Las búsquedas de Netflix en 2020, un espejo de nuestra alma en plena pandemia

Valeria Martínez
·7 min de lectura

El 2020 quedará grabado en nuestra memoria colectiva, y en los libros de historia, como el año que nos vimos obligados a refugiarnos en casa ante el acecho de una pandemia que atravesó fronteras a paso acelerado. Y la pura verdad es que nuestras vías de escape fueron limitadas, y lo siguen siendo en esta ola que estamos intentando surfear de nuevo. Cada uno encontró cobijo en el trabajo o en los hobbies que podemos practicar respetando las normas pero, sin dudas, tuvimos la gran fortuna de contar con un aliado infalible: el streaming.

Qué buen amigo fueron los servicios streaming este año... Siempre a nuestro lado, en las buenas y en las malas, con series y películas que nos provocaron todo tipo de emociones y nos trasladaron a escenarios diferentes a golpe de historias. Y prueba de ello son los resultados obtenidos por Netflix a lo largo del año. El gigante online dio a conocer un análisis del contenido más visto y buscado en 2020, y prestando atención a los resultados nos damos cuenta de que no es más que un espejo de la montaña rusa emocional que vivió cada uno, pero en conjunto, desde casa.

El alma del mundo, en cierto modo, reflejada en el streaming.

Elle Fanning y Justice Smith en 'Violet y Finch' (Walter Thomson, Netflix)
Elle Fanning y Justice Smith en 'Violet y Finch' (Walter Thomson, Netflix)

Si bien todas las plataformas disfrutaron del furor de los visionados en línea, no cabe duda que Netflix fue la que salió más airosa. No solo añadió más de 30 millones de suscriptores nuevos en 2020 (Observer) sino que logró superar los 200 millones de cuentas activas a lo largo del año. Una verdadera locura. Y con tantos usuarios dispuestos a escaparse a base de maratones seriéfilos, documentales, true crime y películas de todos los géneros, cualquiera diría que Netflix tendría unos resultados de audiencia bastante mixtos. Porque más allá de los estrenos más populares, no a todos nos gusta lo mismo.

Pero nada más lejos de la realidad. Los resultados obtenidos por Netflix reflejan exactamente cómo nos estábamos sintiendo y qué estábamos buscando en las diferentes etapas de la pandemia.

La búsqueda de escapismo generalizado quedó reflejada desde el mes de marzo cuando aumentaron los visionados de contenido stand up. Es decir que el mundo buscaba reírse justo cuando la pandemia se extendía de lleno, con el estado de alama activado y el comienzo de la cuarentena. El mundo buscaba reírse y distraerse de esa realidad que rellenaba titulares, informativos y redes sociales, con la incertidumbre de un futuro incierto siendo una constante en todos los hogares.

¿Se acuerdan que además de papel higiénico, en la misma época era prácticamente imposible encontrar huevos o harina en los supermercados? La gente estaba aburrida y muchos se dieron por la repostería, dejándonos a más de uno sin los huevos para el desayuno o para la tortilla de turno (yo incluida). Pues resulta que no solo estaba medio mundo horneando ¡sino lo estaban haciendo junto a Netflix! Según los datos del gigante streaming, en el mes de marzo vieron un aumento del 50% de programas de cocina, así como otras series de manualidades, triunfando diferentes propuestas como Niquelao!, The American Barbecue Showdown y Crazy Delicious.

Imagen de Niquelao! (Remy Grandroques, Netflix)
Imagen de Niquelao! (Remy Grandroques, Netflix)

Pero al mes siguiente la cosa cambiaba. Tras varias semanas conviviendo en familia las 24 horas del día o pasando demasiado tiempo solos (como nos pasó a los que no compartíamos vivienda con nadie), en abril comenzábamos a vernos desolados ante la incertidumbre, el encierro y la falta de respuestas. Y prueba de ello es que en el cuarto mes del año la búsqueda de “películas tristes” subió cerca de un 30%, comparado con el mes anterior. Estamos hablando de un mes que suele ser alegre en general, con más horas de luz y el calorcito incipiente de la primavera. Pero no. En 2020 lo vivimos reflejando esa tristeza generalizada en las búsquedas de historias que nos acompañaran en el sentimiento, y de las películas lacrimógenas que más resultados dieron a los que buscaban llorar un rato se encuentra Violet y Finch, ese drama con Elle Fanning sobre un amor juvenil rodeado de enfermedades y sufrimiento, que dejó miles de lagrimales secos.

En el mes de mayo, la cosa cambiaba de nuevo. Todavía en cuarentena, el mundo vivía con horror la tragedia de George Floyd, despertando la necesidad de conocer más sobre la realidad negra en la historia estadounidense y de apoyar la causa de Black Lives Matter, viendo un aumento radical de contenidos relacionados con la temática en Netflix que llevaban meses, incluso años, incluidos en la plataforma. Como fue el caso del maravilloso documental de Ava DuVernay, Enmienda XIII (con un aumento de visionados del 5.000%), así como LA 92 (+1.300%), Queridos blancos (+700%), la dolorosa miniserie true crime Time: the Kalief Browder story (+500%) y el drama de temática racista-policial, American Son (+270%)

El resto del año quedó reflejado en su totalidad en la necesidad de sentir amor en nuestras vidas. Me atrevería a decir que es una consecuencia directa de no poder disfrutar de citas o romance en condiciones, tanto entre solteros como emparejados por igual. El amor no fue lo mismo en 2020. No pudimos viajar, salir y pasamos meses sin poder ir al cine, repitiendo las únicas distracciones posibles una y otra vez. Por ende, la búsqueda de historias románticas colmó la plataforma consiguiendo que el género duplicara sus visionados en comparación con 2019. Los títulos que recibieron más atención fueron Mi primer beso 2, (Re) cambio de princesa y A todos los chicos: P.D. todavía te quiero.

Joey King y Jacob Elordi en 'Mi primer beso 2' (Marcos Cruz/Netflix © 2020)
Joey King y Jacob Elordi en 'Mi primer beso 2' (Marcos Cruz/Netflix © 2020)

Mientras que la temática familiar también cumplió un rol esencial, ya sea porque muchos usuarios tenían a los niños 24 horas en casa o porque nos tocó pasar la cuarentena lejos de la dosis de familia necesaria. Las historias familiares también reflejaron este hecho con el éxito de apuestas con retrato familiar incluido como fueron Gambito de dama, The Crown, Enola Holmes o la tercera temporada de Ozark.

Curiosamente, después de pasar un verano de menos restricciones ante la disminución de contagios, en octubre volvimos a buscar risas de nuevo. Las noticias volvían a bombardearnos con pronósticos negativos y el augurio de una segunda ola, haciendo que fuera el mes de mayor visionados para el género de comedia. Las comedias más populares del año fueron El Halloween de Hubie Halloween, La otra Missy, Space Force y Amor de calendario.

Fíjense si los resultados de Netflix son tal reflejo de cómo nos sentíamos que esa necesidad global de viajar y vivir otras experiencias hizo que las historias de idioma extranjero (no inglesas) subieran un 50% cuando las comparamos con los visionados de 2019. A nivel mundial triunfaron apuestas como El Hoyo (magnífico producto made in Spain), Bárbaros (Alemania) y Bronx (Francia). Incluso, aunque no sea técnicamente francesa, Emily en París fue de las más populares con una trama que nos permitió pasear por la ciudad del amor en la distancia.

Para que se hagan una idea de la necesidad que hubo de volar a otros territorios aunque fuera a través de la imaginación, La casa de papel ocupó posiciones en el Top10 de lo más visto en 92 países, Bárbaros en 91, la cinta surcoreana zombi #Vivo en 90, Ragnarok (Noruega) en 89 y La bala perdida (Francia) en 89 países.

Y, por último, fíjense si hubo necesidad de conocer otras historias reales más allá de las noticias alarmistas de pandemia, que el género documental vivió un bombazo espectacular. En 2020 pasamos el doble de tiempo viendo documentales y reality tv que en 2019 en Netflix. Y los títulos más populares fueron Tiger King, La mente de un asesino: Aaron Hernandez, mientras que el más exitoso fue el impactante documental El caso Watts: el padre homicida y el popularísimo El dilema de las redes sociales.

Sinceramente, me resulta maravilloso. El mundo unido por las mismas emociones, necesidades y sentimientos, alejados cada uno en nuestras casas, pero unidos a través de historias gracias al streaming.

Fuentes: People, Forbes

Más historias que te pueden interesar: