Netflix, Amazon y Disney+ comienzan a verle las orejas al lobo

·5 min de lectura

Si hubo un modelo de negocio que salió airoso en plena pandemia, sin dudas fue el consumo de series y cine en plataformas streaming. Netflix, HBO, Amazon Prime y Disney+ se convirtieron en aliados infalibles y fuentes de distracción constante durante el confinamiento, afianzando el visionado en casa como una rutina más en los hogares del mundo.

Sin embargo, parece que el furor habría tocado techo. Al menos así lo reflejan las cifras recogidas en el primer trimestre del año de Netflix, junto a otro informe que señala cómo los consumidores británicos estarían demostrando que las plataformas no son tan imprescindibles en sus vidas ante el aumento del costo de vida.

A detail of TV remote control with streaming platform buttons is seen in a store in Krakow, Poland on August 26, 2021 (Photo by Beata Zawrzel/NurPhoto via Getty Images)
A detail of TV remote control with streaming platform buttons is seen in a store in Krakow, Poland on August 26, 2021 (Photo by Beata Zawrzel/NurPhoto via Getty Images)

Gambito de dama, Mare of Easttown, WandaVision, Los Bridgerton, el final de La casa de papel o El juego del calamar fueron algunos de los fenómenos que arrasaron en pleno auge de la pandemia global. Todas ellas, y otras más, fueron tema de conversación en casa, en encuentros por Zoom y redes sociales, compartiendo el fenómeno en masa a través de memes, ideas, vídeos y artículos que los alimentaban. En cierto modo, entre el confinamiento y los fenómenos virales, estar suscripto a las plataformas se antojaba para muchos como algo indispensable durante la etapa del Covid-19.

No obstante, con el regreso a la normalidad y el aumento del coste de vida las cosas estarían cambiando. Para empezar, tenemos el informe con los resultados del primer trimestre de Netflix que la compañía dio a conocer el pasado martes 19 de abril y que más que informar, supone una llamada de atención en toda regla. En el análisis se desprende que el gigante streaming ha perdido suscriptores por primera vez en una década: 200.000 en los primeros tres meses de 2022. El anuncio, además, ha ido acompañado de una previsión que apunta a la pérdida de dos millones de usuarios más en el segundo trimestre mientras atribuyen la culpa a varios factores, como la lenta adaptación de los servicios de banda ancha y Smart TVs, el intercambio de contraseñas entre usuarios, el aumento de la competición feroz del negocio, así como factores económicos derivados de la invasión de Rusia a Ucrania.

Sin embargo, existe otro informe que dispara la alarma para el resto de plataformas. Lo encontramos en los datos de consumo del primer trimestre de 2022 en Reino Unido, donde el aumento de la luz, combustible y la inflación llegando a su tope más alto en tres décadas en el país, está haciendo que cientos de miles de suscriptores británicos hayan optado por recortar sus gastos. Y Netflix, Amazon y Disney+ habrían caído en el saco (no se incluye HBO porque en el país no está disponible, sino que forma parte de un servicio de cable).

Según dicho informe el número de hogares británicos que tienen al menos un servicio streaming de pago ha caído en 215.000, poniendo fin a una década de crecimiento ininterrumpido para las plataformas. “Dado que muchos servicios streaming han sido testigos de un crecimiento significativo de sus ingresos durante el apogeo de Covid, este momento será aleccionador”, dijo Dominic Sunnebo a The Guardian, director de información global de Kantar Worldpanel, editor del informe Entertainment on Demand. "La evidencia de estos hallazgos sugiere que los hogares británicos ahora están buscando formas de ahorrar de manera proactiva, y el mercado de suscripción de video a pedido (SVoD) ya está viendo los efectos ".

El informe de Kantar Worldpanel apunta que 16,9 millones de hogares de Reino Unido estaban suscriptos al menos a una plataforma al final del primer trimestre. Y aunque a priori las cifras parecían positivas al haber 1,29 millones de nuevas suscripciones, lo cierto es que también hubo 1,51 millones de cancelaciones, con más de medio millón de ellas atribuidas al "ahorro de dinero".

Dicho informe prevé que el recorte de servicios streaming como método para ahorrar dinero podría seguir aumentando, destacando que existe una proporción del 38% de consumidores planificando cancelar al menos una de sus suscripciones. “En tiempos de incertidumbre financiera, los servicios deben ser indispensables en la mente de los suscriptores”, dijo Sunnebo. “Como resultado, ahora es más importante que nunca que los proveedores de SVoD demuestren a los consumidores cómo sus servicios son indispensables en el hogar en lo que se ha convertido en un mercado muy competitivo”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Evidentemente, quitando la obligatoriedad del confinamiento de nuestras vidas, los servicios streaming ahora tienen por delante la tarea de afianzarse como una necesidad del hogar, justo cuando la competencia es enorme. La buena noticia para Netflix y Amazon, es que el mismo informe británico apunta a que muchos clientes las ven como plataformas que deben tener en sus casas, siendo a su vez las mismas dos que tienen el menor número de cancelaciones en el primer trimestre del año.

Curiosamente, algo similar sucede en España. Según la 12ª oleada del Barómetro OTT de la consultora GECA, Netflix sigue siendo la plataforma con mayor número de usuarios por delante de Prime Video y HBO Max en nuestro país, a raíz de los datos de enero y marzo de 2022 con un porcentaje de usuarios del 73,8% (vía El periódico).

Pero no es el caso de Disney+. A pesar del estreno de series esperadas como The Dropout o Caballero Luna, el servicio vio su tasa de abandono triplicarse trimestre a trimestre al 12% en Reino Unido. Según Sunnebo, Netflix se mantiene consistentemente como la plataforma más importante a tener en casas británicas, apuntando que servicios como Disney+ “deben prestar su atención en reemplazar servicios ya existentes”. Pero aun así las cancelaciones se han hecho notar al mismo tiempo que el costo de vida aumenta.

¿Serán estos datos la punta del iceberg? Porque si tenemos en cuenta el aumento de impuestos como la electricidad, la tasa de paro y la inflación (en Reino Unido se prevé que alcance el 9% a finales de año mientras el Banco de España estimó un 7,5%), muchos hogares ya se están ajustando el cinturón. Una realidad que podría llevar a que las plataformas vean este cambio radical en el consumo, pasando de la necesidad casi obligatoria que hubo en pandemia a seleccionar por necesidad económica qué servicio streaming seguir abonando. Esto podría incrementar aún más la competencia entre plataformas cuando deban responder a los usuarios que se pregunten cuál mantener, cuál ofrece más o tiene ofertas más acorde con el bolsillo y gusto de cada hogar. Netflix parece tener la delantera en Gran Bretaña y España, pero si nos dejamos llevar por la bajada en el consumo trimestral global y las cancelaciones que se están viviendo en Reino Unido, podríamos decir que el espejismo pandémico ha llegado a su límite para las plataformas streaming.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente