‘Unorthodox’, la serie que estremece con la historia real de una mujer jasídica en busca de libertad

·9 min de lectura

En los últimos años han proliferado las series centradas en la comunidad judía. La televisión ha explorado esta religión, siempre asociada a la memoria histórica del Holocausto, desde varios géneros y puntos de vista. Desde el humor con La maravillosa Sra. Maisel, desde el drama íntimo con Transparent, o más recientemente desde el thriller y la reconstrucción histórica alternativa con Hunters y La conjura contra América. Ahora, Netflix también aborda el tema con su nueva miniserie, Unorthodox, estremecedor drama sobre una joven judía que escapa de su estricta comunidad jasídica en Nueva York para iniciar una nueva vida en Berlín.

La serie, que está entre las más vistas de la plataforma desde su estreno el 26 de marzo, está inspirada en una historia verdadera, pero no todo lo que cuenta ocurrió en la realidad, o al menos no exactamente como vemos en pantalla. A continuación os contamos qué es real y qué partes de la historia han añadido o modificado para su adaptación televisiva.

'Unorthodox' (cortesía de Netflix)
'Unorthodox' (cortesía de Netflix)

Unorthodox es una producción alemana de cuatro episodios que cuenta la historia de Esther Shapiro (Shira Haas), una chica de Williamsburg, Brooklyn, que decide huir de su comunidad judía ultraortodoxa y su matrimonio concertado en busca de una nueva vida alejada de las rígidas normas de su religión. La miniserie, escrita por Anna Winger y Alexa Karolinski y dirigida por Maria Schrader (Deutschland 83), está basada en la autobiografía de Deborah Feldman Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots y se rodó principalmente en yiddish (lengua hablada por los judíos de origen alemán), además de inglés y alemán.

Esther, conocida cariñosamente como Esty, viaja hasta Berlín, donde vive su madre, que desertó años antes tras romper las reglas de su comunidad de forma escandalosa. Esty sueña con un nuevo comienzo en la ciudad alemana, tan vinculada a la historia de su pueblo, donde hará nuevos amigos, tratará de ingresar en un conservatorio de música y descubrirá un mundo de posibilidades fuera de la prisión en la que vivía. Mientras, su marido, Yanky (Amit Rahav), le sigue la pista junto a su primo para encontrarla y llevársela de vuelta a Nueva York.

La serie nos habla de cómo la religión y la educación (o la falta de ella) pueden utilizarse como herramientas de opresión para la mujer, para convencerla de que no sobrevivirá fuera y así encadenarla. Según vemos retratado en ella, la tradición jasídica reduce a la mujer a una sirvienta del hombre que debe ser modesta, sumisa y cumplir la única función de servir a su marido y tener hijos. De ahí que al comprometerse, entre otras cosas esta deba perder su cabello (la escena en la que le rapan la cabeza es desgarradora) y empezar a llevar una peluca que convierte a todas las esposas jasídicas en la misma mujer, sin identidad propia ni voluntad.

Unorthodox transcurre a caballo entre el pasado en Nueva York, donde vemos a Esty iniciando su vida como esposa, y el presente en Berlín, donde encontrará la libertad. El contraste entre ambos tiempos es escalofriante. En el pasado, Esty es sometida a rituales y tradiciones que desvelan un sistema de valores basado en el miedo, la culpa, la vergüenza y la ignorancia; desde la elección de un marido mediante casamentera hasta las clases para ser “una buena esposa”, pasando por la “orientación” sexual que las jóvenes reciben al casarse. Como explican a Esty en el segundo episodio, el único propósito del sexo es tener una familia, las relaciones maritales deben ocurrir solo los viernes, el hombre encima y la mujer debajo siempre, y ella no debe acercarse a su pareja durante la menstruación, por lo que deben dormir en camas separadas. Incluso el Holocausto se utiliza como estrategia de presión para tener niños: “Estamos reponiendo los seis millones de judíos muertos”. Terrorífico.

(Anika Molnar/Netflix))
(Anika Molnar/Netflix))

En Berlín vemos a Esty cuestionándose su fe y escapando de las reglas degradantes que la asfixiaban para crear su obra maestra: su propia vida, una en la que ella tome las decisiones y descubra el mundo a su manera, un auténtico renacer. En su comunidad, la mujer tiene prohibido cantar o tocar música porque se considera “inmodesto o seductivo”, por eso en Berlín la música se convierte en su válvula de escape. En sus ojos vemos la ilusión y la curiosidad, el deseo de ser libre y experimentar lo que viven los demás, pero también el dolor, la soledad y el miedo que le provoca la sombra de su religión y su pasado intentando alcanzarla.

La actriz que interpreta a Esty, Shira Haas, realiza un trabajo absolutamente conmovedor. La fragilidad de su aspecto (es tan menuda que parece una niña) contrasta con la creciente fortaleza de su espíritu, y su evolución a lo largo de la miniserie es profundamente emocionante. Ella convierte el acto de bañarse en un lago en una de las escenas más trascendentales y emotivas de la temporada televisiva. Una actuación matizada y a flor de piel que no debería pasar desapercibida en la próxima temporada de premios.

UNA VIDA REAL, REORDENADA PARA LA FICCIÓN

Como ya he mencionado, Unorthodox se basa en las memorias de Deborah Feldman, publicadas en 2012, pero la miniserie no adapta su historia de forma literal, sino que crea una ficción a partir de la realidad de la autora y la de muchas mujeres como ella. En una reciente entrevista con The New York Times, Feldman (que tiene un cameo en la serie) habló sobre la experiencia de ver su vida convertida en una obra de ficción y desveló que accedió a que se realizaran cambios: “Da miedo darle a alguien tu historia para que la traslade a la pantalla porque pierdes el control. Pero por otro lado, yo ya sabía que no quería formar parte de ese control. Tuvimos muchas conversaciones sobre cuándo puedes sacrificar la exactitud y cuándo no, y decidimos que podían hacerlo siempre que no afectase a la narrativa”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por ello, Unorthodox no es íntegramente fiel a la experiencia real de Feldman. Para empezar, el libro muestra más facetas de su comunidad judía en Williamsburg, mientras que la serie se centra sobre todo en la familia de Esty y prescinde de escenas en la escuela o la sinagoga, que sí son importantes en las memorias. Por otro lado, Feldman explica que la escena en la que Esty por fin se enfrenta a su marido -un hombre, por cierto, al que amó de verdad, y que nunca es retratado en la serie como un villano, sino como otra víctima de su religión- no ocurrió en la vida real. “Cuando por fin le dice todo lo que piensa y por fin se libera, es como un volcán. Me sentí celosa porque yo nunca tuve un momento así”, cuenta Feldman en la misma entrevista, “Me conmovió y me hizo desear haber hecho lo mismo. Me hizo admirarla. Espero que otras personas lo vean y quieran ser como ella.

Los principales detalles biográficos de Esty Shapiro sí se corresponden con los de la autora. Feldman nació en 1986 y creció en el seno de una familia jasídica en Williamsburg. Su familia solo hablaba yiddish y tenía prohibido hablar en inglés en casa. Al igual que en la serie, Deborah fue criada por sus abuelos porque su madre había rechazado su religión poco después de que esta naciera. Su padre sufría una enfermedad mental y no podía cuidar de ella (según Distractify). A los 17 años comenzó su matrimonio concertado y a los 19 tuvo un hijo. Fue entonces cuando decidió perseguir su sueño de estudiar y se enroló en la universidad privada Sarah Lawrence, lo que la llevó a abandonar a su marido en 2009.

Aquí es donde Unorthodox y la vida real de Feldman se bifurcan. Su primera novela se publicó en 2012. Dos años después escribió una secuela, Exodus, en la que continuaba su historia de independencia y éxodo religioso narrando un inolvidable viaje a Europa para explorar sus raíces judías. No fue hasta 2014 cuando viajó a Berlín, ya como madre divorciada. Es decir, lo que vemos en la miniserie es una reordenación de los acontecimientos de su vida con propósitos narrativos. En Unorthodox, Esty se marcha a Berlín antes de tener a su hijo. En la vida real, su emancipación tuvo lugar en Nueva York, años antes de emigrar a Alemania, donde sigue residiendo actualmente. Es decir, la línea temporal difiere entre la serie y la realidad, pero la esencia de la historia es la misma, que es lo importante.

LA HISTORIA DE MUCHAS MUJERES

Netflix ha acertado con Unorthodox, una producción muy cuidada en todos los aspectos, con interpretaciones excelentes y un gran detallismo en la recreación de la comunidad ultraortodoxa y sus rituales (la escena de la boda de Esty y Yanky es tan triste como hermosa). La historia de Esty Shapiro arroja luz a una oscura realidad que tiene lugar en pleno siglo XXI cerca de núcleos tan cosmopolitas como Nueva York, nos habla de la lucha contra el miedo y el silencio, y nos muestra cómo las personas pueden hacer tanto daño en nombre de la religión.

No obstante, Unorthodox también está llena de optimismo. Es la historia de una joven recuperándose y descubriéndose sí misma. De un acto de desafío que lleva a uno de liberación (“Su poder está en tu cabeza. Escapar es posible”, le dice su madre). De aprender a vivir, soñar y sentir el placer. De la búsqueda de otra familia, formada por personas que han huido de sociedades que no les permiten ser ellos mismos. Un relato catártico de supervivencia y empoderamiento femenino que cuenta una realidad individual y colectiva a la vez, la de una mujer concreta y la de muchas mujeres que siguen atrapadas entre las rejas de la tradición.

Unorthodox está disponible en Netflix. Y si queréis saber más sobre la historia de Esty y el proceso de creación de la miniserie, no os perdáis el documental Making Unorthodox, también disponible en la plataforma.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente