Netflix y la historia del asesinato de una esposa embarazada y sus hijas que hiela la sangre

·9 min de lectura

Quizás recuerdes el caso Watts que sacudió a toda una nación en el año 2018, o probablemente no te suene de nada, pero no importa en qué posición te encuentres, El caso Watts: El padre homicida consigue dejarnos con la sangre helada. Más bien congelada y sin correr por nuestras venas.

Este documental, que forma parte de la sección true crime de Netflix desde el miércoles 30 de septiembre, relata uno de los casos criminales más terribles de la historia reciente americana a través de imágenes policiales de archivo y videos subidos a redes sociales. Es decir, no cuenta con una voz narrando el caso, ni con entrevistas que carguen con el peso narrativo de la historia. Aquí las imágenes hablan por sí solas y logran crear un relato que consigue dejarnos petrificados.

Shanann Watts/Netflix/2020
Shanann Watts/Netflix/2020

En un principio no quería escribir muy profundo sobre el caso porque temía revelarles los spoilers del documental, pero viendo el título traducido al español, pues ni caso. Mientras en EEUU la plataforma fue más astuta y recurrió a un título menos revelador como "American Murder: The family next door" (algo así como Asesinato Americano: la familia de al lado), en España fueron directamente al grano con el spoiler en el título: "El caso Watts: el padre homicida". Y digo spoiler porque el documental recrea los detalles de forma tan minuciosa que la revelación final es precisamente el título, algo que solo se descubre cuando el hombre confiesa. Tal y como se vivió entre el público y la prensa estadounidense hace dos años.

Pero ni modo, en España ya lo sabemos desde que leemos el título. Poco astuto por parte de Netflix, la verdad. Pero vamos al caso. El documental dirigido por Jenny Popplewell se adentra en un caso relativamente reciente ocurrido en agosto de 2018 en un pueblo de Colorado, EEUU. Un asesinato que sacudió al país por completo ante la frialdad de un padre y esposo que se deshizo de su familia simplemente por querer empezar una nueva vida con una amante que había conocido d mes atrás.

El documental consigue el propósito de impactarnos tanto como pretende porque nos adentra en la vida de los protagonistas a través de sus propias imágenes dado que la esposa documentaba todo en redes sociales. Vídeos, encuentros, celebraciones, momentos… absolutamente todo. Y como es habitual en las redes, lo que vemos es una familia idílica. Dos padres enamorados que cuidan de sus pequeñas de 4 y 3 años con amor incondicional mientras esperan la llegada de un varón. La esposa está embarazada y a juzgar por la imagen que vendían en redes, eran sencillamente la familia perfecta.

Pero nada más lejos de la realidad.

Shanann Watts/Netflix/2020
Shanann Watts/Netflix/2020

Todo comenzó en la mañana del 13 de agosto de 2018 cuando una amiga de Shan'ann Watts llamó a la policía al no conseguir localizarla. La mujer de 34 años tenía cita con el médico y no solo no había asistido sino que no contestaba al teléfono ni la puerta de su casa. Su coche estaba aparcado en la entrada y la noche anterior habían vuelto juntas de un viaje de negocios en donde Shan'ann había estado alicaída y triste, prácticamente sin comer. Algo extraño pasaba.

El marido, Chris Watts, llegó del trabajo poco después dando acceso a la vivienda donde no había signos de la mujer ni de sus hijas Bella (4) y Celeste (3). Ni siquiera la grabación de seguridad de las cámaras de un vecino mostraban nada sospechoso, solo a Chris cargando su furgoneta por la noche con comida para el trabajo al día siguiente.

Todo esto lo vemos tal y como sucedió gracias a las cámaras de los policías que estaban presentes. Nadie nos lo cuenta, sino que vemos a Chris mostrándose desconcertado ante la misteriosa desaparición de su familia y desesperado al ver las cámaras de seguridad. Nadie entiende nada. Las llaves del coche, su teléfono, su anillo de bodas, su billetera… todo estaba en casa. Las cosas no encajaban. Chris explica a la policía que habían mantenido una conversación emotiva la noche anterior porque él había confesado que ya no estaba enamorado, pero que la había dejado en casa al irse a trabajar temprano aquella mañana. Asegura nunca haberle sido infiel y que él no tiene nada que ver con la desaparición. En este panorama comienza la búsqueda por toda la zona y Chris da entrevistas a medios locales pidiendo que vuelvan a casa sanas y salvas, pero en ningún momento derrama una lágrima. Al contrario, mantiene la compostura y cualquiera diría que en varias entrevistas está sonriendo.

Pueden verlo aquí, por ejemplo:

La pareja se había conocido en el año 2010 y contraído matrimonio en 2012. Pero la familia de él no aceptaba la relación, estaban en contra de Shan'ann y no asistieron a la boda, una situación que había generado muchos conflictos familiares. Además, la esposa tenía un carácter mandón, que se puede ver en muchos de los vídeos familiares, llevando a que muchos internautas defendieran el caso justificando que ella fue la culpable de volverlo loco.

Tan solo dos días después, el 15 de agosto, el FBI comunica a Chris que no pasó el polígrafo y tienen sospechas. Han descubierto que llevaba un mes entablando relación con una compañera de trabajo y lo incitan a confesar de una vez por todas. Y al final lo hace. En su primera confesión delante de su padre asegura que no quiere seguir defendiendo a su esposa. Que él había descubierto que Shan'ann había sofocado a las niñas tras la discusión y la había asesinado motivado por la rabia, y por miedo había escondido los cuerpos en una zona de almacenamiento de petróleo donde trabajaba. El cuerpo de su esposa estaba enterrado y había arrojado los cuerpos de sus pequeñas en uno de los tanques.

Fue arrestado ese mismo día y el caso tomó relevancia nacional. Pero poco a poco salía más información. Resulta que Shan'ann llevaba tiempo sospechando de su marido, intentando recuperar la llama perdida en la relación. Estaba embarazada de 15 semanas y quería que volvieran a estar como antes. Pero él solo se dedicaba a ejercitar y poco más. La rechazaba en la cama y evitaba contactarla cuando no estaban juntos. Era evidente que había algo más y ella finalmente lo confirmó aquella fatídica noche al descubrir que su esposo había gastado más de la cuenta en un restaurante. Suficiente como para pagar la cena de dos personas. Al llegar a casa lo confrontó y sucedió la tragedia.

Según otra de las confesiones de Chris, su esposa lo amenazó con no dejarle ver a las niñas en caso de divorciarse, y él directamente la asesinó por asfixia y acto seguido entró en la habitación una de sus hijas. Ante el miedo de la pequeña al ver a su madre así, el padre le dijo que estaba enferma e iban a llevarla al hospital. Y Chris actuó. Subió a las niñas y el cadáver de su esposa a la furgoneta y se dirigió al sitio en mitad de la noche. Fue allí donde asfixió a sus hijas, una tras otra con una sábana.

El relato es estremecedor. No solo por los detalles que rodean al caso, sino porque el documental nos presenta la historia con imágenes reales y en orden cronológico, haciéndonos testigos de la frialdad de Chris, de cómo actuó el papel de padre inocente hasta que explotó la mentira. Chris Watts se declaró culpable de todos los cargos y fue sentenciado a cinco cadenas perpetuas. Aunque el estado de Colorado admitía la pena de muerte hasta este mismo año 2020, se libró de ella porque la familia de su esposa asesinada pidió al fiscal de distrito que no la solicitara al juez para evitar más muertes.

Existen varios detalles que no aparecen en el documental, como que Chris habría supuestamente revelado a través de cartas a la autora del libro Letters from Christopher: The Tragic Confessions of the Watts Family Murders que llevaba varias semanas pensando en asesinar a su esposa, además de admitir que la había estado drogando con oxicodona con la intención de provocarle un aborto porque al principio creía que sería más fácil estar con Nikki, su amante, si la esposa no estaba embarazada. También reveló que la mujer no pudo resistirse al ataque porque la la asfixió cuando comenzaba a quedarse débil por culpa de la droga. En esas mismas cartas habría asegurado que había intentado sofocar a las niñas mientras dormían pero que ambas volvían a cobrar la conciencia. Sin embargo, todo esto se contradice con los testimonios que dio a los investigadores, proclamando que lo suyo fue un crimen de pasión. Si las cartas son reales y sinceras, habría confesado premeditación. A su vez, muchos amantes de las teorías conspiratorias han dado su opinión en diferentes foros y sitios webs, preguntándose la implicación que podría haber tenido la amante, si lo habría influenciado o no. Pero la fiscalía desestimó que estuviera implicada.

Netflix/2020
Netflix/2020

El caso Watts: El padre homicida es un documental impactante debido a la crueldad del crimen y al relato en imágenes. Sin una narración sonora consigue transmitir todas las aristas de la historia, provocando rabia y shock al mismo tiempo ante el acto de un hombre terrible.

El true crime no es un género para todo el mundo. No es fácil de ver y sus historias pueden removernos las entrañas de una manera poco habitual con otros géneros, pero en este caso su visionado se puede justificar al presentar un análisis sobre las mentiras que vendemos en redes sociales y los secretos que a veces conviven en el matrimonio. Sin dudas, fue un caso atroz en donde Shan'ann, sus hijas y su bebé sin nacer pagaron con su vida el deseo de libertad de un hombre egoísta. Solo por querer otra vida con su amante. Es probable que exista mucho más tras el proceso mental que llevó a los asesinatos pero quién sabe si algún día los conozcamos (Watts cumple condena en una prisión de máxima seguridad de Wisconsin). El popular Dr. Phil de la televisión estadounidense lo diagnóstico como un psicópata narcisista. Y quizás esa sea la única explicación. Si es que hay alguna.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente