Netflix y la historia del cortijo malagueño embrujado

·4 min de lectura

Los amantes del misterio es probable que hayan escuchado alguna vez hablar del Cortijo Jurado. Un edificio erigido a las afueras de Málaga capital que tiene fama de estar encantado, y en el que Iker Jiménez y otros investigadores se han adentrado en más de una ocasión. Las leyendas hablan de fantasmas, sucesos paranormales y todo tipo de tragedias a su alrededor, historias que ahora adquieren otra dimensión gracias a Netflix.

Cartel promocional de 'Imborrable' (Kandale Films)
Cartel promocional de 'Imborrable' (Kandale Films)

Y es que el pasado 7 de agosto llegó hasta el catálogo de esta plataforma de streaming Imborrable, un documental que habla de la historia de un cortometraje que se grabó en el cortijo de marras hace ya dos décadas, y que está catalogado como maldito por todo lo que sucedió a su alrededor. La película en sí se llamaba Un golpe definitivo, dirigido por Jorge Rivera, y es toda una rareza dentro del cine andaluz… Básicamente, porque nunca vio la luz, no pudo ser terminado. Sus copias finales resultaban borradas, no se sabe por qué razón.

Jorge Rivera vuelve a su Málaga natal tras haber vivido unos años fuera para guiar al espectador hacia un viaje al pasado, en el que fue uno de sus primeros proyectos. Una adaptación de un relato de Lovecraft, El terrible anciano, y que inicialmente iba a estar protagonizado por la leyenda del terror ibérico Paul Naschy, pero que a última hora tuvo que apearse del proyecto por motivos de agenda.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Imborrable arranca con una pequeña fotografía de cómo era el mundo audiovisual malagueño a finales de los años 90,con alguno de sus protagonistas del momento, para luego adentrarse en este cortometraje. Uno de los actores que allí trabajaron es Rafael Castillo-Romero, a quien hemos visto en Veneno o Toy Boy, y que se presta a rememorar aquella experiencia.

Poco a poco, el documental nos traslada al universo de Lovecraft, ahondando en su figura, así como en el mundo de las casas encantadas. Qué hay detrás de ellas, qué clase de miedos o temores podemos depositar como personas en edificios que están abandonados o que acumulan siglos de vivencias entre sus paredes. Incluso se adentra en las películas con famas de estar malditas, como Poltergeist y El Exorcista.

Y de forma paralela, nos deslizan la historia de este caserón, que está muy próximo a la localidad de Cártama. Cómo hay historias a su alrededor que hablan de desapariciones de jóvenes a inicios del siglo XX, de sacrificios humanos, de torturas, misas negras y túneles secretos (que nunca han aparecido, según cuentan en este documental). Ese tipo de historias que Iker Jiménez nos ha contado tantas veces en sus programas de radio y de televisión, y que elevan a este cortijo a una de las más afamadas casas encantadas de nuestro país.

Hay que dejar claro que Imborrable no quiere llevar al espectador a un mundo espiritual al que solo se accede por una de esas puertas mágicas, al más puro estilo Stranger Things. En el reportaje hablan psicólogos, antropólogos, periodistas y demás personas que desgranan por qué queremos pensar que hay un 'Más Allá', una realidad que se nos escapa. Pero, a la vez, nos invitan a pensar que sí, que en ese Cortijo Jurado hay algo raro y extraño, que provocó, por ejemplo, que uno de los niños que grabó una escena en sus alrededores cayese enfermo y pasase cuatro meses en el hospital. Una lástima, por cierto, que no se hubiese localizado a esa persona para ver si creía que su ingreso médico estaba o no relacionado con el cortometraje en sí. Otro actor, el que hacía del viejo cuya casa era invadida por tres ladrones, sufrió una caída por el hueco del ascensor de su casa, y tiempo después se le perdió todo rastro.

A esto le sumamos, según nos cuentan, cómo algunos equipos tenían súbitamente las baterías descargadas, ordenadores que se rompían, proyectos que se borran misteriosamente de un disco duro. Problemas que podrían ser normales y corrientes, pero que debido a la sugestión propia de un enclave con fama de encantado adquiere otro matiz. Tras múltiples fallos, solo queda una copia en VHS que se hizo por seguridad, pero nunca pudo ser estrenada con calidad en el Festival de Cine de Málaga, como era la intención inicial.

El resultado final de Imborrable, sin llegar a ser una pieza sobresaliente, resulta muy agradable de ver e invita al espectador a hacerse preguntas. A través de un caso concreto y de un cortijo maldito se nos habla de casualidades, fantasmas, películas malditas y un gran amor al cine como para hacer cortometrajes con escasos recursos. Y de un caserón que, aunque no sea escéptico, terminas pensando que algo raro pasa por allí.

Más historias que podrían interesarte: