Noviazgo y ruptura en la vida real, la explicación al fenómeno de 'Mi primer beso 2' en Netflix

·8 min de lectura

Habemus nuevo fenómeno en Netflix. O más bien, secuela de un fenómeno que, por ende, se ha convertido en fenómeno también. Qué lío. Pues les hablo de Mi primer beso 2 (The kissing booth 2), esa producción que ha conseguido alcanzar a espectadores de todas las edades a pesar de su tendencia adolescente gracias a tener influencias de las comedias románticas de los 80s y 90s y que está arrasando en la plataforma.

La secuela se estrenó el pasado viernes, dos años después de que la primera entrega arrasara a nivel global y lanzara al estrellato a su protagonista, Joey King (la actriz que luego protagonizó la fantástica miniserie true crime, The Act), y en menos de lo que canta un gallo Netflix dio a conocer que habrá tercera parte. Un anuncio que llegó con sorpresa incluida: ya la rodaron y se estrenará en 2021.

Joey King y Jacob Elordi en Mi primer beso 2, rodando escenas de amor tras su ruptura en la vida real (Marcos Cruz/Netflix © 2020)
Joey King y Jacob Elordi en Mi primer beso 2, rodando escenas de amor tras su ruptura en la vida real (Marcos Cruz/Netflix © 2020)

A la hora de escribir este artículo Mi primer beso 2 se encuentra en el segundo puesto de lo más visto de Netflix (sorprendentemente superada por Venom), mientras que en otros países es número uno. Pero en un género tan trillado como la comedia romántica adolescente, y siendo una película que tampoco aporta novedades o una originalidad recurrente, ¿a qué se debe su éxito?

La respuesta es fácil: aquí ha jugado un poco el azar y otro poco la vida amorosa de sus protagonistas. Porque sí, como sucedió en otros capítulos de la historia de Hollywood, sus estrellas se dejaron atravesar por las flechas de Cupido. Y ya sabemos que eso siempre engancha. Lo vivimos con el fenómeno de Crepúsculo, o el de El diario de Noa con Rachel McAdams y Ryan Gosling, el frenesí por Brad Pitt y Angelina Jolie… Vamos, que nos podemos remontar hasta la era de Liz Taylor y Richard Burton para encontrar ejemplos de la obsesión que alimenta la relación amorosa de dos compañeros de reparto.

En el caso de Mi primer beso, la película arrasó en 2018 a pesar de recibir críticas negativas de los especialistas. Y eso que llegaron a tildarla de misógina por la relación de los personajes protagonistas, con un personaje masculino agresivo contra el mundo y una protagonista comprensiva. Aun así, el fenómeno explotó y parte del motivo fue la relación real de ambos actores, que tras romper de manera silenciosa tuvieron que volver a rodar escenas de amor para la secuela. Es decir, la segunda parte llega con el interés cinéfilo de simplemente continuar la historia pero también con el morbo de ver cómo hicieron para interpretar a sus personajes, besos y momentos de pasión tras haber sido pareja en la vida real y romper antes de rodar de nuevo.

Pero vayamos más al grano. Por un lado, Mi primer beso tuvo la suerte de contar con el número ganador en la lotería de las comedias adolescentes. Es decir, Hollywood genera tantas películas de este género que salir airosa es toda una hazaña. Si bien existen muchas apuestas dentro del circuito independiente que merecen tanto, o más, el aplauso (como fueron Eight grade o Súper empollonas en los últimos años), en la mayoría de los casos el éxito no se debe a la calidad de la película sino a que llega en el momento justo. Normalmente cuentan con una trama sencilla donde se habla de amor, familia y amistad, con música pegadiza, el baile de fin de curso de turno y un comieron perdices redondo. Y Mi primer beso llegó en ese momento justo en 2018.

Sin embargo, como les decía antes, para explicar su fenómeno tenemos que adentrarnos un poco más en sus personajes. Dirigida por Vince Marcello, Mi primer beso está basada en una novela homónima escrita por Beth Reekles que cuenta la historia de amor entre Elle (Joey King) y el hermano de su mejor amigo. Ella es la adolescente de madurez tardía, con una relación tan estrecha con Lee (Joel Courtney) que comparten una larga lista de reglas que deben cumplir para mantener intacta la amistad. Y una de ellas es que Elle nunca podrá prestarle atención romántica al hermano de este, el atlético, engreído y conquistador Noah (Jacob Elordi). Conociendo los clichés típicos del género, no hace falta que les cuente lo que pasa, ¿verdad?

Pues resulta que esos dos protagonistas románticos dejaron florecer el amor en la vida real durante el rodaje, y tras el estreno de la película en 2018, la relación se tornó mediática de la noche a la mañana. Joey King y Jacob Elordi se convirtieron en fenómeno de las redes sociales con fans sedientos por ver si se seguían mutuamente, qué fotos subían, dónde estaban, qué hacían… Así como sucedió con Robert Pattinson y Kristen Stewart durante la era Crepúsculo, sus seguidores querían conocer cada uno de sus pasos y ellos compartían imágenes divertidas, viajando y acaramelados por el mundo. Fue como si aquellos que se enamoraron de la historia de amor de la película colocaran a los personajes en la vida real de sus protagonistas.

El fenómeno fue tal que ambos actores, aún muy jóvenes (ahora mismo Joey está a punto de cumplir 21 y Jacob tiene 23), comenzaron a publicar cada vez menos imágenes juntos. El acecho era constante pasando de ser aspirantes a estrellas de Hollywood a actores buscados por paparazis y fans. La presión era alta y la relación se terminó. Ninguno ha explicado los motivos de la ruptura ni la hicieron oficial en redes, simplemente se dejaron de seguir y poco a poco fueron eliminando cualquier rastro de la relación de sus perfiles. Y ahora, dos años después los vemos de nuevo en acción, con besos, abrazos y momentos de cama que, para Joey King, fueron un verdadero sacrificio.

(Marcos Cruz/Netflix © 2020)
(Marcos Cruz/Netflix © 2020)

¿Se imaginan tener que trabajar con un ex a dos años de la ruptura y que ese trabajo consista en besos, abrazos y profesarse amor? Sin dudas, una labor que, a priori, se antoja muy difícil. “Soy fan de cómo [la película] resonó con el mundo y conmigo. Así que volver y hacer el sacrificio -ese que obviamente todo el mundo está pensando y al que me refiero con rareza- hacer esos sacrificios mereció la pena” dijo Joey King antes del estreno en el podcast Mood with Lauren Elizabeth. Mientras que Lordi dijo a Entertainment Tonight que ahora “ignora” a la gente que habla de su vida privada. Como si hubiera aprendido la lección. Y es que desde su ruptura, el joven actor mantiene un perfil muy bajo en Hollywood. Incluso se rumorea que es pareja de su compañera en Euphoria, Zendaya, pero ninguno ha publicado ni dicho nada al respecto durante meses.

Mi primer beso 2 retoma la historia donde terminó. Noah ha comenzado a estudiar en Harvard mientras Elle termina la secundaria, pero manteniendo la relación a distancia con todos los desafíos, celos e inseguridades que ello conlleva. Si la primera parte estaba plagada de clichés pero funcionaba gracias a la naturalidad de Joey King y la simpatía de los dos amigos de la historia, la segunda cojea más de la cuenta con una trama carente de originalidad que añade al clásico tercero en discordia -el candidato perfecto a ocupar el corazón de Elle en caso de que esté libre interpretado por un joven llamado Taylor Zakhar Perez que ya está arrasando entre los fans más jóvenes- y el baile de fin de curso de siempre. Pero con el morbo añadido de ver a la expareja “actuando” un amor que sintieron en la vida real hace un tiempo.

Y como buen fenómeno que se precie, Netflix no iba a dejar pasar la oportunidad de exprimirlo al máximo. El gigante streaming confía tanto en el éxito de esta saga que a tres días de estrenar la secuela ha anunciado que habrá tercera parte con un vídeo de sus protagonistas. Y con la sorpresa añadida de que ya la rodaron.

La producción rodó Mi primer beso 3 en secreto mientras rodaban la segunda parte y aterrizará en la plataforma en 2021. Sin arruinarles la experiencia revelando spoilers, se podría decir que el final de la segunda deja abierta la posibilidad de una tercera con una decisión que queda en el aire para la protagonista. La buena noticia para los fans es que podrán ver a la expareja de nuevo en acción, y para sus actores es que ya la rodaron. Ya no tienen que volver a tocarse un pelo de nuevo. A no ser que, claro, hagan una cuarta...

Si todavía no te dejaste llevar por este fenómeno de la comedia romántica y estás pensando en darle una oportunidad, puedo recomendarte ambas entregas en caso que seas amante del género y estés buscando tu próximo placer culpable. Aquellos que crecimos con las comedias adolescentes americanas, con el rostro de Molly Ringwald o con clásicos como Fuera de onda, pueden encontrar una buena aliada con que pasar un rato divertido. Ahora, si lo que buscas es una trama profunda y de calidad, te recomiendo que eches un vistazo a otras de nuestras recomendaciones del streaming.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente