Netflix resucita la revolución de las máquinas a costa de los traductores de España

·6 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Siempre se ha dicho que en España tenemos los mejores actores de doblaje del mundo. Una afirmación que puede pecar de chovinista, si bien hay algo de cierto. Pocos países tienen una industria del doblaje tan afianzada como la nuestra, pues aquí la costumbre de ver series y películas en versión original subtitulada es bastante limitada. Sin embargo, en el mercado de los subtítulos existe un desbarajuste importante, tal y como acaba de evidenciar el mercado de traductores españoles señalando a Netflix y el El juego del calamar.

El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)
El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)

Cualquiera que haya visto su película favorita en VOS sabrá que los personajes no dicen en castellano lo mismo que indican los subtítulos. Esto tiene una explicación sencilla: hay que adaptar los diálogos a la cadencia de los actores, para conseguir que las frases encajen en sus labios, y así la sensación de verosimilitud sea lo más satisfactoria posible.

En el caso de El juego del calamar, los subtítulos no han estado hechos por profesionales, al menos, no en su totalidad. Y es que tal y como ha denunciado la ATRAE, Asociación de Traducción y Adaptación Audiovisual de España, una empresa intermediaria ha empleado una traducción automática -conocida como posedición- para la serie de Netflix, y luego una persona humana edita “por menos de un tercio de su tarifa habitual”, según han denunciado. O lo que es lo mismo, habrían metido la tijera de forma importante en la forma de trabajar subtitulado para ahorrarse unos cuantos euros.

Hablamos de un sector muy importante dentro del mundo del entretenimiento audiovisual que no es que naden en la abundancia. De hecho, en un comunicado lamentan que su trabajo se ve mal pagado por los intermediarios que se quedan un porcentaje del presupuesto de las distribuidoras, y ahora hay que sumarle que un software traduzca todo para que luego un traductor arregle aquello que a las máquinas les ha resultado imposible.

La crítica de ATRAE llega además justo en el momento en el que Netflix ha anunciado una nueva subida de tarifas, hasta dos euros más al mes, una subida que está justificada como algo necesario para “reflejar las mejoras de nuestro catálogo de series y películas, y la calidad de nuestro servicio”, así como “poder seguir mejorando nuestra propuesta de valor”, según un portavoz de la compañía. “Nuestro objetivo es ofrecer un entretenimiento que supere las expectativas de nuestros suscriptores”, añade esa misma fuente. Sin embargo, dentro de esos valores de calidad se ve que la traducción no es algo prioritario, sino un área en el que se pueden hacer ajustes para aumentar las ganancias.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Netflix no suele ofrecer datos de sus abonados en España, pero Digital TV Research apunta que en 2020 habría superado los 4,5 millones de suscriptores, y cerró el año con una facturación de 46,2 millones de euros tan solo en España, un 74% más que en 2019, y logró un beneficio de 2,2 millones, un 57,1% más. Es decir, hay más dinero, más suscriptores, cuotas más altas, pero se emplea un software que quita trabajo a un equipo de traductores profesionales, confiando más en las máquinas que en las personas.

En definitiva, nos encontramos un caso más en el que las máquinas están dejando obsoletas a las personas, a un nivel cada vez más avanzado, tal como nos revelaban películas de ciencia ficción como Terminator. Porque en definitiva, este sistema probablemente sea más rápido y económico pero si igualmente requiere de retoques de seres humanos, entonces no sería perfecto.

Una usuaria de Twitter, la traductora audiovisual Hermina Páez Prado ha explicado que en muchos casos, cuando la serie no se produce en inglés (como El juego del calamar, que es surcoreana) lo que se suele hacer es traducir sus guiones al inglés primero, y este hace de idioma puente para que luego otros traductores puedan hacer su trabajo. Esto ha provocado casos hilarantes como que le paguen por traducir una película española al español desde unos subtítulos en inglés porque no tenían subtítulos para poner en castellano. Es decir, que hay algo que está fallando en el engranaje de este sistema de subtitulado internacional, sobre todo, porque se pierden matices y se reduce el texto para que llegue la esencia del mensaje, desvirtuando así el trabajo del guionista original.

Si bien hay que destacar que esta técnica de traducir a través de un software automático no es algo exclusivo de Netflix. El que aquí escribe es suscriptor de la plataforma WoW Present Plus, que es la única que permite ver en España legalmente el talent show RuPaul’s Drag Race en sus diferentes versiones internacionales. Y por allí se nota a leguas que los subtítulos pasan del inglés al castellano de forma automática y dejan que el espectador se aguante con el resultado. Porque allí ni siquiera está la mano de un traductor profesional corrigiendo errores más que evidentes.

Esto provoca algunos momentos realmente irritantes, ya que no se respeta ni siquiera el nombre de las reinas participantes. Por ejemplo, ahora mismo se está emitiendo la tercera temporada de Drag Race UK, donde participa la drag Charity Kase, y a la que a veces se rebautiza como Beneficencia, incluso Caridad (pero es un juego de palabras que se traduciría como Caso de Caridad). Lo mismo sucede con su compañera Victoria Scone, Victoria Bollo para los que leen los subtítulos (aunque scone no es un bollo general, sino un tipo de panecillo inglés muy típico del té). Por no hablar del propio concurso, llamado a menudo Carrera de arrastre. Aunque mucho peor fue ver la temporada de Drag Race Holland, donde las pantallas de texto se solapaban unas con otras y muchas frases resultaban carentes de sentido.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente