Netflix está entre la espada y la pared con apuestas millonarias como 'El agente invisible'

·5 min de lectura

La promocionaron con toda la fuerza del blockbuster. Llevaron a sus estrellas por una amplia gira europea y no tardaron en asegurar una franquicia con secuela y spin off incluido. Y no es para menos, El agente invisible había costado $200 millones a Netflix (unos 195 millones en euros) y tenían que rentabilizar la inversión. Además, contaban a su favor con una alianza prometedora formada por un género infalible como el thriller de acción, dos directores de Marvel y actores populares como Ryan Gosling, Chris Evans y Ana de Armas.

Pero por muchas estadísticas o previsiones que se hagan, el público siempre tiene la última palabra. Y en este caso no han tardado en pasar página.

Ryan Gosling como Six en 'El agente invisible'. Cr. Paul Abell/Netflix © 2022
Ryan Gosling como Six en 'El agente invisible'. Cr. Paul Abell/Netflix © 2022

Ocho días. Es todo lo que El agente invisible se mantuvo en el puesto #1 del ranking de lo más popular de la plataforma. La desbancó una película pequeña, de bajo presupuesto e historia aún más previsible. Se trata de Corazones malheridos (Purple Hearts), un drama romántico que cuenta la misma historia que vimos mil veces con una protagonista enferma salvada por el amor y el héroe perfecto. Los clichés brotan por cada arista de la pantalla, pasando por una copia de Crossroads (Hasta el final) y El bar Coyote con un personaje que sueña con triunfar en la música, pero sufre diabetes y no tiene ingresos suficientes para cuidar su salud. Así que concuerda un matrimonio de conveniencia con un chico militar para recibir cobertura médica, mientras él recibe un salario extra para saldar sus deudas. Y aunque estén cometiendo fraude, poco a poco y en la distancia (porque a él lo convocan para cumplir su deber), Cupido hace de las suyas.

Si entras ahora mismo en Netflix verás que Corazones malheridos es líder entre lo más popular del servicio, seguida por El agente invisible. Y no pienses que se trata de un fenómeno que solo se ha dado en España, en otros países también. Lo mismo ha sucedido en EE.UU., Reino Unido, Italia, etc.

Ranking de Netflix España al 2 de agosto
Ranking de Netflix España al 2 de agosto

El agente invisible aterrizó en la plataforma el viernes 22 de julio y, según los datos de Netflix, fue vista unas 88 millones de horas en su primer de semana. Eso supone 60 millones de horas menos de las que obtuvo la otra superproducción de la compañía, Alerta roja, el año pasado. Aquella cinta de acción protagonizada por Dwayne Johnson, Ryan Reynolds y Gal Gadot también había costado $200 millones. Pero a diferencia de El agente invisible, estuvo 12 días en el #1 y demostró su peso en oro al mantenerse en el Top10 durante 11 semanas. Con la baja de El agente invisible en menos tiempo estaría por verse si el público la sigue viendo o no en las próximas semanas.

Dado su modelo de negocio, Netflix necesitaría del interés del usuario para rentabilizar estas inversiones millonarias. De ahí que hayan gastado tanto en promocionarla por varios países con alfombras rojas en diferentes ciudades, carteles adornando calles y autobuses, etc. Porque su estrategia se basa en el consumo online y la fidelización de las suscripciones. Y no en la taquilla. En el caso de las plataformas, apostar por un paso masivo en cartelera sería contraproducente al derivar la atención del espectador fuera de su servicio.

Pero también por otros motivos. Imaginemos este escenario: Netflix estrena una superproducción en cines a la altura de un blockbuster, con cientos de copias y cumpliendo la ventana de los 45 días que se suele exigir en EE.UU. antes de llevarla al streaming. Y entonces la película obtiene una mala recepción, se corre la voz y cuando llega a la plataforma no existe interés alguno. El riesgo es enorme. Por eso, que en cambio estrenen películas en cines durante apenas unos días (una semana normalmente) tiene sentido y, mientras tanto, contentan al cinéfilo empedernido dándonos la posibilidad de vivir ‘la experiencia cinematográfica’ con sus grandes producciones. Además, no olvidemos que la taquilla nunca ha sido buena aliada de la compañía.

Cuando intentaron cumplir las exigencias de la Academia de estrenar en salas para poder nominar a sus películas, no lograron siquiera recuperar el presupuesto. Pasó con Roma que había costado $15 millones, pero solo recaudó $5 millones a pesar del boca a boca en masa que tuvo. Y con El irlandés, que se esperaba como la gran obra maestra de Martin Scorsese y apenas hizo $8 millones en taquilla cuando había costado más de $150 millones. El agente invisible apenas recaudó $350.962 en los días que estuvo en salas la semana previa al lanzamiento en Netflix (Box Office Mojo). Un resultado que, en mi opinión, estaría relacionado con la desgana del público por pagar una entrada cuando sabe que en unos días podrá verla en la plataforma, donde ya paga un abono mensual.

Nicholas Galitzine como Luke, Sofia Carson como Cassie en 'Corazones malheridos'. Cr. Mark Fellman/Netflix © 2022.
Nicholas Galitzine como Luke, Sofia Carson como Cassie en 'Corazones malheridos'. Cr. Mark Fellman/Netflix © 2022.

Con todo esto, que una apuesta tan costosa como El agente invisible sea desbancada por una película tan previsible, económica y estereotipada como Corazones malheridos en pocos días, termina colocando a la compañía entre la espada y la pared. No pueden estrenar en salas a lo grande porque sería contraproducente, tampoco recuperan gastos en taquilla cuando lo intentan y el público es el que decide si convierte la inversión en un motivo de afiliación o no. Mientras podríamos añadir que el público consume las historias que el servicio les pone delante y la variedad que ofrecen entre producciones ‘baratas’ (como Corazones malheridos) y costosas (como El agente invisible) deriva en este tipo de inconvenientes. Al final, la propia empresa ha creado la costumbre de ver ‘lo nuevo’ que trae cada semana, sacudiendo su ranking constantemente con éxitos y fenómenos pasajeros que pasan al olvido rápidamente. Un guiso que ellos mismos han cocido y que ahora quizás les toque comerse con El agente invisible.

Teniendo en cuenta que ya cerraron acuerdos para desarrollar una secuela y spin off de El agente invisible, que imagino necesitarán el mismo nivel de inversión para continuar la saga; y que han invertido a lo grande en dos secuelas de un éxito de taquilla como Puñales por la espalda (pagaron $469 millones), Netflix tiene por delante un dilema interesante.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente