Netflix y los sospechosos números de audiencia de 'Los Bridgerton'

Valeria Martínez
·4 min de lectura

Netflix sigue alimentando su maquinaria publicitaria desvelando nuevas cifras de éxito (cuando nunca revelan las de fracasos), y ahora es el turno de Los Bridgerton, ese drama romántico con tintes de Gossip Girl centrado en la era regenta británica. Pues resulta que según el gigante streaming es la serie “más grande de su historia” tras haber sido vista por 82 millones de hogares alrededor del mundo en sus primeros 28 días. Aparentemente un récord para la compañía.

Pero a mí hay algo que no me cuadra…

Los Bridgerton (Liam Daniel/Netflix ©2020)
Los Bridgerton (Liam Daniel/Netflix ©2020)

Según el comunicado publicado en su propia web, la primera serie de Shonda Rimes (Anatomía de Grey, Scandal) para Netflix alcanzó la cima del Top10 en todos los países menos Japón, siendo número uno en 83 naciones. Cualquiera que entre a la plataforma española a menudo habrá visto que es verdad, que Los Bridgerton ocuparon el primer puesto varias veces. Al parecer, el fenómeno es tal que la saga de novelas en que se basa la serie, escritas por Julia Quinn, ha escalado posiciones en la lista de los libros más vendidos de The New York Times por primera vez en 18 años.

Es decir, no dudo que sea un fenómeno viral, que genere conversación, curiosidad y haya cosechado una legión de fans. Pero de ahí a contabilizarla como su serie más grande… me cuesta creerlo.

La táctica que tiene Netflix para contabilizar es, cuanto menos, cuestionable. Básicamente lo que hace la empresa es dar por vista una serie o película cuando un usuario ha visto los primeros dos minutos. Y lo siento pero no me parece del todo justo. ¿O cuántas veces dimos ‘play’ a una propuesta solo para decidir que no era de nuestro agrado después de cinco, diez o treinta minutos? Yo, muchas veces. Creo que contar dos minutos y no diez resulta un tanto engañoso. Los primeros dos minutos de una serie o película no llegan a completar la introducción de la trama. Es imposible que decidamos pasar del contenido en tan poco tiempo y mientras vemos si la idea nos gusta y tomamos la decisión se pasan más de dos minutos y Netflix lo suma a su lista de éxitos.

Si bien Los Bridgerton obtuvo críticas entre positivas y mixtas tampoco podemos olvidar que en esas primeras semanas contabilizadas por Netflix encontramos cientos de quejas en redes sociales de usuarios extrañados al ver la presencia de personajes negros en la aristocracia británica entre 1811-1820, o acusando a la serie de romantizar la violación a raíz de una escena sexual entre los dos protagonistas.

Yo la vi completa durante Navidades. Creo que es una serie ideal para ese tipo de fechas en que estamos más centrados en la familia y el hogar que en el stress laboral, y resulta más fácil dejarse llevar por una historia de tintes tan novelescos y prácticamente profundidad nula. Me entretuvo pero no es una de mis recomendaciones habituales. No creo que la recuerde con el paso del tiempo y no tengo interés en la segunda temporada ya anunciada. Sé que no todos piensan lo mismo, pero sí conozco muchos que opinan igual.

Y de esta manera vuelvo a plantear los dos dichosos minutos. Dice Netflix que Los Bridgerton es su éxito más grande en el terreno de las series con 82 millones de hogares, y antes dijeron que Gambito de Dama era la serie limitada más exitosa al sumar 62 millones de cuentas, también en sus primeros 28 días.

Pero si hablamos de “éxitos más grandes”, ¿realmente es realista señalar a Los Bridgerton como tal? Es decir, Gambito de dama sigue entre lo más visto desde el 23 de octubre. Apostaría cualquier cosa a que el boca a boca habrá sumado unos cuantos millones de hogares más desde entonces. ¿Y qué decimos de Unorthodox o Tiger King, otras dos series que en 2020 estuvieron entre lo más visto, comentado y viralizado durante meses?

Eso de contar dos minutos no termina de cuadrarme. Como táctica de marketing es evidente que es infalible, no hay más que ver el furor noticioso que provoca cada vez que hablan de cifras en millones y nuevos éxitos, pero no estoy segura que sea fiable. Después de todo, hay series y películas que decidí no ver después de diez o quince minutos en varias ocasiones y no quisiera que mi suscripción contabilizara como un conteo de “éxito” cuando para mí, el usuario, no lo fue.

Más historias que te pueden interesar: