Cuando Nicole Kidman dejó por los suelos a su expareja Tom Cruise con una frase

·3 min de lectura

Nicole Kidman y Tom Cruise fueron una de las parejas estrella del Hollywood de los 90. A la vez que nos conquistaban en la gran pantalla con películas como Un horizonte muy lejano, su amor también fraguó entre los espectadores que admiraban expectantes la química y carisma que desprendía la pareja. Pero por muy admirada que fuera, su relación terminó por romperse en 2011, once años después de que se unieran en matrimonio en 1990. En aquel momento hablaron de diferencias irreconciliables, aunque en ningún momento llegamos a saber la razón por la que ambos intérpretes decidieron seguir caminos separados.

Lo que está claro es que Kidman y Cruise no acabaron bien, y aunque llevaron su separación con discreción y sin que el huracán mediático afectara a sus carreras, pequeños gestos demostraron que su relación no era todo lo idílica que podíamos pensar. Y un claro ejemplo lo encontramos en una entrevista de la actriz con David Letterman en 2001, donde con una sola frase dejó completamente por los suelos a su expareja y nos dio a entrever que la sombra estuvo tiempo volando sobre su unión.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El vídeo, que se ha viralizado recientemente en redes sociales como Twitter o Reddit, ha vuelto a despertar el interés por la pareja más de 20 años después de su separación. En el clip, se puede ver a David Letterman insistiendo a Kidman sobre su divorcio, tema que por aquel momento estaba a la orden del día en todos los medios. La actriz podía haber hecho oídos sordos y tratar de esquivar la cuestión, pero en su lugar sentenció la conversación con unas pequeñas palabras con mucho significado detrás. “Bueno, ahora puedo usar tacones".

Letterman y los espectadores del plató estallaron en carcajadas ante esta nada sutil pulla de Kidman, momento en el que ella mostró una tímida expresión facial antes de pronunciar un, “sigamos adelante”. "Guau, guau. Eso te va a costar", le respondió el presentador conociendo las muchas implicaciones que traía su frase.

De primeras puede parecer una pequeña broma sin importancia, pero cualquiera que esté al día de todo lo que se cuece en Hollywood sabrá que la altura de Tom Cruise siempre ha sido objeto de burlas. Y no precisamente de su agrado. El actor mide alrededor de 1,70 metros, mientras que Kidman tiene una estatura sobre los 1,80, diferencia que era notoria en cada uno de los paseos de la pareja en sus apariciones públicas. Y si tenemos en cuenta que Cruise siempre intentó llevar un perfil profesional que solo lo relacionara con sus películas y dando entrevistas donde casi siempre dice lo mismo, podemos imaginar que el comentario de Kidman no le habrá hecho mucha gracia.

Nicole Kidman y Tom Cruise en 1991 (Foto: Ron Galella, Ltd./WireImage/Getty Images)
Nicole Kidman y Tom Cruise en 1991 (Foto: Ron Galella, Ltd./WireImage/Getty Images)

La entrevista nos transmite la sensación de que la actriz aprovechó la situación para lanzar un cuchillo afilado a su expareja, que su separación pudo ser más tortuosa de lo que nos hicieron pensar y que, aunque años más tarde siempre han mostrado una actitud amistosa en sus encuentros y declaraciones sobre su relación, en aquellos años no siguieron teniendo una cercanía tan idílica.

Aunque hoy en día todo parece olvidado. Ambos han rehecho sus vidas, Kidman mantiene una relación con Keith Urban desde 2006 y Cruise volvió a casarse con Katie Holmes, de quien se separó en 2012. De hecho, Kidman, en el mismo año en el que consumó su segundo matrimonio, dedicó unas preciosas palabras a su expareja. "Él era enorme, todavía lo es. Para mí, él era simplemente Tom, pero para todos los demás, él es enorme. Pero fue encantador conmigo. Y lo quería. Todavía lo quiero", declaraba para el diario Ladies, donde señaló que para ella el divorcio fue “un gran shock”.

Más historias que te pueden interesar: