Netflix hace justicia a una de las mejores películas de ciencia ficción de este siglo

·5 min de lectura

Si algo ha demostrado el género de ciencia-ficción es que no hacen falta grandes presupuestos ni pirotecnia para sacar adelante películas rompedoras, inteligentes y entretenidas que consigan volarnos la mente. En estas últimas décadas de principio del siglo XXI ha sido habitual encontrarnos con cintas como Donnie Darko, Moon, Coherence, Cloverfield o Ex Machina, entre muchas otras, a las que simplemente les hizo falta una buena idea para funcionar, conquistarnos y quedarse grabadas en nuestras mentes.

Pero su dimensión pequeña suele traer un inconveniente, y es que a veces es difícil conseguir que estas sean conocidas por el gran público más allá del circuito de cinéfilos empedernidos. Aunque, por suerte, las películas perduran en el tiempo, el boca oreja hace su trabajo y si una cinta es buena tarde o temprano acaba ocupando el lugar que merece. Y eso es justo lo que le está pasando a un título que ahora mismo está marcando tendencia en Netflix.

Recorte del póster de 'Upgrade' (Foto: Blumhouse Pictures)
Recorte del póster de 'Upgrade' (Foto: Blumhouse Pictures)

Se trata de Upgrade, thriller de ciencia-ficción que nunca llegó a estrenarse en salas de cine en España y que considero una de las películas más extremadamente sorprendentes y refrescantes que he visto en los últimos años. Su propuesta nos presenta a un hombre parapléjico que vuelve a adquirir la capacidad de caminar tras implantarse un chip en su cuerpo, lo que permite clamar venganza por el suceso que mató a su esposa y le dejó sin poder moverse. Se trata de una historia sobre las posibilidades y peligros de la inteligencia artificial repleta de buenas ideas, sorprendentes giros de guion y acción frenética que te mantiene al borde la butaca durante sus electrizantes 99 minutos de duración.

En su debut original en 2018 tuvo un estreno muy limitado, llegando únicamente a cines de unos pocos territorios y no contando siquiera con una campaña de promoción a sus espaldas. Su carrera comercial en salas se saldó con 16,7 millones de dólares, de los que 11,9 vinieron solo de Estados Unidos ante su falta de distribución fuera de territorios americanos. Pero no son para nada malas cifras, sobre todo valorando que su coste de producción únicamente asciende a 3 millones, que tanto público como crítica quedaron encantados con la película y que a lo largo de los años ha ido ganando notoriedad y estrenándose a lo largo del mundo gracias a las plataformas de streaming.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

De estos datos, el realmente sorprendente es su bajo presupuesto, porque viendo Upgrade cualquier espectador podría pensar estar ante un blockbuster de unos 100 millones y no ante una cinta de un coste tan limitado. Es notorio en sus escenas de acción, que están coreografiadas con un frenetismo y una ejecución que nada tiene que envidiar a ninguna gran producción de Hollywood. También en su estética futurista, puesto que el diseño de sus escenarios, aunque haya elementos que sí pequen de lucir acartonados, es todo un deleite para la vista a nivel artístico. Aunque viendo el equipo artístico que hay detrás de la película tampoco debería sorprender tanto.

Primero, se trata de una producción desarrollada por Blumhouse Pictures, los responsables de Get Out, Insidious, La purga o Múltiple, es decir, expertos en sacar adelantes propuestas de terror de bajo presupuesto con resultados sobresalientes tanto a nivel de calidad como de resultados en taquilla. Y segundo, y más importante, Upgrade es una película escrita y dirigida por Leigh Whannell, uno de los creadores de Saw y colaboradores habituales de James Wan, teniendo en sus créditos otros títulos como Silencio desde el mal o Indisious. De ahí que su argumento esté lleno de tan buenas ideas, que sepa jugar con giros de guion tan sorprendentes y que a nivel de ejecución sepa aportar ese dinamismo y locura tan habituales del cine de Wan.

Es un cóctel que funciona a las mil maravillas y que ahora está recogiendo los frutos de su buen hacer gracias a plataformas como Netflix, donde en el momento de escribir este artículo se ha situado como la tercera película más popular de la plataforma en España. Y es todo un logro, porque se trata de un título de hace ya cuatro años que, como digo, no tuvo ningún tipo de promoción o difusión en nuestro país y del que la gente apenas habrá oído hablar. Pero el boca-oreja, o tal vez el algoritmo de Netflix ofreciendo recomendaciones, la están elevando al reconocimiento que siempre debió tener.

Upgrade se posiciona como la tercera película más vista de Netflix en España (Foto: Netflix)
Upgrade se posiciona como la tercera película más vista de Netflix en España (Foto: Netflix)

En su día fui de los pocos que tuve ocasión de verla en cines. Fue durante una proyección en un festival de cine fantástico de Madrid, donde en ese consumo masivo de películas al que inducen este tipo de eventos me acerqué a verla con más pereza que ilusión, puesto que desde fuera se veía como un título genérico de ciencia-ficción entre muchos otros similares que había visto en esas jornadas. Pero en cuanto comenzó la proyección empecé a quedar completamente prendado, sobre todo al ver cómo una simple historia de venganza empezaba a adquirir tintes ambiciosos e incluso reflexivos sobre la inteligencia artificial, la unión de los humanos y las máquinas o la sociedad del futuro a la que poco a poco nos acercamos. Todo ello narrado con una conjunción de escenas de acción que era un disfrute catártico. Y cuando pensaba que ya no puede sorprenderme más, el guion se las ingenia para enrevesar aún más el asunto con giros que, en el fondo, guardan cierta semejanza con en el inaudito final con el que Leigh Whannell nos sorprendió en Saw.

En aquel momento simplemente salí sorprendido, pero con el paso del tiempo Upgrade ha ido creciendo en mi mente hasta llegar a considerarla una de las películas de ciencia-ficción de bajo presupuesto de este último siglo. Si aún no la has visto, puedes disfrutar de ella en Netflix.

Más historias que te pueden interesar: