El protagonista de 'Tiger King', la insólita docuserie de Netflix, está feliz de ser famoso desde prisión

Felinos exóticos, guerra contra activistas, poligamia, drogas, amputaciones innecesarias, pactos de sangre con balas firmadas y hasta conspiración de asesinato son algunos de los elementos de una de las series documentales más alocadas de Netflix. Alocada pero real. Les hablo de Tiger King, la apuesta de 7 episodios que se mantiene firme entre las 10 producciones más vistas de la plataforma desde su estreno el pasado 20 de marzo. La serie aterrizó sin bombos ni platillos, pero el aislamiento provocado por el coronavirus hizo que poco a poco fuera ganando adeptos. Tantos que su protagonista convicto está en las nubes por haberse convertido en estrella.

©2020 NETFLIX

Si ya se engancharon a este true crime insólito, ya saben de quién les hablo. Para aquellos que todavía no cayeron en la tentación, me refiero a Joe Exotic (o Joseph Maldonado-Passage), el exdueño del zoológico de animales exóticos Greater Wynnewood Exotic Animal Park en Oklahoma -que se mantiene activo con otro dueño-, que además era cantante de música country, intentó postularse a presidente de EEUU e incluso tenía su propio programa de televisión en YouTube. Sin embargo, es protagonista de esta serie documental por cumplir una condena de 22 años por abuso animal y por contratar a un asesino para que elimine a su mayor competencia y enemiga número uno, Carole Baskin, la jefa de Big Cat Rescue, un santuario de felinos exóticos en Tampa, Florida.

¿De locos, verdad? Pues hay más.

Tiger King se rodó a lo largo de cinco años, en un principio siguiendo con las cámaras a Joe Exotic, mostrando a un personaje estrafalario, de esos que disfrutan llamando la atención y con un arma colgando siempre del cinturón. Según él, no para defenderse de sus tigres, sino de “la gente”. Además de conocer sus excentricidades, también conocemos a su rival, Carole Baskin, una mujer con el cabello rubio hasta la cintura que dice vestirse solo de animal print dada su pasión por los felinos. Ella también tiene su propio parque con tigres, aunque en su caso dice que se trata de un centro de rescate; mientras que Joe Exotic los criaba y mantenía en cautiverio haciendo exposiciones con ellos en centros comerciales y en el parque, cobrando cientos de dólares por entradas y fotos personales.

La rivalidad fue creciendo. Ella haciendo campaña en su contra a través de entrevistas, sitios web y con la ayuda de PETA; mientras él la amenazaba con serpientes desde su canal de YouTube y la acusaba públicamente de haber alimentado sus tigres con el cuerpo de su tercer esposo desaparecido (Don Lewis era un millonario que desapareció de repente en 1997 y su familia cree que ella tuvo algo que ver).

La guerra fue en aumento y el resultado es una condena en prisión federal de 22 años. Por esas ironías de la vida, él fue quien terminó en una jaula.

Cortesía de Netflix

Es cierto que Tiger King también presenta a otros personajes de dudosa reputación relacionados con el mundo de los felinos y la propiedad de estos en EEUU, mientras invita a la reflexión sobre la búsqueda de la foto perfecta con animales exóticos entre los usuarios de redes sociales y la protección de los animales en general. Sin embargo, los dos personajes protagonistas siguen con vida y ambos han tenido algo que decir sobre la serie.

Según confesaron los directores de la serie, Eric Goode y Rebecca Chaiklin, a Los Angeles Times, Carole Baskin está muy desconforme con la representación que hicieron sobre ella asegurando que “le vendieron que el proyecto iba a ser similar a Blackfish” pero en su lugar crearon algo “sensacionalista”, aunque ellos se defienden diciendo que ella siempre supo el tono de la historia al haber filmado a lo largo de cinco años. Es más, aseguran que lo que más le llamó la atención de todos los implicados es “la falta de curiosidad intelectual para salir y comprender o incluso ver a esos animales en su hábitat salvaje. Sin dudas Carole no tenía ningún interés en ver animales salvajes” advierten. Y es que aquellos que han visto la serie, habrán comprobado que los directores no toman posiciones -es casi imposible posicionarse entre tanto personaje que saca a la luz la estupidez y soberbia humana cuando esos felinos enjaulados son las únicas víctimas- sino que en más de una ocasión hacen hincapié en demostrar que ella también se beneficia económicamente con los animales que mantiene en su santuario.

Aunque lo más llamativo de lo que revelan en la entrevista es que siguen en contacto con Joe desde prisión, quien “está absolutamente entusiasmado con la serie y con la idea de ser famoso. Esta encantando” dice Goode.

Casi no puedes hablar con él sin que mencione la cantidad de prensa que está recibiendo” añade Chaiklin. “Dice que las mujeres le envían fotos sexys en bikini aunque es homosexual. Está en la luna” afirma, añadiendo que el éxito ha levantado su espíritu dentro de la cárcel. Aunque ellos tampoco olvidan sus crímenes, ni que mató a cinco de sus tigres a base de disparos -parte de su condena criminal-.

Creo que está intentando apoyar la reforma de justicia criminal. Está en una jaula y por supuesto ahora va a decir que reconoce lo que hizo a esos animales” asegura Goode mientras advierte que sus posibles disculpas sobre las condiciones en que tuvo a sus felinos son “para tomárselas con un grano de sal” porque “sabe qué decir en cada momento”.

©2020 NETFLIX

A lo largo de la serie vamos conociendo diferentes personajes bizarros y extremos, viviendo situaciones que de tan asombrosas son perfectas para este documental. Por un lado, descubrimos que Joe se casó con dos hombres al mismo tiempo -uno de ellos pasa todo el documental dando su entrevista con el torso desnudo luciendo sus tatuajes-; mientras conocemos al dueño de Myrtle Beach Safari que mantiene un harén de mujeres cuidando de sus animales y hacen que sus empleados trabajen todos los días de la semana. Son personajes que se autoidolatran y consiguen tener un poder sobre sus seguidores, casi como si fueran líderes de un culto. En este caso, el culto de los animales exóticos. Para un amante de los animales, es tan triste como patético cuando, al final, solo queremos ver que los animales logren salvarse de las garras de estos oportunistas.

Más historias que te pueden interesar: