'La casa de papel' no sería lo mismo si Javier Gutiérrez hubiera aceptado ser El Profesor

Los nuevos episodios de La casa de papel han agrandado el boom de esta serie creada por Álex Pina que, a día de hoy, sigue ocupando el primer puesto entre los 10 títulos más vistos de Netflix en España. Un triunfo que responde básicamente a que se cuenta la clásica historia de un atraco desde el punto de vista de los ladrones, pero añadiendo una llamada de atención al sistema capitalista a la par que seduce con guiños a la cultura pop (¡yo también he sucumbido a las máscaras de Dalí!). También atrae por la construcción de grandes personajes, protagonistas singulares como El Profesor que estuvo a punto de ser interpretado por Javier Gutiérrez dejando a Álvaro Morte sin abrazar el papel de su vida.

Álvaro Morte en 'La casa de papel' (Tamara Arranz, Netflix), Javier Gutiérrez en 'Hogar' (Netflix)

Todavía no se ha cumplido una semana desde el estreno de la cuarta parte de La casa de papel, pero estoy segura que la mayoría de los fans de este thriller de humor negro ya han consumido en modo maratón los ocho episodios. Si bien yo soy una de esas seguidoras que se rindió a las dos primeras temporadas durante su emisión en Antena 3, el triunfo arrollador de este fenómeno televisivo ha resultado imparable a nivel mundial desde su incorporación al catálogo de Netflix. Y no es para menos porque a pesar de que algunos críticos y espectadores todavía no le encuentren el punto, el ritmo frenético de esta historia sobre un grupo de atracadores es capaz de enganchar tanto como el propio retrato de los personajes.

Dejando a un lado que esta serie producida por Atresmedia en colaboración con Vancouver Media está cimentada sobre unos personajes femeninos muy potentes, en un género que cuenta eminentemente con bandas de atracadores masculinos, hay un protagonista que se roba toda nuestra atención desde la primera tanda: El Profesor. Al fin y al cabo los espectadores construimos este rompecabezas siguiendo los pasos del cerebro del primer atraco en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Una actuación brillante de Álvaro Morte que también responde al boom de la serie de habla no inglesa más vista de Netflix.

Pero, ¿sabías que el rol de El Profesor pudo ser interpretado por Javier Gutiérrez? La casa de papel esconde alguna que otra curiosidad como que, originalmente, todos los ladrones estaban destinados a tener enfermedades terminales y esa sería la razón por la que se unirían para realizar el atraco. No obstante, a mí lo que más me asombró conocer es que Javier Gutiérrez rechazó el papel de El Profesor después de leer los primeros guiones debido a su compromiso previo con Campeones, película estrenada en 2018 (otro fenómeno, por cierto) que se rodó al mismo tiempo que la primera temporada de la serie.

Hubo directivos que dijeron que las películas de subnormales no iban a vender, con lo cual no se iban a meter en ese proyecto”, explicó Javier Gutiérrez en El Hormiguero el pasado mes de marzo a la par que contó el motivo por el que renunció a actuar en La casa del papel.

"A mí me ofrecen La casa del papel y leo el primer guion y me parece fascinante. Todos los personajes son muy potentes y la historia está muy bien armada y tenía muy buena pinta... pero yo tenía un compromiso personal con el proyecto de Javier Fesser, que había confiado en mí para hacer Campeones. Yo además tengo un hijo con una discapacidad, Mateo, que hoy cumple 11 años, y tenía un compromiso con mi hijo y creíamos que esta película iba a ayudar a dar visibilidad al universo de la discapacidad o las personas con capacidades diferentes".

A pesar de que no se arrepiente de haberse decidido por Campeones, el actor alabó la serie y la labor de su compañero de profesión: Creo que Álvaro Morte ha hecho un trabajo excelente y la serie ha traspasado las fronteras y creo que es algo que hay que destacar porque habla muy bien del nivel de la ficción que hacemos en este país”.

Tamara Arranz, cortesía de Netflix

Con su trabajo en la serie, Álvaro Morte ha construido un símbolo de rebeldía en Sergio Marquina, El Profesor. Este complejo personaje posee un componente casi antisistema que le ha permitido conectar con espectadores de muchos países, recogiendo esa sensación de decepción colectiva con los gobiernos y los bancos centrales. Obviamente el guion estaba sobre la mesa, porque la ficción pone su foco en el meticuloso plan diseñado y dirigido por el hombre que con el paso de los episodios cautiva a la inspectora Raquel Murillo (Itziar Ituño), pero la (sobresaliente) puesta en escena ha corrido a cargo de este actor gaditano de 45 años que ha logrado que gran parte de la audiencia desee que los dos atracos lleguen a buen puerto. Y, qué quieres que te diga, ahora a mí se me haría muy raro ver a Javier Gutiérrez con gafas de pasta al frente de esta ficción que ha vuelto a refrendar en los últimos años el buen papel del producto nacional.

Y ojo, que Javier Gutiérrez es uno de los mejores actores de nuestro país. Su carrera profesional está en el mejor momento y sus trabajos merecen un capítulo aparte. Últimamente le hemos visto mucho en cine, como en el más reciente thriller de Netflix, Hogar, donde se come la cámara como un villano acosador y obsesivo. Pero también en televisión donde se ha reinventado tras llevar a sus espaldas los 110 episodios de la serie Águila Roja en la que encarnó a Satur, con Vergüenza (Movistar+) donde demuestra su talento llevando todo el peso de la historia con su rol de fotógrafo venido a menos, además de cumplir con creces las exigencias de la comedia que le marca parte de la trama del thriller Estoy vivo (Televisión Española).

En la gran pantalla también ha sido reconocido su trabajo, logrando en 2014 el Premio Goya por su interpretación en La isla mínima y en 2017 por El autor. Un año después se le resistió el mismo galardón por su rol de Marco Montes en Campeones que es precisamente el largometraje por el que rechazó encarnar a El Profesor en La casa de papel. Pero ni tan mal porque se tomó la propuesta de hacer la película como un reto personal (tiene un hijo con discapacidad), y el resultado fue una comedia dramática que cosechó unos impresionantes 18 millones de euros en taquilla y que fue elegida para representar a España en la edición número 91 de los Premios Óscar.

Así que considero que a pesar de que La casa de papel tiene los suficientes ingredientes para triunfar más allá del actor que encarne a El Profesor, y aun valorando el gran trabajo delante de las cámaras de Javier Gutiérrez, creo que el protagonista de la serie estaba hecho a medida para Álvaro Morte. Es él quien ha conseguido que nos olvidemos de los clichés que rodean la historia y que su personaje no nos deje indiferente, provocando un impacto inmediato. Un golpe emocional similar al que sentimos cuando conocimos por primera vez a Berlín (Pedro Alonso) o Nairobi (Alba Flores).

Y fue una gran elección porque el trabajo en televisión de este actor de Algeciras había pasado sin pena ni gloria hasta la repentina popularidad de La casa de papel. Porque sí que es cierto que muchos le recordamos por el personaje de Lucas Moliner en El secreto de Puente Viejo, donde se mantuvo en 535 episodios, y hasta por su papel de Gabriel Areta en Amar es para siempre pero, siendo sinceros, no eran producciones de prime time y cuando verdaderamente hemos valorado su potencial, causando furor dentro y fuera de nuestras fronteras, ha sido tras asumirse como el cerebro de una banda de atracadores.

La casa de papel le ha lanzado al estrellato (¡cuenta con 8 millones de seguidores en su perfil de Instagram!) pero, desde luego, siempre ganan las medallas quienes saben mantenerse en una industria tan volátil. Quizás hay quien piense que El Profesor ha limitado a Álvaro Morte porque no es la primera vez que ocurre con estrellas, sobre todo de las series internacionales, que encasillamos en un papel por muchos trabajos que hagan (como es el caso de Freddie Highmore, Jim Parsons o Millie Bobby Brown). No obstante, y aunque a muchos nos esté costando una barbaridad dejar a un lado a El Profesor en los consecutivos trabajos de Álvaro Morte, el propio actor ha hecho un ejercicio de reinvención y nos ha regalado personajes principales tan interesantes como David en la película Durante la tormenta y Óscar en la serie de Movistar+ El embarcadero que, todo sea dicho, también está creada por Álex Pina y Esther Martínez Lobato. Y lo ha hecho libre de prejuicios y de cargas, como me explicaba en una entrevista el año pasado: “Cuando te enfrentas a hacer un proyecto nuevo tienes que pensar en tu cabeza que arrancas de cero, no creerte que vienes de nada ni sabes nada, sino intentar empezar a andar otra vez en esta otra dirección que requiere este proyecto”.

En definitiva, subrayo la idea de que Álvaro Morte cuenta con la virtud de tener algo diferente que le hace brillar cuando el piloto rojo se enciende. Y quizás, ahora que a mi juicio La casa de papel ya asoma los primeros síntomas del desgaste, podría dar un golpe en la vida real a su carrera. Porque no nos tiene que demostrar que ha sido la mejor elección frente a Javier Gutiérrez pero a algunos nos preocupa que su trayectoria se limite ahora que el universo tiene previsto expandirse más de la cuenta como ha anunciado Álex Pina en una entrevista con The Oprah Magazine, considerando que prácticamente todos los personajes tienen una dualidad que podrían desarrollar en un spin-off.

Más historias que te pueden interesar: