En la nevera de Nino Redruello (y su mujer)

nino redruello
En la nevera de Nino Redruello (y su mujer)

Entre las últimas aventuras de Nino Redruello nos encontramos The Omar o la coctelería Hijos de Tomás, ubicados en el hotel Thompson de Madrid, pero la historia de este cocinero con una envidiable visión empresarial viene de lejos. Es la cuarta generación de la familia fundadora de La Ancha y creador del exitoso Fismuler. Durante la pandemia se atrevió a subirse al carro del 'delivery' con su famosísimo Escalope Armando. Otro de sus últimos logros es el libro 'Las recetas de La Ancha', donde recopila las más icónicas recetas de su vida y las de sus antepasados. Pero, ¿cómo es Nino Redruello en su casa? ¿Cómo funciona su cocina en el día a día?

Al colarnos en la nevera de Nino Redruello, hemos descubierto que la verdadera protagonista de ella es su mujer Paloma. Ella es quien coordina y cocina en casa habitualmente. La nevera en casa de los Redruello es bastante divertida y los alimentos más básicos conviven con otras rarezas. Sus dos neveras siempre están repletas de comida y ordenadas en cierta manera por el frenético ritmo de vida que tiene una familia como la suya.

En la nevera de Nino Redruello y Paloma Ruiz del Real, sus caprichos comparten protagonismo con la alimentación de sus hijos. Por eso hay tantos huevos, muy versátiles para los niños, mantequilla o yogures, que Paloma también utiliza para hacer aliños y salsas. Como debe ser, intentan aprovechar la comida al máximo y no tirar nada. Son de los que guardan en 'tuppers' todas las sobras y comerlas otro día. Eso es algo que a Nino en particular, le pone de muy buen humor.

En la balda superior de la nevera Nino Redruello esconde sus dos caprichos gastronómicos: las salsas exóticas, a las que ha bautizado como salsas 'frikiNino', y el chocolate, que sus hijos siempre intentan 'robarle' subiéndose a un taburete.

Entre las cosas sorprendentes que hay en su nevera se encuentra la gran cantidad de leche, de todos los estilos, incluyendo también las bebidas vegetales que suele beber Paloma. Lo más dulce son las mermeladas y lo más picante podría ser la salsa Valentina.

Al preguntarles por el 'batch cooking', ambos se parten de risa porque es algo que está completamente fuera de sus vidas. Con todo el lío que tienen y los cuatro niños, lo último que les apetece es darse un atracón de cocinar los domingos. Eso sí, gestionan un cuadrante semanal con las comidas para comprar y cocinar con lógica. De hecho, para Nino Redruello, una nevera de revista no es aquella que está perfectamente ordenada y con etiquetas sino aquella que funciona correctamente y en la que los alimentos se consumen de forma consecuente.