Nicholas Kimeli supera a Kipchoge en los 5.000m de la Golden Gala de Roma

·7 min de lectura
Photo credit: INA FASSBENDER - Getty Images
Photo credit: INA FASSBENDER - Getty Images

Kenia recuperó este jueves en Roma parte del orgullo perdido en los 5.000 metros masculinos, donde no logran subirse a lo alto de un podio universal desde 2005 superados claramente por sus vecinos etíopes. A falta de medallas en juego, estaba el cronómetro. Y ahí Nicholas Kipkorir Kimeli, un espigado atleta de 23 años que se quedó el verano pasado a las puertas del podio olímpico se convirtió en el primer keniano en los últimos diez años en bajar de los 12 minutos y 50 segundos en la Golden Gala, quinta parada de la Liga de Diamante 2022.

En la cita en la que el año pasado Mohamed Katir batió el récord de España y este año no compareció, Kimeli se marchó con su compatriota Jacob Krop y con el etíope Selemon Kejelcha y cerrando con un último kilómetro en 2:31 y una vuelta final en 57 segundos paró el cronómetro en 12:46.33, que es la séptima marca de la historia y la segunda de un keniano tras Daniel Komen. Eso significa que el registro supera al mejor que en la historia consiguió Eliud Kipchoge en la distancia, 12:46.53 en esta misma pista en 2004.

Photo credit: INA FASSBENDER - Getty Images
Photo credit: INA FASSBENDER - Getty Images

"El tiempo estuvo perfecto e intenté empujar en los últimos 50 metros. Estoy muy orgulloso de ganar mi primera carrera en la Diamond League, porque el año pasado me quedé sin medalla olímpica y este año quiero subir al podio en el Mundial, esto me ha dado mucha confianza", celebró Komen, que esprintó con su compatriota Krop (12:46.79), de 21 años, y le arrastró al noveno puesto de la tabla histórica y dejó clavado en la última contrarrecta a Yomif Kejelcha (12:52.10), que pagó seguramente haber corrido el domingo los 'Trials' etíopes de 10.000m en Hengelo, como le pasó a Selemon Barega, el campeón olímpico de 10.000m y ganador en Países Bajos, que ni siquiera entró en la batalla.

Dani Arce recorta tres segundos a su marca

A los etíopes les fue mejor en el terreno keniano, los 3.000 metros obstáculos, en los que Lamecha Girma aceleró pasado el segundo kilómetro y se marchó con facilidad, volando como un ave sobre las rías y paró el cronómetro en 7:59.23. Hasta hace 10 días, nunca había bajado de ocho minutos y en los últimos lo ha hecho tres veces, en Ostrava, Rabat, donde cedió ante el campeón olímpico Soufiane El Bakkali, y Roma. Girma (2:39 el primer kilómetro, 2:42 el segundo, 2:36 el último) sacó más de siete segundos al resto de africanos (Kibiwott, 8:06.73; Wale, 8:06.74, en un pañuelo).

Pasado el primer kilómetro, la carrera se había roto en dos, y el burgalés Dani Arce asumió el mando de tirar del segundo grupo como si de una liebre se tratase. A pesar de ese esfuerzo, de un tropezón a falta de algo más de una vuelta y del acelerón de los italianos Ahmed Abdelwahed y Osama Zoghlami para superarle y pulverizar sus marcas personales en 8:10 y 8:11, Arce mantuvo el esfuerzo hasta el final y recortó tres segundos su registro. Con sus 8:14.31 (10º puesto) confirmó la mínima mundial y consiguió la europea, y se sitúa por ahora tercero del ranking continental tras los italianos, lo que confirma que aspirará a las medallas en Múnich.

A la otra española del mediofondo no le fue tan bien. Marta Pérez se diluyó en los últimos giros de la carrera de 1.500 metros más lenta de la última década en la Liga de Diamante y terminó 14ª y última en 4:08.72. Pese al ritmo, las favoritas no fallaron: la etíope Hirut Meshesha (4:03.78) superó a su compatriota Axumawit Embaye (4:04.53) y a la británica Laura Muir (4:04.93).

Bastante más impresionante resultó el regreso de la estadounidense Athing Mu a una carrera internacional de 800 metros diez meses después de su título olímpico. Con 19 años recién cumplidos, la elegante atleta de origen sudanés confirmó que ha nacido para dominar la distancia en la próxima década. Con suavidad y facilidad se colocó en la cabeza y tras una primera vuelta en 56,42s, fue dejando atrás a todas las demás, que parecían mucho más esforzadas que ella. Alcanzó la mejor marca mundial del año (1:57.02), y en fila llegaron la francesa Renelle Lamote (1:58.48), la italiana Elena Bello, que pulverizó su marca en casa con 1:58.97, y tras ellas apretaron todas las demás, incluida la keniana Mary Moora, 4ª tras ganar el domingo en Rabat.

Diego García Carrera cede ante los italianos

"Quería venir aquí y ver dónde estaba y estoy muy contenta con el tiempo. El ambiente en el estadio es una locura, muy ruidoso con Gianmarco Tamberi", celebró Mu, aunque en realidad las enormes gradas del Estadio Olímpico presentaran su desangelado aspecto habitual, con más sillas azules vacías que llenas. Cinco oros olímpicos italianos no son suficientes para atraer a los romanos al atletismo.

Sin Marcell Jacobs, lesionado, en el hectómetro, en el saltador recaían todos los focos, pero no pudo corresponder con una victoria en el salto de altura. Se quedó en unos pobres 2,24m, mientras el estadounidense JuVaugh Harrison y el polaco Norbert Kobielski alcanzaron los 2,27 metros sobre el tartán mojado por la lluvia caída en la capital italiana horas antes del mitin.

Photo credit: Tullio M. Puglia - Getty Images
Photo credit: Tullio M. Puglia - Getty Images

Un mitin que empezó con otro oro italiano, Massimo Stano, que cedió ante otros dos compatriotas, Francesco Fortunato y Gianluca Picchiottino capaces de completar los poco habituales 3.000 metros marcha en menos de 11 minutos. Stano llegó tercero y a su espalda entró el madrileño Diego García Carrera con 11:08.01 en su primera marca oficial en la distancia tras tirar en cabeza durante el primer kilómetro, en lo que era oportunidad de llevar la especialidad a la Liga de Diamante, aunque fuera como mera exhibición.

Camacho-Quinn sigue volando en las vallas

El ambiente húmedo y la pista mojada no iban a favorecer a la velocidad, que parece gafada en esta temporada de Liga de Diamante. Aún así, se vieron cosas interesantes como la mejor marca mundial del año de la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn en los 100 metros vallas con 12,37s. La campeona olímpica está intratable y cinco de las diez mejores marcas del año son suyas.

Además, Fred Kerley ganó los 100m en 9,92s y Kenneth Bednarek los 200m en 20,01s en el camino que los velocistas estadounidenses siguen recorriendo hacia su Mundial. En los 400m lisos, en cambio, el granadino Kirani James, campeón olímpico en 2012, batió con 44,54s a Vernon Norwood (44,81s) y Michael Cherry (45,24s).

Los 200 metros femeninos vivieron un desenlace más inesperado: Shericka Jackson superó claramente a la triple campeona olímpica, la también jamaicana Elaine Thompson-Herah, que penó por lograr la segunda plaza. 21,91s para Jackson, 22,25s para Thompson-Herah y 22,27s para la británica Dina Asher-Smith. La doble campeona olímpica de 400m Shaunae Miller-Uibo paró el crono en 22,48s.

En los 400 metros vallas, la neerlandesa Femke Bol mejoró su marca del lunes en Hengelo y se impuso con 53,02s, sin oposición apenas de la jamaicana Janieve Rusell (54,18s) y de la ucraniana Anna Ryzhykova (54,50s). Es la segunda mejor marca mundial del año tras los 51,61s de Sydney McLaughlin el domingo.

Ceh, por encima de 70 metros

El joven esloveno Kristjan Ceh sigue impresionando cuando agarra el disco. Otra vez consiguió lanzarlo por encima de los 70 metros y batir el récord del mitin con 70,72m en el último intento, derrotando además al suizo Lukas Weibhaidinger (68,30m) y al campeón olímpico, el sueco Daniel Stahl (65,87m). En el peso, el estadounidense Joe Kovacs se impuso con 21,85m al croata Filip Mihaljevic y al polaco Konrad Bukowiecki, ambos con un mejor lanzamiento de 21,18 metros.

En la longitud femenina, la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk (6,85m) superó a líder mundial Malaika Mihambo (6,79m) y a la estadounidense Quanesha Burks (6,77m). En la pértiga, Sandi Morris sacó más de 21 centímetros al resto y con 4,81m estableció la mejor marca del 2022.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente