Mitos, verdades y fantasías de 'Hollywood': ¿qué hay de cierto en la serie de Netflix?

Hollywood, la nueva serie de Ryan Murphy para Netflix ha despertado el gusanillo por conocer a fondo algunas de las historias que retrata, magnifica o se inspira para este homenaje soñador de la meca del cine de finales de los 40s. Y como amante empedernida que soy de las historias del viejo Hollywood -y del que les he traído unas cuantas anécdotas- me dispuse a devorarla en su primer fin de semana. Y lo que encontré fue el producto de un soñador que, a lo largo de siete episodios nos presenta una imagen idealizada de un Hollywood que nunca fue, utilizando la producción de una historia de amor protagonizada por una actriz afroamericana y escrita por un guionista homosexual, también afroamericano, titulada Meg, con una mujer al mando de un estudio superpoderoso (todo esto impensable para la época) como punto de partida para exponer su sueño de libertad.

El abuso de poder, el acoso sexual, el machismo, el racismo y la homofobia están presentes a través de algunas víctimas reales de ese Hollywood cruel, así como otros personajes creados para la ocasión pero con alguna inspiración salida de la vida real. ¿Quieres saber quién fue Peg Entwistle? ¿O si existió el agente Henry Willson? ¿Había una red de prostitución en las gasolineras? Pues sigue leyendo que hay mucho por contar.

Jim Parsons como Henry Willson (Saeed Adyani/Netflix)

Henry Willson, el súper agente de las estrellas
Jim Parsons regresa a la pantalla tras el final de The Big Bang Theory transformado en Henry Willson, el agente más abusivo de esta historia y que existió en la vida real. Y aunque es imposible borrar de la memoria la escena donde baila con telas árabes y un sujetador a juego, Parsons deja algunos de los momentos más llamativos de la serie, ilustrando el abuso de poder de la industria perpetrado por un hombre homosexual que no solo resulta insoportable por su autoritarismo crítico, sino que saca a la luz su condición sexual a través del abuso secreto en su oficina.

El verdadero Willson nació en 1911 en el seno de una familia dedicada al show business. Se mudó a Hollywood en 1933 y comenzó su carrera como escritor -escribiendo una columna para Variety- para luego convertirse en agente. Primero comenzó en una agencia, consiguiendo suficientes contactos como para abrir la suya y ganándose la reputación de “creador de estrellas”. Su táctica era captar jóvenes atractivos y sin experiencia, cambiándoles de nombre. Como fue el caso de su cliente más famoso, Rock Hudson (nacido como Roy Scherer), y que aparece en la serie interpretado por Jake Picking.

La serie de Murphy muestra a Henry Willson forzando a sus clientes a participar en actos sexuales, aunque en la vida real se desconoce si esta faceta realmente existía. En sus años de éxito, su homosexualidad era un secreto solo conocido por algunos en la industria, al igual que Rock Hudson, y no solo forzaba a sus actores a mostrarse públicamente con mujeres para guardar las apariencias, sino que él también lo hacía. Willson murió de cirrosis a los 67 años en una residencia californiana en 1978, después de luchar durante mucho tiempo contra el alcoholismo y sufrir el distanciamiento de la industria cuando se supo abiertamente que era homosexual. Y si bien fue enterrado en una tumba sin placa, con el paso del tiempo alguien colocó una lápida que reza “creador de estrellas”.

Jake Picking como Rock Hudson (Saeed Adyani/Netflix)

¿Entonces… Rock Hudson sí existió?
Si, ese personaje que la serie muestra como un actor de pocas luces, que Henry Willson maneja al principio a su antojo y que se enamora del guionista afroamericano de Meg, existió en la vida real con más éxito de lo que muestra la serie.

En realidad, su historia es muy diferente a la que vemos en Hollywood siendo, probablemente, a quien menos hacen justicia. Hudson fue uno de los héroes románticos adolescentes más populares de su era. Una fama que vivía mientras escondía su verdadera sexualidad a la prensa y el mundo, contando con la ayuda de Henry Willson, quien enterró algunos de sus escándalos gracias a sus contactos.

Llegó a contraer matrimonio con Phyllis Gates, la secretaria de su agente, y murió por complicaciones de SIDA en 1985 a los 59 años sin nunca haber salido públicamente del armario. Sin dudas, un final muy diferente al que nos muestra la serie con una versión idealizada del Rock que nunca fue, viviendo una historia de amor con Archie que proclama a los cuatro vientos.

Jeremy Pope como Archie Coleman (Saeed Adyani/Netflix)

¿Y Archie, el guionista afroamericano gay, existió?
No, ni por asomo. En aquella era en donde EEUU todavía segregaba entre blancos y negros, jamás habrían dado cabida a un guionista afroamericano entre sus filas (aquí interpretado por Jeremy Pope). Lo de homosexual lo hubieran escondido, como hicieron infinidad de personajes, pero lo del color no. Es más, Jordan Peele fue quien consiguió convertirse en el primer guionista afroamericano en ganar el Óscar a mejor guion original por Déjame salir en 2018. Siete décadas después de lo que muestra la serie.

Laura Harrier como Camille Washington y David Corenswet como Jack Castello (Saeed Adyani/Netflix)

La inspiración real de Camille y Jack
Los dos protagonistas de la historia, los recién llegados a Hollywood, Camille Washington (Laura Harrier) y Jack Castello (David Corenswet), son quienes logran el sueño de protagonizar Meg. Sin embargo, y a pesar de ser los rostros principales de la serie, ninguno de los dos existió en la vida real, aunque sí están inspirados en personajes de carne y hueso.

En el caso de Camille, la serie se inspiró en Dorothy Dandridge, la primera afroamericana en conseguir una nominación al Óscar a mejor actriz por Carmen Jones (1954), perdiendo contra Grace Kelly. Fue cantante y bailarina, y a pesar de sus éxitos, el racismo de la era la llevó por diferentes vaivenes a lo largo de su carrera, además de estar mal asesorada por su amante, el director Otto Preminger quien le dijo que solo aceptara papeles como protagonista, perdiendo oportunidades contra Rita Moreno.

Dorothy murió en extrañas circunstancias a los 42 años, mientras el instituto patológico de Los Angeles dijo que fue por una sobredosis accidental de antidepresivos; el forense del condado de Los Ángeles dijo que fue por embolismo.

Mientras que para el personaje de Jack, Ryan Murphy se inspiró en diferentes jóvenes rebeldes de la época como Marlon Brando, Montgomery Clift y James Dean (Bustle).

Dylan McDermott como Ernie (Saeed Adyani/Netflix)

¿Hubo una red de prostitución en una gasolinera?
Dylan McDermott (en su reencuentro con Ryan Murphy tras dejar huella en American Horror Story) se roba el espectáculo en varias ocasiones con su papel de gigoló y dueño de una gasolinera donde sus empleados trabajan como trabajadores sexuales a merced de los poderosos de Hollywood. Con esta premisa, la serie toca diferentes temas sobre el abuso de poder y la dudosa moral de la industria con el intercambio de placeres sexuales a cambio de favores.

El personaje se llama Ernie y aunque no existió en la vida real, sí está inspirado en Scotty Bowers, empleado de una gasolinera que antes de morir confirmó en su biografía que manejó una red de servicios sexuales en Hollywood similar a la que aparece en la serie. Este hombre, que murió en octubre de 2019 a los 96 años, comenzó a soltar prenda sobre su vida una vez que los personajes implicados en su historia habían muerto, escribiendo su propia biografía en 2012. Ex marine, que luchó en la Batalla de Iwo Jima y en la Segunda Guerra Mundial, comenzó su carrera como trabajador sexual en 1946 en una gasolinera de Hollywood Boulevard. Según sus recuerdos publicados, la primera vez que se vendió por sexo fue con Walter Pidgeon, la estrella nominada al Óscar por ¡Qué verde era mi valle! (1941) (Esquire). Al correrse la voz de su discreción, sobre todo en la comunidad homosexual de Hollywood escondida de los focos, comenzaron a llegarle clientes, reclutando soldados retornados para caballeros mayores (Variety) que “trabajaban” en una caravana aparcada detrás de la estación (como en la serie) o en un hotel al otro lado de la calle.

Cuatro años más tarde continuaba su profesión como barman en fiestas de la élite, conociendo a toda la meca del cine. George Cukor, el director de Lo que el viento se llevó que también aparece en la serie, reclutaba algunos de sus jóvenes para sus famosas fiestas (también como muestra la serie). Con la llegada del código Hays -el código moral que censuraba películas y la vida privada de los famosos- la comunidad homosexual tuvo que recluirse aun más, encontrando en Bowers un servicio que les permitía mantener en secreto una condición que de conocerse acabaría con sus carreras. Es difícil confirmar si las historias que escribió en su biografía son completamente veraces dado que solo nombra a personajes fallecidos, pero el periodista Matt Tyrnauer afirmó a Washington Post haber encontrado “confirmación anecdótica” que corroboraría la mayoría.

¿Existió Peg Entwistle, la actriz que dicen que saltó del legendario letrero de Hollywood?
Si, Peg existió en la vida real. En sus inicios, Hollywood arranca contándonos que Archie Coleman, un guionista novato gay y afroamericano, escribió el guion para contar la biografía de Peg Entwistle, una actriz blanca que tras ser rechazada por la industria, se suicidó saltando del letrero de Hollywood. Para él, es el reflejo del rechazo de la industria y la sociedad que él vive en la época. Pero con el transcurso de la serie, la producción cambia de título para contar la historia de Meg, una actriz afroamericana con la misma historia de Peg pero con un final más esperanzador.

En la vida real, Peg Entwistle fue una actriz británica que debutó en Broadway en 1925 a los 17 años. Tuvo varios éxitos en teatro y aplausos de la crítica, y se trasladó a Hollywood a probar suerte en el cine pero solo hizo una película. Fue un papel secundario en Thirteen women que tras sufrir varios cortes de metraje, su presencia quedó casi inexistente. Peg se suicidó un mes antes del estreno cuando el 18 de septiembre de 1932, una mujer encontró un zapato, un bolso y una chaqueta de mujer cerca del letrero de Hollywood, descubriendo el cuerpo más abajo. Según la investigación policial, Peg había dejado el hogar que compartía con su tío dos días antes y habría saltado de la letra H, muriendo de fracturas múltiples en la pelvis. “Temo que soy una cobarde. Lo lamento por todo. Si hubiera hecho esto hace tiempo, habría ahorrado mucho dolor” escribió en su nota de suicidio. A diferencia de lo que asegura la serie, se desconoce el verdadero motivo que la llevó a terminar con su vida. La serie asegura que estaba relacionado con el rechazo de Hollywood, pero lo cierto es que Peg acababa de comenzar y solo hizo una película, dando pie a imaginar que podrían existir otros motivos en su vida personal.

(Saeed Adyani/Netflix)

Las fiestas de George Cukor
La sexualidad del director de Lo que el viento se llevó era un secreto que solo la élite de Hollywood conocía por entonces, y según el libro What Price Hollywood?: Gender and sex in the films of George Cukor, el cineasta solía ofrecer cenas los domingos que contaban con los rostros más populares de la industria -como Vivien Leigh (como retrata la serie)- así como otros famosos que escondían su homosexualidad de cara al público, junto a un círculo de jóvenes atractivos paseándose por allí.

En donde la serie se equivoca es en mostrar las fiestas salvajes de Cole Porter, donde se paseaban jóvenes desnudos por la piscina, y retratarlas como si fueran las fiestas de Cukor.

Mira Sorvino como Jeanne Crandall (Saeed Adyani/Netflix)

¿En quién se basa el papel de Mira Sorvino?
De todos los cameos que aparecen a lo largo de la serie, el de Mira Sorvino es de los más llamativos. La actriz se tiñe el cabello de rubio platino para meterse en la piel de Jeanne Crandall, un personaje ficticio que sirve para representar la imagen de una actriz del cine mudo olvidada que termina convirtiéndose en la amante del jefe del estudio, solo para ser resucitada gracias a las propias mujeres de la industria.

Su papel está vagamente inspirado en Lana Turner, aquella actriz que pasó de ser la niña prodigio de MGM en los años 30s a olvidada por el estudio apenas una década más tarde.

El fracaso de crítica y taquilla de sus películas llevó a que el estudio no renovara su contrato, aunque logró renovarse en 1957 con su primera y única nominación al Óscar por Vidas borrascosas (no Meg), como le pasa a Jeanne en la serie.

Michelle Krusiec como Anna May Wong (Saeed Adyani/Netflix)

¿Existió Anna May Wong?
Sí y está considera por la historia como la primera estrella de cine chino-americana. Fue una de las grandes estrellas del cine mudo compartiendo cartel con una leyenda como Marlene Dietrich. Sin embargo, los estereotipos asiáticos de la era la relegaban continuamente a los papeles secundarios.

La serie la muestra relegada y resentida con la industria, bebiendo sola en su casa, pero lo cierto es que Anna May Wong utilizó aquel rechazo para reconectar con su cultura. El escándalo más conocido de su vida fue cuando los estudios MGM se negaron a contratarla para un papel chino en la película La buena tierra (1937), dándole el personaje a la alemana Luise Rainer, que ganó el Óscar por su trabajo. Aquel acto tan ofensivo -Rainer no tenía nada de asiático en su sangre- hizo que Anna se marchara a hacer una gira por China, reconectando con su cultura y su familia.

Siguió trabajando toda su vida, incluso en 1951 hizo historia como la primera estrella asiático-americana en protagonizar un programa de televisión, aunque murió diez años más tarde, a los 56, de un ataque al corazón.

Queen Latifah como Hattie McDaniel (Saeed Adyani/Netflix)

Hattie McDaniel, un retrato muy diferente
La actriz que dio vida a Mammy en Lo que el viento se llevó (1939) aparece en la serie como una especie de mentor para Camille (Laura Harrier), la protagonista afroamericana de Meg. Sin embargo, en la era que transcurre la serie, Hattie ya estaba cerca de concluir su periplo cinematográfico, habiendo protagonizado su última película en 1949, centrando los últimos años de su vida -murió en 1952 a los 59 años de cáncer de pecho- en radio y televisión.

Sin embargo, la serie retrata a Hattie (Queen Latifah) como una mujer que alienta a Camille a defender sus derechos  y su lugar en la industria, algo que ella insiste que no pudo hacer el día que ganó el Óscar cuando la segregación hizo que tuviera que esperar fuera de la sala hasta que llegó su momento de recibir el premio.

Pero en la vida real, Hattie McDaniel fue muy criticada por representar todo lo contrario. La comunidad de artistas afroamericanos la criticaron en varias ocasiones por representar estereotipos de su raza en el cine, una acusación de la que ella se defendió diciendo: “¿Por qué debería quejarme de hacer $700 a la semana interpretando a una sirvienta? Si no lo hiciera, ganaría $7 a la semana siendo una”. Mientras que su último programa de tv, Beulah, fue cancelado en Asia cuando las tropas se quejaron porque perpetraba la imagen del hombre negó vago, interfiriendo con las labores de los soldados.

Como pueden comprobar, hay mucho de verdad y otro tanto de ficción en la nueva serie de Ryan Murphy. El creador no solo nos ha descubierto a nuevos talentos como David Corenswet (Jack Castello) -de quien ya existe un buen puñado de fans que apoyan su candidtura para que Warner Bros. lo fiche como el nuevo Superman (el parecido es asombroso)- sino que también nos ha permitido adentrarnos en una era de glamour teñida por el racismo, machismo y homofobia que regentaba el negocio. Hollywood es una metáfora de una industria que no fue, un recuerdo de lo mucho que debería haber cambiado y de lo poco que evolucionó durante varias décadas cuando tenemos en cuenta que el destape del abuso de poder a través del acoso sexual apenas se hizo público hace dos años. Es cierto que Murphy peca de melodramático, rozando el tono telenovelesco de vez en cuando, pero la metáfora es evidente. ¿Cómo hubiera cambiado la meca del cine si hubiera plantado cara a la homofobia y el racismo por entonces? ¿Cómo habría ayudado a cambiar el mundo a través de películas inclusivas? Son las preguntas que plantea con su historia.

Más historias que te pueden interesar: