Niños pueden manejar el miedo por COVID-19 con juegos y dibujos

Berna Iskandar
Colaboradora
Los niños somatizan el miedo por el coronavirus con diferentes malestares y dolencias. (Foto: Getty Images).

Son preocupantes los reportes de profesionales sanitarios, pediatras, psicólogos, enfermeras, consultoras de lactancia, así como las comunicaciones que recibo cada día de padres que me escriben desde distintos países.

Los niños se están  viendo afectados por la somatización del estrés debido al miedo y el encierro.  Irritabilidad, agresividad, rabietas frecuentes e intensas, alteraciones de la alimentación y del sueño, pesadillas, terrores nocturnos, dolores intensos de cabeza y de estómago, incremento en la ansiedad de separación, conductas regresivas, son algunos de los síntomas.

Aparecen cálculos de aumentos hasta del 75% de consumo de pantallas y por tanto del riesgo de adicción infantil a la heroína del siglo XXI, así como incremento de obesidad infantil por la falta de actividad física y mayor consumo - por ansiedad- de comida procesada alta en grasa y azúcar añadida.

La emergencia del COVID-19 está afectando seriamente la salud mental infantil, lo cual podría generar factores de traumas para este segmento de la población muy vulnerable y cuyas consecuencias a escala poblacional a corto, mediano y largo plazo todavía no podemos dimensionar.

El miedo en los menores por la pandemia

El miedo excesivo generado por el manejo tóxico de la información en los medios y redes sociales, las medidas radicales e indiscriminadas de confinamiento que se han cebado sobre todo con los niños y adolescentes, la presión escolar absurda que se ha impuesto sobre la infancia confinada en casa, entre otras situaciones, predispone al riesgo de aumento global de trauma infantil.

Ojala hubiéramos sabido sortear oportunamente todos esos factores evitables. Ahora necesitamos reparar los daños. Necesitamos más que nunca recursos apropiados, sencillos y al alcance de las familias para ayudar a nuestros hijos e hijas a mitigar el impacto del trauma infantil.

El psicólogo español, José Luis Gonzalo, explica en el canal de youtube Quédate en casa con salud  que puede ser muy complicado e incluso retraumatizante hablar directamente a los niños sobre hechos trágicos. Es más favorable usar otros medios que ayudarán a los niños a conectarse y expresar su mundo interno. El juego, los cuentos, el dibujo pueden ser, además de una fuente de disfrute y de placer, una manera de expresar lo que el niño siente y una vía para transformar las experiencias dolorosas o inquietantes, al darle forma para que tenga sentido.  

Toda forma de arte es factor de resiliencia. “Por eso dejar que los niños dibujen y jueguen es una manera de hacerles resilientes”, sentencia José Luis Gonzalo.

A través del dibujo los niños pueden manejar sus emociones por la pandemia. (Foto: Getty Images).

Los niños todo lo aprenden, digieren, expresan, elaboran, perciben, mediatizan  con el juego. Podemos permitirles esto como recurso para integrar las experiencias de estrés, mitigando así el posible riesgo de trauma.

Facilitar elementos, objetos o juguetes vinculados con la situación que viven y que pudiera inquietarles como muñecos, carritos, ambulancias, casitas,  kits médicos de juguete o dejarles acceso a objetos y  materiales que puedan usar libremente de forma simbólica para representar escenarios como el de alguien que se enferma y va al médico, la familia encerrada en casa que no puede ir al parque o llevarlos a la escuela. Permite que tus hijos se sientan libres para jugar como les plazca, déjalos que sean protagonistas del juego y seguramente interpretarán roles, recrearán vivencias, conectando con su mundo interno y dejando salir lo que sienten, construyendo soluciones imaginarias a las amenazas que les angustian.

Déjalos jugar una y otra vez el mismo juego o el que les plazca con libertad, haciendo lo que quieran, sin intervención de los adultos salvo que nuestro hijo lo pida, con el entendimiento de que son ellos los protagonistas y expertos de la historia que van creando. Este recurso puede ayudarnos a registrar las inquietudes que expresan nuestros hijos para acompañarles respetuosamente a elaborarlas dentro de un espacio seguro y protegido.

El dibujo, las artes plásticas como la elaboración de figuras con masas, los títeres hechos con base en materiales reutilizados (cartones, botellas, cucharas de madera…), pueden servir como elementos o personajes para desarrollar historias.

Deja a disposición papel, lápices de colores, acuarelas, plastilina para que creen libremente. Todo esto facilitará la expresión del niño de manera que puedan surgir personajes, situaciones, interacciones mediante las cuales expresen su mundo interno con manifestaciones simbólicas.

El monstruo que pudiera ser la representación de la amenaza del coronavirus, y el súper héroe que lo atrapa y lo destruye,  creándose así en el pequeño  la sensación de control de la situación que le inquieta, ayudándole a liberar emociones, al tiempo de elaborar y darle sentido a las vivencias que le perturban. 

José Luis Gonzalo recomienda a los padres participar en calidad de facilitadores si el niño lo permite y está abierto para ello. Explica que entendiendo que el niño es el experto en su dibujo,  podríamos  hacer una exploración respetuosa con preguntas abiertas hechas con curiosa amabilidad,  “¿cuéntame que está pasando aquí, veo que hay un súper héroe, veo algo que parece un monstruo”. De esta manera ayudaremos al niño a que  “redondee la experiencia”.  

Los cuentos son otro recurso magnífico para la elaboración de emociones y trabajar el trauma infantil.  Historias relacionadas con las vivencias que inquietan a las criaturas, por ejemplo la enfermedad o las emociones de miedo y rabia.

Así como también sobre la cotidianidad, sus abuelos, la ciudad, los parques, la escuela, el campo, sobre lo que está afuera y lo que no podemos visitar. Historias sobre aquello que extrañamos, la convivencia todo constituye un recurso para conectar con nuestros hijos, crear espacios lúdicos e íntimos, de conexión e intercambio que aportarán un factor de resiliencia para nuestros pequeños en tiempos difíciles.

Noticias relacionadas

Con los niños en casa: prepara deliciosas 'hot cakes' o panqueques integrales

Con los niños en casa: Crea personajes increíbles con la borra del café

El sistema escolar con o sin pandemia: ¿está ayudando al desarrollo infantil?

Berna Iskandar

@conocemimundo