Netflix tiene un true crime con un asesinato más bizarro y sospechoso que 'Carmel ¿quién mató a María Marta?'

Valeria Martínez
·8 min de lectura

El auge del true crime nos está convirtiendo en investigadores amateur y expertos en dar nuestro veredicto desde el sofá de casa. Series como El caso Alcàsser, Who killed little Gregory, La desaparición de Madeline, I am killer o El diablo de al lado, entre tantas otras, nos han convertido en el fiscal, abogado defensor, jurado y juez menos imparcial. Sus historias a veces nos despiertan la rabia que conlleva la injusticia mientras otras nos rompen el corazón con crímenes verdaderamente horribles. Y en los últimos días el true crime que tiene a los usuarios de Netflix lanzando teorías conspiratorias en redes sociales a diestro y siniestro se titula Carmel, ¿quién mató a María Marta?

Se trata de una serie documental de cuatro episodios que indaga en un asesinato que conmocionó a toda la nación Argentina, que tuvo varios juicios que sentenciaron al marido para luego dejarlo libre y, 18 años después, seguir sin tener respuestas. Si hacemos un repaso por redes sociales podemos ver que está dando mucho de qué hablar, precisamente por todas las aristas oscuras que rodean el caso. Por eso este artículo va dedicado a aquellos que se quedaron enganchados a la historia o los que están a punto de verla, porque existe otro true crime imprescindible de temática similar, más adictivo y mejor ejecutado. Les hablo de The Staircase.

Carteles promocionales de Carmel, ¿quién mató a María Marta? y The Staircase (cortesía de Netflix)
Carteles promocionales de Carmel, ¿quién mató a María Marta? y The Staircase (cortesía de Netflix)

Si los comparamos de manera superficial es increíble el parecido que tienen entre ambos. Los dos cuentan el asesinato de una esposa en momentos que estaban solas dentro de sus hogares; en ambos casos la investigación se apresura en señalar a los maridos a pesar de mantener su inocencia (hasta el día de hoy). En los dos existen muchas pruebas circunstanciales y detalles inexplicables, y las dos series documentales relatan el caso con el testimonio de todos los protagonistas y grabaciones de los juicios. La diferencia es que un asesinato ocurrió en una mansión de Carolina del Norte en diciembre de 2001, el otro en una mansión a las afueras de Buenos Aires en octubre de 2002.

Pero más allá de los parecidos evidentes, a nivel de calidad como serie documental The Staircase es mucho mejor. Si te gustó Carmel, entonces debe ser el próximo true crime que apuntes a tu agenda de visionados. Y paso a explicar por qué.

Carmel, ¿quién mató a María Marta? relata el caso desde el presente con el testimonio actual de los implicados, recurriendo a imágenes de archivo para ilustrar el pasado. El 27 de octubre de 2002 el marido de María Marta García Belsunce encontró su cuerpo en la bañera a las 7 de la tarde y tras intentos fallidos por resucitarla fue declarada muerta creyendo que se había resbalado y golpeado la sien con el grifo, desmayándose en el agua y muriendo de asfixia por inmersión. Sin embargo, un mes y medio más tarde, la autopsia descubrió que la fractura de cráneo había sido producida por cinco disparos en la cabeza. Fue al abrir el cráneo, que a priori mostraba una sola herida compatible con el golpe sugerido inicialmente, que descubrieron dentro los proyectiles.

En enero de 2003, el fiscal imputaba al marido, Carlos Carrascosa, y otros familiares incluyendo al hermano y cuñado de la víctima de "encubrimiento agravado" dado que se descubrió una sexta bala que uno de ellos había arrojado al inodoro. Finalmente, en el año 2007, el tribunal absolvió al marido de homicidio pero lo condenó por encubrimiento y en 2011, los familiares imputados también recibieron sus condenas de entre 5 y 3 años de prisión. Finalmente, en 2016 y tras 14 años del asesinato, el marido fue absuelto por la Corte Suprema de Justicia. Es decir, el viudo pasó más de una década entre rejas y siendo señalado de asesino -cuando no había pruebas contundentes- para actualmente estar esperando la confirmación de su absolución para demandar a la justicia argentina. Este mismo año se celebrará otro juicio contra un vecino que se dedicaba a robar casas en country clubs como éste dado que una de las teorías señala que María Marta podría haber reconocido a los asaltantes y por ello la habrían asesinado.

Fotograma de Carmel, ¿quién mató a María Marta? (cortesía de Netflix)
Fotograma de Carmel, ¿quién mató a María Marta? (cortesía de Netflix)

A lo largo de cuatro episodios Carmel, ¿quién mató a María Marta? nos hace partícipes de un caso insólito en donde cada versión tiene su lógica, pero sin dejarnos nada claro. Sin embargo, la falta de un motivo que explique por qué el marido habría querido asesinarla cuando todos los testigos hablan de la buena relación que mantenían desde muy jóvenes, hace que nos inclinemos más en creer a Carlos Carrascosa quien da su testimonio con una seguridad pasmosa.

Por todo esto, por los rincones oscuros que aun guarda el relato y la falta de resolución, es que las redes se han volcado en opinar de lleno. Es imposible terminar la serie y no tener una opinión al respecto. Y es por ello, porque Carmel, ¿quién mató a María Marta? provoca a ese investigador amateur que llevamos dentro creado a fuerza de tanto true crime, que les recomiendo darle una oportunidad a The Staircase.

Esta serie documental comenzó a filmarse al mismo instante que arrancaba la acusación judicial contra el marido de la víctima. Y por eso es tan efectiva. La cámara lo sigue desde el primer momento, durante el juicio, las apelaciones, investigaciones y resolución final a lo largo de 13 años. El escritor Michael Peterson encontró a su esposa Kathleen en la noche del 9 de diciembre de 2001 al final de las escaleras de su casa poco tiempo después de haber visto una película y bebido un par de botellas de vino. Él estaba supuestamente en el patio cuando al entrar de nuevo la encontró inconsciente y ensangrentada.

Debido a la cantidad de sangre en la escena y cortes en el cráneo de la víctima, la investigación enseguida se enfocó en ver el caso como homicidio en lugar de un accidente, centrándose en la figura del marido y descartando hipótesis que pudieran señalar a un intruso. Michael Peterson siempre mantuvo su inocencia y a pesar de no contar con el arma homicida, el jurado lo condenó a cadena perpetua basándose en el testimonio de un especialista en manchas de sangre. Ocho años más tarde el escritor consiguió un nuevo juicio tras demostrarse que dicho analista había realizado decenas de pruebas supuestamente científicas que habían favorecido a los fiscales pero que en realidad eran erróneas o no profesionales. Una de ellas fue la de Peterson. Y en 2017, con 74 años, el autor presentaba lo que se conoce como un "Alford plea", que básicamente reduce el cargo a homicidio involuntario pero manteniendo su declaración de inocencia. Y al haber servido ya los años que suponían la reducción del cargo, quedó libre.

Fotograma de The Staircase (cortesía de Netflix)
Fotograma de The Staircase (cortesía de Netflix)

Lo impresionante de esta serie son todas las teorías que rodean el caso y los diferentes detalles que fueron saliendo a la luz a lo largo del juicio. Por un lado vemos a una familia unida formada por los hijos que cada uno traía de relaciones pasadas y dos hijas adoptadas cuando sus padres, amigos de Michael y Kathleen, fallecen. Todos, a excepción de la hija biológica de Kathleen, apoyan a Peterson. Pero, por otro lado, salen a la luz detalles como que Peterson es bisexual y mantenía una relación con un hombre a espaldas de su esposa; o que esa amiga de la familia había muerto también al final de sus escaleras en Alemania. La insistencia de la fiscalía fue tal que décadas después de su muerte se exhumó el cadáver y un médico estadounidense dijo que había sido asesinada, cuando los doctores alemanes dijeron que había muerto a consecuencia de sufrir unz hemorragia cerebral y caer por las escaleras.

Capítulo a capítulo el caso se va tornando más insólito y es gracias a la tenacidad de su director por no dejarse nada en el tintero y volver a la historia con el paso del tiempo, que The Staircase engancha. Y es que el documentalista Jean-Xavier de Lestrade siguió a Peterson y toda su familia a lo largo de proceso en 2004, accediendo con las cámaras al juicio y entrevistando a todos los implicados. En 2012 y 2013 el director volvió para filmar nuevos episodios a raíz de nuevos acontecimientos en el caso, para finalmente grabar tres episodios finales en 2018.

Qué pasó con Kathleen nadie lo sabe. Hay quien cree que se resbaló en las escaleras, otros que culpan a un posible intruso y otros que señalan que podría haber sido atacada por una lechuza dado que varios creen que las marcas en el cráneo podrían ser huellas de garras. Además de haberse encontrado plumas microscópicas en sus manos.

The Staircase es una serie documental tremenda. Hay quien incluso la llamó "El Padrino de las series true crime", y no podía estar más de acuerdo. Es de mis favoritas del género y les aseguro que he devorado la gran mayoría. Ambos casos son inquietantes pero esta serie de 13 episodios cuenta con un detalle esencial y es que arroja una luz especial a todos sus protagonistas, convirtiéndolos en personajes de su propio relato. La sombra del documental queda a un lado para hacer partícipe al espectador de las dudas, las contradicciones y, sobre todo, las emociones. Carmel, en cambio, es más fría dado que mantiene un mismo tono documental que hace que la empatía florezca de forma esporádica. Tampoco ayuda el clasismo evidente que parecen demostrar algunos personajes implicados y que ha llevado a que reciban críticas o bromas en redes sociales. Un clasismo que, por cierto, estaba en el corazón de las calles argentinas durante el furor mediático del caso.

Más historias que te pueden interesar: