La historia de la australiana que dio la vuelta al mundo en barco, sola y con 16 años, tendrá película en Netflix

Entre el 18 de octubre de 2009 y el 15 de mayo de 2010, el mundo se quedó boquiabierto ante la hazaña de Jessica Watson, una marinera australiana que con solo 16 años logró navegar sola, sin descanso y sin asistencia durante 210 días, zarpando desde Sidney y cruzando el cuadro en el Océano Pacífico antes de atravesar el Atlántico y el Índico, para retornar solo tres días antes de su 17º cumpleaños al punto de partida –donde el Primer Ministro Kevin Rudd la recibió como a una heroína nacional.

La proeza que con 16 años Jessica Watson llevó a cabo entre 2009 y 2010 ahora será dramatizada en una película de Netflix. (Imagen: Instagram @jessicawatson_93)

Aquella proeza sin igual convirtió a Watson en la persona más joven en dar la vuelta al mundo por mar, e hizo que fuera nombrada Joven Australiana del Año en 2011 y recibiera la Medalla de la Orden de Australia (entre otros galardones y reconocimientos). Y ahora, por si fuera poco, Netflix prepara una película que dramatizará su increíble aventura tal y como ella la mostró en su documental autofilmado 210 Days: Around the World With Jessica Watson (narrado por Richard Branson) y sobre todo la describió en su libro True Spirit.

La noticia no es para menos: la adaptación de True Spirit se trata de un proyecto personal por el que Watson lleva luchando desde 2014. “Es todo un honor que Netflix de vida a mi historia”, declara a Variety.

Espero que la película inspire a la gente de todo el mundo a intentar navegar y también a seguir sus propias aventuras. Me entusiasma que vaya a ser dirigida por Sarah y apoyada por un equipo de producción tan fuerte”.

Y es que según informa Variety, será la cineasta Sarah Spillane (Around the BlockThis Life) quien dirija el biopic y también lo co escriba en colaboración con Cathy Randall. La producción correrá a cargo de Debra Martin Chase (Princesa por sorpresaUno para todas) de Martin Chase Productions y Andrew Fraser (Lion), para Sunstar EntertainmentShahen Mekertichian y la propia Spillane llevarán la producción ejecutiva. Aún no han trascendido detalles sobre el reparto de la película.

Me honra y entusiasma estar a cargo de llevar el extraordinario viaje de Jessica a la pantalla”, asegura Spillane en un comunicado recogido por The Hollywood Reporter

Lo que me atrajo de su historia fue su lucha incansable y su determinación para desafiar a todas las dificultades y cumplir su sueño en un mundo dominado por los hombres, convirtiéndola en fuente de inspiración para mucha gente de todo el mundo, especialmente mujeres jóvenes”.

El biopic además contará con el asesoramiento directo de Watson en calidad de consultora, de forma que la experiencia de esta aventurera sea retratada de la forma más fiel posible y sirva de modelo inspirador para toda una nueva generación de jóvenes de todo el mundo.

No obstante, y pese a que Watson procurará que todos los detalles técnicos sean lo más precisos posibles, la marinera no tiene problema en aceptar que los productores deban tomarse algunas libertades creativas –según ha declarado a The Sydney Morning Herald.

Estoy contenta con dejarles jugar con ello un poco”, dice la joven, que hoy tiene 27 años y sigue viviendo en Australia. “Pero cuando hablamos de olas de más de 10 metros y vientos ciclónicos, probablemente no haga falta tomarse muchas licencias dramáticas. Aunque seguro que hay algunas cosas que pueden comprimirse”.

Lo cierto es que Watson llevó una vida de aventura prácticamente desde su nacimiento. Ella y sus tres hermanos aprendieron a navegar desde muy pequeños, y su familia al completo vivió en un yate a motor de 16 metros de eslora durante cinco años –tiempo en el que los niños recibieron educación escolar a distancia. 

Por aquella época, la madre de Watson le leyó a ella y a sus hermanos el libro Lionheart: A Journey of the Human Spirit, del germano-australiano Jesse Martin, quien en 1999 se convirtió en la persona más joven en circunnavegar el planeta en solitario, sin descanso ni asistencia. A bordo de un velero de 10 metros, Martin le “robó” el récord al también australiano David Dicks, que era 24 días más joven cuando completó la hazaña pero, en a diferencia de Martin, sí recibió ayuda. 

Como puede adivinarse, fue la lectura de aquella aventura real lo que inspiró a una Watson de 12 años para dar la vuelta al mundo en barco por sus propios medios –algo que empezó a planear ya en 2008. Su viaje fue por fin anunciado en 2009, estimándose una duración de ocho meses y una distancia de 23,000 millas náuticas. Todo a bordo de un barco de vela de 10 metros de eslora que, como queda reflejado en sus memorias, apenas soportó los temporales que Watson se encontró y fue tumbado en no menos de siete ocasiones.

Finalmente el viaje de Watson sería algo más corto de lo previsto, quedándose por debajo de las 21,600 millas náuticas que definen una circunnavegación “oficial” del globo terráqueo y durando casi siete meses de completo encierro y aislamiento del resto de la humanidad.

Pese a todo, este logro inconcebible para la mayoría de nosotros hizo que Watson aprendiera a soportar la soledad más absoluta –algo que habría sido de gran ayuda durante el confinamiento por la pandemia del Covid-19.

Cuando empezó el confinamiento, pensé: “Oh sí, otra vez esto. Lo conozco”, asegura. “Por supuesto, he tenido mis momentos malos, pero no me importa quedarme totalmente aislada”.

Y si Watson tiene que dar un consejo para estas situaciones de encierro forzado, ese es recurrir a la palabra escrita:

Una de las cosas que más me ayudaron es que estaba escribiendo un libro al mismo sobre la experiencia al mismo tiempo –de hecho, la editora patrocinaba el viaje–, y eso significaba que estaba constantemente pensando en cómo explicarle esto a la gente”, recuerda.

Eso fue muy poderoso en cuanto a mi espacio mental. Así que quizá este sea un buen momento para empezar un diario o para escribirle a alguien sobre nuestras experiencias, porque ayuda a enmarcarlas y encontrarles un sentido”.

En cuanto a vivir una “secuela real” de aquella hazaña que logró entre 2009 y 2010, Watson se muestra abierta: 

Me encantaría hacerlo otra vez”, asegura. “Pero la próxima vez haré paradas por el camino. Me gustaría ver todos esos sitios increíbles por los que tuve que pasar de largo la última vez”.

Más historias que te pueden interesar: