adultos y dos niños tienen acceso a pista durante dos horas.

[Galería: