Netflix remienda a tiempo un error garrafal sobre estereotipos latinos

·4 min de lectura

Estamos en un momento que, por suerte, se habla mucho de diversidad y a través de la ficción se intentan romper tópicos y prejuicios que no favorecen a las personas LGTIBIQ+, las racializadas o pertenecientes a cualquier minoría social. Sin embargo, muchos creadores de series no pueden evitar caer en esos prejuicios al escribir determinados tipos de papeles. Por ejemplo, en la próxima serie de Netflix, Uncuopled, obra de Darren Star (también detrás de Sexo en Nueva York y Emily en París), y Jeffrey Richman (Sexo en Nueva York) para Jax Media y MTV Studios aparecía un ama de llave latina que caía en los mismos errores del pasado, con problemas para hablar el idioma y un jefe que le criticaba por no hacer bien su trabajo.

Uncoupled está protagonizada por Neil Patrick Harris (Cómo conocí a vuestra madre), que interpreta a Michael, un exitoso profesional que ya ha entrado en los 40, y que tiene que reinventarse sentimentalmente, entrando de nuevo en el mundo de las citas, después de que su esposo, con el que lleva 17 años, le deje de la noche a la mañana.

Pero el 25 de octubre se presentó el reparto de la serie y de los cinco papeles secundarios no había ni rastro de la mencionada ama de llaves, cuyo personaje se llamaba Carmen. Pero ese papel existió, tal como ha denunciado la actriz mexicoamericana Ada Maris, quien lleva en el mundo del cine y de la televisión desde mediados de los años 80. Y es que ella misma hizo una prueba para el mismo. Y salió muy irritada, tanto como para llamar a su agente y estar un rato echando sapos y culebras por la boca para desahogarse.

Ada Maris en la serie Build el 26 de julio de 2019 en New York City. (Photo by Dominik Bindl/Getty Images)
Ada Maris en la serie Build el 26 de julio de 2019 en New York City. (Photo by Dominik Bindl/Getty Images)

En una carta abierta para Variety la actriz criticó que el guion que le facilitaron para el casting no era gracioso: retrataban una mujer latina de forma “hiriente y despectiva”, algo que no se esperaba dado cómo estaba cambiando la sociedad. Además, le sorprendió que una ficción creada por personas homosexuales y protagonizada y producida por un actor gay (Neil Patrick Harris también es uno de los productores) fuese tan poco considerado con las representaciones caricaturizada de otras comunidades que también sufren discriminación. Ustedes son hombres gays modernos. ¿Cómo te gustaría ver o interpretar un papel gay desactualizado y ofensivamente estereotipado?”, preguntaba la artista en Variety.

En las líneas que pudo leer Ada conjugaba mal los verbos, tenía que mostrarse histérica constantemente, y era reprendida por su forma de limpiar. Una descripción pobre y estereotipada que le hizo levantar la voz, no solo por sí misma y su carrera, sino por otros compañeros de su misma generación y por los actores más jóvenes que están por venir.

En la misma línea empleada por la actriz, Netflix mandó un comunicado a la revista Variety, se disculpó por lo ocurrido y anunció que el personaje ya no aparecerá en la serie. “Lamentamos que la Sra. Maris haya tenido una experiencia negativa y este personaje no aparecerá en la serie”, explicaba el gigante del streaming en un escrito.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

A pesar de todo, la intención inicial era mantener el papel; después de la primera prueba de Ada Maris hubo un segundo guion en el que el personaje de Carmen ya sí hablaba gramaticalmente de forma correcta, y su descripción pasó de ‘histérica’ a ‘agitada’. Hay que destacar que la propia Ada Maris ya hizo de ama de llaves en uno de sus primeros papeles de televisión, en la comedia de situación What a Country, protagonizada por Garrett M. Brown (Turbulence, American Crime Story) y Yakov Smirnoff (Esta casa es una ruina) entre 1986 y 1987.

De cualquier modo, lo importante es que Netflix ha sabido tomar el control antes de que la situación se fuese de madre, y ha puesto su grano de arena para que no se perpetúen los estereotipos latinos. Y de paso, se ha ahorrado alguna futura polémica, si el personaje que ve la luz es el que leyó Ada Maris es posible que la plataforma se hubiese ganado algunos titulares negativos una vez se hubiese estrenado. Un viejo refrán dice que una retirada a tiempo es una victoria; a partir de ahora también podría decirse que la supresión de un personaje a tiempo también es un triunfo.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente