Netflix debería plantearse un cambio radical tras imitar con éxito a Disney+ y HBO

·6 min de lectura

Por Alberto Cano.- Una de las novedades de Netflix de este mes de julio era La calle del terror, la trilogía que adapta el universo de novelas de R.L. Stine en un tríptico que recuperaba las claves del slasher y el terror de los 80 y los 90. Pero no se trataba solo de una novedad en cuanto a contenidos, sino también respecto a la forma en la que la compañía de streaming estrena sus producciones.

Hasta ahora habían apostado por un modelo de series en maratón con el que daban a los espectadores todos los capítulos de golpe, sin embargo, con La calle del terror se han aventurado a probar el modelo de estreno semanal que tan buenos resultados les ha dado a la competencia, Disney+ y HBO, con series como The Mandalorian, Bruja Escarlata y Visión, Loki o Mare of Easttown.

Imagen de La calle del terror: 1994 (Foto: Netflix)
Imagen de La calle del terror: 1994 (Foto: Netflix)

Aunque La calle del terror se nos haya vendido como una trilogía de películas, bien es cierto que por su planteamiento también podría considerarse como una miniserie de tres episodios, lo que se antojaba como la oportunidad perfecta de experimentar con la emisión semanal sin romper la filosofía que Netflix mantiene durante todos estos años respecto a sus series. Y los resultados hacen pensar que tal vez es hora que el servicio streaminig cambie por completo su modelo y siga el ejemplo de su competencia.

Para los que sean ajenos a esta producción, La calle del terror está formada por tres películas dirigidas por Leigh Janiak que giran en torno a una maldición que asola el pueblo de Shadyside. Se trata de un relato que se nos cuenta a través de tres historias que trascurren entre 1994, 1978 y 1666, trasladándonos hacia atrás en el tiempo para ir desvelando el misterio de los asesinatos que acechan a esta localidad.

Y más allá de la calidad de las películas, que sirven más como una imitación de clásicos que una apuesta original, el planteamiento habría cautivado a los espectadores de Netflix, puesto que las tres películas se situaron entre lo más visto de la plataforma durante sus respectivos fines de semana de estreno y a lo largo de las semanas siguientes.

Cada título logró ocupar alguna posición del Top10 de la plataforma durante su semana, manteniendo a la trilogía latente entre sus usuarios a lo largo de tres semanas. Al momento de escribir este artículo, La casa del terror (Parte 3): 1966 se encuentra en el puesto seis de lo más visto en España, mientras que las tres entregan aparecen en el ranking de películas: La calle del terror (Parte 3): 1666 en segunda posición, La calle del terror (Parte 1): 1994, cuarta, y La calle del terror (Parte 2): 1978, sexta.

Ranking de películas en Netflix al 19 de julio
Ranking de películas en Netflix al 19 de julio

Pero además, si echamos un vistazo a los datos de búsquedas en Google Trends, podemos observar cómo el interés semanal hacia La calle del terror se ha mantenido intacto con el estreno de cada película, tanto en España como en todo el mundo. A continuación incluimos la gráfica de los picos de búsquedas que provocó cada entrega en sus primeros días diponible, repitiendo el impacto cada semana. A nivel mundial se repite una gráfica similar.

Mantenimiento semanal del interés por La calle del terror reflejado en Google Trends.
Mantenimiento semanal del interés por La calle del terror reflejado en Google Trends.

Esto significa que el modelo de emisión semanal de productos nuevos le funcionaría también a Netflix, puesto que los datos reflejan que el público ha sido fiel a su cita semanal con la trilogía. Y es que si un producto es de interés de los espectadores, estos están dispuestos a quedarse el tiempo que haga falta, por mucho que hasta ahora Netflix nos haya acostumbrado a consumir todo de golpe. Claro, que esta es su marca de identidad y sobre la que comenzaron a sentar diferencia respecto a la tradicional emisión lineal en abierto. Aunque los tiempos cambian, y el servicio de streaming está viendo cómo este modelo está languideciendo con muchas de sus series nuevas.

Mientras que veíamos cómo semana a semana series como The Mandalorian, WandaVision, The Undoing o Mare of Easttown se mantenían en la conversación social, producciones de Netflix como, por ejemplo, las recién canceladas ficción de fantasía Maldita, o la adolescente The Irregulars o el intento de entrar en el formato superhéroe con Jupiter's Legacy, se perdían entre su vasto catálogo después de estrenarse de golpe y con nuevos estrenos que cada semana entierran al anterior. A excepción de fenómenos puntuales como Gambito de dama, Los Bridgerton y Unothordox que lograron demostrar la validez del formato de series en maratón en base a historias que provocaron curiosidad más allá de las series, las redes dejan de hablar rápidamente de la mayoría de los estrenos de Netflix, mientras que el resto de plataformas consiguen que sus contenidos estén en boca de la gente durante un mayor periodo de tiempo.

Esto no solo se traduce en más bombo, sino también en poder producir con más calma, ofrecer productos más sofisticados y dejar una mayor satisfacción en el espectador, algo que también se está dejando notar en Netflix y le deja en una clara posición de desventaja frente a su competencia. Y prueba de ello son las nominaciones de los Emmy 2021 donde HBO tomó la delantera con 130 candidaturas y Disney+ avanza a pasos agigantados con 71 tras poco más de un año y medio en el mercado. Netflix obtuvo 129 sin embargo supone un declive en comparación con el liderazgo previo tras marcar el récord de 160 nominaciones el año anterior.

La calle del terror - Parte 1: 1994 (Netflix © 2021)
La calle del terror - Parte 1: 1994 (Netflix © 2021)

Aunque el año pasado batieron récords por la pandemia y alcanzaron la enorme cifra de 200 millones de suscriptores en todo el mundo, la estrategia de La calle del terror podría demostrar que quizás empiecen a ser conscientes de que fomentar el consumo rápido y ofrecer tanta oferta no siempre es bueno. Y no hay más que ver la ola de cancelaciones de series que han realizado recientemente. Además, con series como Lupin o Sky Rojo también hemos visto cómo han fragmentado una única temporada en dos para tratar de diversificar más los contenidos, lo que también es sinónimo de que un cambio en el modelo de estreno de Netflix podría estar a la vuelta de la esquina.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente