La verdad sobre el origen de 'Rugrats', aventuras en pañales

El consumo televisivo se ha disparado desde que permanecemos confinados en nuestras casas como consecuencia del brote de coronavirus que ha puesto en alerta al mundo. En mi caso me ha dado por echar la vista atrás y conectar otra vez con las series de animación que marcaron mi infancia, títulos que poco o nada tienen que ver con los que entretienen a los niños de hoy, a esa Generación Táctil que a su corta edad ya sabe lo que es una pandemia. Eso sí, quizás todavía muchos pequeños desconozcan las aventuras de Tommy, Chuckie, Phil, Lil y Angélica, los protagonistas de Rugrats, aventuras en pañales. Sin dudas, uno de los productos infantiles estrella de Nickelodeon cuyo curioso origen vengo a revivir en estos tiempos de nostalgia.

(©Nickelodeon)

Digimon, Pokémon, Las Supernenas, La banda del patio (esta última, por cierto, entre el contenido de la recién lanzada Disney+ junto a otras míticas como Chip y Chop: rescatadores o Patoaventuras) las series de dibujos animados nos acompañaron en nuestros primeros años de vida durante los desayunos y las comidas, pero también después de volver del colegio y hasta por las noches cuando Los Lunnis marcaban nuestras horas de sueño con la tarareada Hasta mañana.

Los títulos de animación infantil, y hasta los antagonistas de estas producciones que tan interiorizados tenemos una generación al completo, han evolucionado con el paso de las décadas (ahí tenéis a Peppa Pig y La patrulla canina) pero estoy completamente convencida de que Rugrats es una de esas ficciones para todos los públicos de los noventa que, tras gozar de una larga vida televisiva, podría seguir haciendo las delicias de los nacidos con la llegada del nuevo milenio. Y, por supuesto, también de nosotros mismos porque nunca es tarde para retomar la historia (que ahora se emite en Pluto TV, plataforma streaming propiedad de ViacomCBS) y volver a escuchar el mítico opening que todavía hoy algunos no nos quitamos de la cabeza.

Esta serie clásica, estrenada el 11 de agosto de 1991, ha dejado huella gracias a la transmisión de valores positivos como la amistad, el compañerismo o la autosuperación, y porque está repleta de mensajes muy avanzados con respecto al resto de las producciones de su época poniendo sobre la palestra, por ejemplo, que no hay un solo tipo de familia o la presencia de la diversidad cultural. Pero sobre todo es una ficción que nos enganchó de micos por el simple detalle de situar como protagonistas a unos traviesos bebés con un enorme trasfondo emocional que vivían cada día aventuras imaginarias. Pero, ¿cuál fue el origen de esta serie emblemática de Nickelodeon antes de completar la historia el 1 de agosto de 2004?

En redes sociales corrió como la pólvora que el origen de Rugrats fue verdaderamente macabro ya que tiene como protagonista a Angélica, quien existió en la vida real y mantuvo una difícil infancia porque su madre biológica murió por una sobredosis de heroína. El resto de personajes de la producción fueron producto de su imaginación puesto que Tommy nació muerto, Chuckie perdió la vida junto a su madre y los gemelos no se llegaron a gestar porque los DeVille tuvieron un aborto y nunca conocieron el sexo del bebé. Se cuenta que Susi, que también se menciona en la serie, era la mejor amiga de la tal Angélica y, convertida en psicóloga, vendió la traumática narración de los hechos a Nickelodeon para la realización de la serie infantil.

Este sería el origen para quienes se creen todo lo que oyen, o mejor dicho leen, pero lo cierto es que una de las creadoras desmintió la teoría fan en la Comic-Con 2016 de San Diego. Así, aprovechando una entrevista con BuzzFeed esclareció este oscuro origen alegando que en ningún momento la conspiración había sido confirmada ni dada por válida. Eso sí, el verdadero inicio resulta igualmente peculiar.

Esta serie de animación estadounidense fue creada en 1989 por Arlene Klasky y su marido Gábor Csupó junto con Paul Germain para Nickelodeon. Hasta el año 2012, cuando fue superada por Bob Esponja con su episodio 173, era considerada la serie de duración más larga de este canal de televisión infantil y juvenil ya que se mantuvo en emisión durante 172 capítulos (de 23 minutos de duración) y un total de 9 temporadas.

El origen de Rugrats responde, básicamente, a la proclamación por parte de Nickelodeon de crear sus propias series animadas. La citada pareja de creadores lideraba una empresa de animación desde 1981, Klasky Csupo Inc., cuya dirección (1258 North Highland Avenue) curiosamente se corresponde con la casa de Didi y Stu Pickles. Más allá de este guiño, el matrimonio se inspiró en las travesuras de su propio hijo Brendon para producir un episodio piloto titulado Tommy Pickles y la gran cosa de blanco. “Si un bebé pudiera hablar y se topara con un baño por primera vez en su vida, ¿qué diría?” fue la premisa de este corto animado de seis minutos y medio de duración que estaba protagonizado por Tommy Pickles aunque en este caso el líder de los bebés lucía una camiseta roja en vez de la famosa azul de manga corta que guardamos en la memoria colectiva.

Un capítulo que si bien nunca se emitió marcó la base en el intenso proceso de crear a los personajes con la colaboración de Paul Germain, la mente que consideró que a esta serie infantil le faltaba alguien provocador para triunfar. Y así es como, después de aprobarse el piloto de Rugrats, surgió Angélica que seguramente no sepas que se inspira en una niña que fastidiaba al propio guionista y productor de animación estadounidense cuando era pequeño. Aunque, todo sea dicho, la hija de Drew Pickles no fue inicialmente aprobada por la animadora y diseñadora gráfica Arlene Klasky. "Creo que es una acosadora. Nunca me gustó Angélica", reconoció en un artículo del New Yorker, como recoge RugratOnline.

El episodio El juicio marcó un punto de inflexión en la continuación de Rugrats debido a las tensiones entre Klasky-Csupo y el equipo de escritura de la serie. A pesar de que el animador húngaro actuaba como mediador en las discusiones, las tiranteces fuera de la pantalla provocaron en 1993 el cese de la producción de nuevos episodios (tras la emisión de 65) y el despido de Paul Germain al año siguiente después de servir como productor creativo y editor de historias en dichos capítulos. Es más, la mayoría del equipo de escritores abandonó la empresa aunque no han podido hablar al respecto debido a un acuerdo legal. Eso sí, ocho antiguos escritores llegaron a presentar una carta de protesta a Los Angeles Times solicitando que también se acreditara a Germain como creador de Rugrats y no solo a Klasky y Csupo.

Menos mal que éste no fue el desenlace definitivo del mítico título infantil que en España seguimos a través de La 2 (en Asturias se programó también por el Canal 10 y en País Vasco por ETB1 y ETB3) porque sería demasiado amargo para una ficción que ha cosechado tanto reconocimiento, alrededor de 20 premios incluyendo 4 Daytime Emmy Awards y 7 Kids Choice Awards además de recibir en 2001 una estrella en el legendario Paseo de la Fama de Hollywood.Y es que desde que en 1994 Nickelodeon apostó por transmitir las repeticiones de Rugrats de lunes a viernes la popularidad de este título insignia del canal de televisión estadounidense creció exponencialmente y de 1995 a 2000 se convirtió en su serie de mayor audiencia.

Rugrats regresó a la producción con un nuevo equipo de escritores, estrenándose los nuevos episodios en 1997. El notable reconocimiento y la popularidad de los mismos desencadenaron nuevas historias derivadas ya que el punto de vista de aquellos inteligentes protagonistas en pañales no se podía quedar estancado en la serie original. Así, en 1998 debutó Rugrats: La película -Aventuras en pañales (The Rugrats Movie) que resulta muy significativa, no solo porque se puede ver como un episodio especial extendido ya que se lanzó en medio de la serie original, sino también porque introduce a Dil Pickles (el hermano de Tommy).

Éste no fue el único personaje que se agregó a la historia puesto que en el 2000 se presentó una nueva secuela titulada Rugrats en Paris: La película que añadió a una niña muy aventurera, Kimi, y a Kira (introduciendo así a una madre e hija asiáticas). Pero hay más porque antes de la emisión del episodio final de la producción infantil también se produjo el lanzamiento de la tercera película animada, Rugrats: Vacaciones Salvajes, un crossover que también se concibió como la secuela de Los Thornberrys: La película.

Por suerte para los fans el adiós de la serie madre no provocó el destierro definitivo de Rugrats que ha continuado presente a través de videojuegos y juguetes pero también, coincidiendo con el décimo aniversario de la serie, gracias a Más grandes y traviesos que respondía a nuestra curiosidad por saber cómo serían los protagonistas de mayores. Este título de la productora Klasky-Csupo se estrenó en 2001 y, a pesar de que no logro el éxito de la original, se mantuvo en Nickelodeon durante cinco temporadas, hasta 2008, mostrándonos el crecimiento de los bebés mientras se abordaban sus problemas como adolescentes.

En definitiva, la pandilla de aventureros bebés llegó a convertirse en un fenómeno de masas, causando furor entre la audiencia infantil de mediados de los noventa y provocando que los adultos de hoy tengamos un buen sabor de boca ante esta entrañable serie de animación y hayamos aplaudido hasta con las orejas el próximo lanzamiento, tal como adelantó The Hollywood Reporter, de un reboot de la serie original de 26 episodios y una película de Rugrats en acción real. Una cinta producida por el estudio Paramount Players que tendrá como autor a David Goodman (guionista de series de dibujos no aptas para niños como Padre de Familia o Futurama) y que dará a conocer a Tommy y sus amigos-creados por CGI-a una nueva generación de críos.

Más historias que te pueden interesar: