'Ofrenda a la tormenta' está inspirada en una secta demoníaca que sacrificó a una niña en Pamplona hace 40 años

·8 min de lectura

La trilogía del Baztán ha llegado a su fin con el estreno de Ofrenda a la tormenta en Netflix y, como era de esperar tras el éxito de las dos entregas anteriores, está siendo de las películas más vistas de la plataforma. La saga del thriller español ha llegado a su fin con una historia que se torna más oscura y tenebrosa, que deja a un lado la mitología folclórica que impregnó a la trama en El guardián invisible (2017) para tomar un ritmo más trepidante del que tuvo Legado en los huesos (2019), ese que es digno de grandes producciones.

Sin embargo, si algo la hace más inquietante y oscura es el hecho de que el fondo de su historia está inspirado en el caso real de una secta que sacrificó a una bebé en Pamplona. Un caso verídico cuya víctima fue una niña de 14 meses de la que jamás habríamos conocido su existencia si no fuera por un miembro de la secta que confesó el crimen cometido por el grupo varias décadas después. Se llamaba Ainara.

Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)
Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)

Basada en la “Trilogía del Baztán” escrita por Dolores Redondo (publicada entre 2012 y 2014), Ofrenda a la tormenta completa la historia de la inspectora de homicidios Amaia Salazar (Marta Etura), tanto la personal como la profesional, al concluir con el caso que vimos en Legado en los huesos que la llevaba a descubrir una secta que sacrificaba niñas y en la cual estaba implicada su propia madre.

Después de volver a su pueblo de Elizondo para investigar un extraño asesinato en la primera parte de la saga, con una trama que se movía entre lo mitológico, lo sobrenatural y lo real, la segunda abrió la puerta a un thriller de tendencia policial, de ritmo frenético y con una buena dosis de drama personal y profesional bajo el mando del director Fernando González Molina. Legado en los huesos fue una película más efectiva como thriller, que supo mantener al espectador en vilo, en donde el director parecía haber aprendido de los errores de El guardián invisible que pecaba de pretender crear un ambiente tenebroso centrándose demasiado en lo sobrenatural y la faceta personal de la protagonista. Y ahora, en Ofrenda a la tormenta, el mismo director se gradúa en el género trayéndonos la entrega más efectiva de las tres.

En Legado en los huesos, la investigadora descubría el cráneo de un bebé en una cueva junto a brazos amputados, levantando el telón a un caso repleto de misterios que la llevaban a toparse con la terrible realidad de descubrir que tuvo una hermana gemela asesinada por su propia madre como ofrenda a la secta en la que participaba. Ahora, la tercera parte retoma la historia desde el final anterior, con Amaia convencida de que su madre sigue viva tras intentar sacrificar a su propio bebé mientras la investigación detrás de la muerte súbita de varias niñas de la zona a lo largo de la historia comienza a revelar la existencia de una secta demoníaca con más implicados de los que cualquiera podría imaginarse.

No voy a contarles más para que puedan descubrir la trama libre de spoilers, pero sí voy a contarles que esta entrega final refleja la inspiración real que tuvo la escritora para escribir sus novelas. A lo largo de la trilogía, Dolores Redondo va tejiendo los hilos de la trama, sentando las bases de los personajes y creando un universo que juega entre lo folclórico y lo real pero que, finalmente, se revela como lo más real posible al estar basado en un hecho ocurrido en 1981.

Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)
Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)

Si bien la película no hace ninguna mención al caso real, es al indagar la fuente de inspiración que tuvo la escritora para escribir sus novelas que encontramos el quid de la cuestión. “Si es más terrorífica es porque aquí desvelo que es verdad, que toda esta historia que puede parecer tan fantástica por el tema de la mitología está basada en un hecho real” reveló hace seis años en una entrevista con la cadena Eitb durante la promoción de la novela final.

Un hecho real que ocurrió hace casi cuatro décadas en una localidad de Navarra. Específicamente, y como relata Dolores, “en un caserío a manos de una secta que asesinó a una bebé de tan solo 14 meses apoyados en creencias como las que relato en mis novelas, poderes que son cuestionables pero que son poderosos cuando alguien es capaz de morir y matar por ellos”. Una frase que, curiosamente, repite el padre Sarasola interpretado por Imanol Arias.

Como les contaba, el caso ocurrió en 1981 cuando los padres de una bebé de 14 meses la entregaron a una secta en Lesaka, a 75 km. de Pamplona, como parte de un sacrificio demoníaco. La niña se llamaba Ainara y fue décadas más tarde que un miembro de la secta decidió hablar y denunciar el episodio a las autoridades. Dicha persona reveló que los padres pertenecían a una secta “de sumisos” que habían establecido su centro de operaciones en un caserío de Lesaka. Y allí habría crecido la niña hasta su prematura muerte.

El propio denunciante declaró que los padres la ofrecieron en sacrificio “a su comunidad como los adeptos que entregan su patrimonio, su voluntad y su dinero”, asesinándola y enterrándola cerca de la casona donde residía el grupo, según describía el ABC en un artículo sobre la investigación de la Guardia Civil publicado en 2011.

Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)
Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)

El Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona abrió una investigación bajo el título de Operación Ainara con la intención de esclarecer el terrible hecho. Lograron descubrir unos 10 miembros de la secta -aunque se cree que el grupo total estaba compuesto de unas 20 personas, entre ellos abogados, médicos, etc.- que habían hecho un pacto de silencio para encubrir el asesinato, y que más tarde, tras disolver la secta, habían logrado volver a sus vidas de manera normal. Aunque cabe destacar que no eran residentes de Lesaka, sino “jóvenes universitarios o preuniversitarios que se van a vivir ahí dos años en una especie de comuna donde nace la pequeña Ainara. Llega el día del sacrificio, a la niña la entierran presuntamente en el bosque, o es lo que cuenta el testigo, y ellos se disuelven inmediatamente y se reparten” reveló Dolores en una sección dedicada al caso en Cuarto Milenio en 2016, donde también comentaron que el programa se acercó a la localidad para indagar el suceso pero se encontraron con “puertas cerradas” y “un verdadero pacto, un sello”.

Para explicar la muerte de la pequeña, los padres dijeron que habían viajado a Inglaterra y allí había sufrido un ictus del que no se había recuperado y la habían enterrado allí. Una explicación que también aparece en la película como una de las explicaciones que dan los padres de una bebé sacrificada.

Dolores hizo su propia investigación para tener más información para escribir sus novelas, encontrándose con ese mismo pacto de silencio que mencionaron en Cuarto Milenio. Y según relató la propia autora en su paso por el programa de Cuatro hace cuatro años, la niña fue criada con la intención de sacrificarla.La tuvieron para matarla, dos miembros de la secta la tuvieron para sacrificarla”, dijo.

En su versión literaria, la escritora funde el personaje ficticio de la inspectora Amaia Salazar con el trágico final de la pequeña Ainara, haciendo que eso que dicen de que la realidad supera a la ficción aquí no aplique, sino que se posicionan en una balanza que las iguala al compartir la misma realidad. Ofrenda a la tormenta, la novela, fue el homenaje de la escritora a la bebé cuya huella quedó borrada en el tiempo. En el libro explica a sus lectores los motivos que la llevaron a inspirarse en el caso para escribir la trilogía. Algo que la película no incluye.

Y aunque la trilogía del Baztán logre cerrar su final con una película efectiva, lamentablemente el caso de Ainara todavía sigue abierto. Y si no hubiera sido por ese miembro de la secta que decidió hablar, jamás hubiéramos sabido de la existencia de esta pequeña.

Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)
Fotograma de 'Ofrenda a la tormenta' (cortesía de Netflix)

A la hora de escribir este artículo, Ofrenda a la tormenta es la tercera película más vista de Netflix, siguiendo la estela del éxito de sus antecesoras que se convirtieron en fenómenos repentinos del servicio streaming y en gran parte del mundo, a pesar de haber pasado también por cines. En resumen, estamos ante un final que mantiene el ritmo trepidante iniciado por su antecesora hasta el final, manteniendo al espectador en vilo, con revelaciones constantes y una cantidad de muertes brutales que nos hacen cuestionar cómo es que la pobre Amaia todavía sigue psicológicamente intacta.

El personaje de Marta Etura consigue representar diferentes facetas de las mujeres en general, la de madre, hija, hermana y amiga pero también jefa y profesional. Esa que acierta pero también se equivoca, creando un personaje humano, plagado de defectos y con un marido tan paciente que nos lleva a recordar los límites infinitos del amor. Ofrenda a la tormenta es el final. Un buen final como trilogía cinematográfica, aunque la historia real de la que parte su trama nos deje con una sensación de tristeza difícil de remediar.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente