Nicolas Cage se saca la espinita con Hollywood con su mejor arma

·4 min de lectura

Hace años que Nicolas Cage dejó de ser una estrella de grandes producciones de Hollywood. Tras ganar su Óscar por Leaving las Vegas, convertirse en un icono del cine de acción con títulos como La roca o Con Air, ponerse tras las cámaras en Sonny, traernos lo mejor de la aventura y el entretenimiento con La búsqueda y destacar en aclamados títulos como El señor de la guerra, poco a poco acabó desplazado a las producciones de serie B, a ser una obsesión de los memes en internet y a acabar relegado al cajón de los iconos caídos. Pero esto nunca quiso decir que el talento de Cage se apagase, como bien acaba de demostrar con su última película.

Nicolas Cage en 'El Insoportable Peso de un Talento Descomunal' (Foto. Katalin Vermes/Diamond Films)
Nicolas Cage en 'El Insoportable Peso de un Talento Descomunal' (Foto. Katalin Vermes/Diamond Films)

Hablo de El insoportable peso de un talento descomunal, una alocada comedia de acción enfocada hacia el autohomenaje y la autoparodia donde el actor se interpreta a sí mismo. Su propuesta parte de la misma situación que ha estado afrontando Cage en los últimos años, la de un actor sin blanca obligado a aceptar un excéntrico trabajo en España para salir a flote. Pero lo que en un principio se trata de una mera aparición en el cumpleaños de un millonario obsesionado con él, acabará derivando a un entramado que involucra a la CIA y a la mafia.

Siendo sincero, no deja de ser otra producción low-cost que se mueve en el terreno del thriller de serie B, muy en la línea de las películas que ha protagonizado el actor en todos estos años. No hay más que ver el argumento tan surrealista con el multimillonario obseso, la mafia, un secuestro de la hija del presidente del Cataluña e incluso nuestro Paco León interpretando a un villano pasadísimo de rosca, por no hablar de sus secuencias con acción caótica y chapucera. Pero esto al final queda en un segundo plano, porque las referencias, homenajes y parodias a la carrera de Nicolas Cage son tan geniales que acaban por ganarse la película.

Pero lo mejor es lo bien que el actor se lo pasa entrando en este juego. No solo demostrando pasión, ímpetu y diversión en su trabajo en pantalla, también con el empeño que pone en honrar su legado, hacer un recorrido por todo lo bueno y lo malo que ha rodeado a su carrera y mostrar en pantalla todas sus diferentes facetas. Y todo esto da partida a un recital interpretativo que es puro éxtasis para todos aquellos que algún momento disfrutaron con la carrera de Cage, tanto para los que adoraron su vertiente dramática, los que prefieren su faceta de héroe de acción e incluso los que admiran los memes y su recorrido por la serie B.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Aunque yo con lo que me quedo es que Cage ha vuelto a demostrar un talento interpretativo sobresaliente, jugando con las diferentes versiones de sí mismo con una variedad de registros increíbles que pasan tanto por la comedia, el drama o la intensidad oscura. Y esto, sumado a la reflexión y homenaje que hay en El insoportable peso de un talento descomunal sobre la carrera del actor, debería ser suficiente para hacer reflexionar a la industria de Hollywood de que Cage merece una nueva oportunidad en las altas líneas, aquellas de las que fue relegado y a las que incluso ha tenido miedo de intentar darles una nueva oportunidad.

Y puede que aquí, por este carácter referencial, quede más claro que nunca, pero en los últimos años ya nos dio bastantes ejemplos para demostrarlo. Fue el caso de Pig, la película que estrenó en 2020 y que cautivó a la crítica como no había vuelto a hacerlo en años. De hecho, incluso fue nominado a Mejor Actor en los premios de diversas asociaciones de críticos de Estados Unidos, como fue el caso de la crítica de San Francisco y de Los Ángeles o de los Critic Choice Awards. Además, en la pasada década, justo en el momento en el que empezó a caer en esa espiral de producciones estrambóticas, también nos dejó con interpretaciones para el recuerdo, como la que hizo en Joe de David Gordon Green.

Y es que el talento de Cage siempre ha estado ahí y ahora mismo se erige como su mejor arma, aunque nos hayamos limitado a mirarlo como un icono de la serie B y de los memes de internet. Y puede que tras trabajos como este en El insoportable peso de un talento descomunal las cosas vuelvan a dar un giro de tuerca. De hecho, Universal ya ha querido contar con él para hacer de Drácula en Renfield, una superproducción de terror sobre este personaje de la novela de Bram Stoker. Todo un caramelo para demostrar a Hollywood que el Nicolas Cage que tantos éxitos les dio en el pasado está de vuelta.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente