Ester Expósito corre el riesgo de encasillarse como actriz

Pedro J. García
·8 min de lectura

En apenas un par de años, Ester Expósito se ha convertido en una de las actrices más famosas de España. Desde que Élite la catapultó al estrellato con solo 18 años, su presencia en medios y redes sociales es constante y arrolladora, causando verdadera sensación entre el público, sobre todo el más joven. Cualquier cosa que hace o se pone se vuelve tendencia y su nombre está en boca de todos, ya sea para halagarla o criticarla. Lo suyo solo puede calificarse con una palabra: fenómeno.

Precisamente en la casa que la vio nacer, Netflix, acaba de estrenar su nuevo trabajo como intérprete, Alguien tiene que morir, miniserie de Manolo Caro (La casa de las flores) que cuenta con un flamante reparto hispano-mexicano de actores veteranos y nuevas promesas. Pues bien, la serie no ha sido muy bien recibida, llevándose críticas bastante negativas que por supuesto han salpicado a Expósito, a quien se le ha reprochado interpretar a un personaje demasiado similar a su Carla de Élite. ¿Corre la actriz el riesgo de encasillarse o es demasiado pronto para sacar conclusiones?

Ester Expósito en 'Alguien tiene que morir' (imagen de Netflix)
Ester Expósito en 'Alguien tiene que morir' (imagen de Netflix)

El gancho de Ester es indudable. En Instagram acumula más de 25 millones de seguidores, impresionante cifra que no deja de aumentar a ritmo vertiginoso. Su participación en las tres primeras temporadas de Élite (recordemos que no estará en la cuarta, aun pendiente de estreno) la ha puesto en el punto de mira, no solo del público español, sino también en el resto del mundo, donde la plataforma de streaming realiza sus estrenos de forma simultánea.

El enorme éxito de La casa de papel fuera de España, con especial impacto en el mercado estadounidense -donde no es habitual que un producto español triunfe de tal manera-, ha dado paso a una era de esplendor comercial para nuestra ficción. El público internacional tiene el ojo puesto en nuestras series y películas, y nuestro star system se va volviendo cada vez más global. Élite se vio beneficiada de este nuevo gusto por la ficción española, conquistando al público y haciendo que cada una de sus temporadas se convirtiera en lo más comentado de las redes sociales. Una auténtica revolución a escala mundial.

Del reparto de la serie adolescente creada por Carlos Montero y Darío Madrona ha salido toda una cantera de nuevos ídolos juveniles, pero es sin duda Expósito quien más arriba se ha subido en la cresta de la ola. La joven, que interpreta en la serie a la niña rica Carla, apodada cariñosamente como La Marquesita, aparece en la portada de todas las revistas de moda y las productoras se la rifan, porque es un auténtico imán para el público. En Twitter e Instagram solo tiene que pestañear para que se produzca un auténtico tsunami de comentarios y su nombre acabe en tendencias.

A finales de este verano protagonizó un episodio en redes sociales que solo puede catalogarse de surrealista, pero que sirve para ilustrar perfectamente el alcance de su influencia y popularidad. La edición española de Vogue nombró el suyo como el peinado definitivo del otoño… en dos ocasiones distintas. En realidad se trataba simplemente de una coleta baja en una de las ocasiones, y de una melena suelta en la otra. Simple, pero suficiente para volverse trending topic y desatar un debate alrededor de su figura. Haga lo que haga, Ester acapara titulares porque vende, pero la insistencia de los medios pude contribuir a una sobreexposición que acaba quemando a muchos actores demasiado pronto.

Ester se ha hecho estratosféricamente famosa y en dos años ya ha tenido que lidiar con las consecuencias. Su imagen está sometida a continuo escrutinio y es sexualizada hasta tal punto que el año pasado tuvo que denunciar la cultura de la violación que sufre en redes sociales, donde es tratada a menudo como un trozo de carne y recibe comentarios de lo más repugnante (El confidencial). Muy sonado fue su encuentro con el periodista Álvaro Ojeda, al que más tarde también denunció por sus comentarios machistas durante una entrevista. Y no podemos olvidar aquel bochornoso momento en la gala de Los40 Music Awards, donde salió a presentar un premio con un “perjudicado” César Vicente (Dolor y gloria), teniendo que salvar la papeleta ante un claro ejemplo de falta de profesionalidad y respeto hacia ella.

A pesar de su juventud, Expósito ha sabido manejar estas situaciones difíciles y capear el temporal manteniendo la compostura y demostrando que está hecha de la pasta que se necesita para estar en el ojo del huracán. Aunque ella no lo quiera, acaba siempre siendo tema de conversación, ya sea para comentar sus looks, sus supuestas operaciones de estética o su vida amorosa (actualmente sale con su compañero de reparto en Alguien tiene que morir, Alejandro Speitzer, otro nuevo ídolo juvenil con el que forma la pareja de moda), y casi siempre para compararla con otras actrices en uno de esos duelos sin sentido que gustan tanto en redes y que suelen enfrentar a mujeres como si solo hubiera sitio para una.

De lo que también se habla es por supuesto de sus aptitudes interpretativas. Al fin y al cabo, Ester Expósito es actriz y en eso es principalmente en lo que nos deberíamos centrar. Además de Élite, la hemos visto en series como Estoy vivo, La caza. Monteperdido y recientemente en varios episodios de la serie de moda Veneno, donde encarna a la reportera Machús Osinaga, además de las películas Tu hijo y Cuando los ángeles duermen. Con solo 20 años, las puertas de la industria están abiertas de par en par y toda su carrera por delante, ella sigue dando sus primeros pasos. Y estos son los más importantes.

Ester Exposito en 'Élite' (imagen de Manuel Fernandez-Valdes/Netflix)
Ester Exposito en 'Élite' (imagen de Manuel Fernandez-Valdes/Netflix)

Su último proyecto, Alguien tiene que morir, llegó a Netflix el pasado viernes 16 de octubre. Desde entonces, la miniserie de Manolo Caro lidera la lista de lo más visto en la plataforma. Aunque cuenta con un amplio elenco coral, a Expósito se le puede achacar gran parte de su éxito de audiencia, ya que su presencia es todo un reclamo en sí mismo y son muchos los que han admitido verla solo por ella. La serie limitada de tres episodios tiene en su reparto a Carmen Maura, Ernesto Alterio y Cecilia Suárez, que comparten cartel con varios chicos de moda como son Carlos Cuevas, Alejandro Speitzer y el bailarín Isaac Hernández. Junto a Expósito, el plantel actoral de Alguien tiene que morir se antojaba irresistible. Pero ni la crítica ni el público se ha puesto de su parte.

Alguien tiene que morir apunta alto con una premisa y un inicio prometedor, además de una buena factura, pero falla el tiro con un desarrollo que cae en el sinsentido y resuelve (es un decir) todos sus conflictos de forma torpe y apresurada. La opinión generalizada sobre la serie es que es una apuesta floja, desagradable y forzada que desaprovecha su excelente reparto con un guion que no tiene ni pies ni cabeza y una reconstrucción ignorante y superficial de la España franquista y los horrores que sufrieron las personas homosexuales durante la dictadura. Mi compañera Valeria Martínez explicó detalladamente todo lo que falla de la miniserie en su crítica, donde llegaba a la misma conclusión que yo, y que tantas otras personas: Alguien tiene que morir es un despropósito aburridísimo y desatinado.

¿Y cómo ha salido parada Ester Expósito en este aluvión de malas críticas? Pues precisamente ella es uno de los blancos principales de los detractores de la serie, que han señalado que la actriz se limita a interpretar a otra Marquesita como la de Élite. Su personaje, llamado muy adecuadamente Cayetana, es otra niña pija, rica y superficial que parece siempre lista para una sesión de fotos de moda. Y aunque es un personaje mucho más pérfido y retorcido que la aristócrata Carla Rosón Caleruega, no deja de jugar en la misma liga, lo cual ha hecho que muchos se pregunten si Expósito corre el riesgo de encasillarse, y si será capaz de interpretar otro tipo de roles en el futuro.

Sería injusto sellar el destino como actriz de Ester Expósito a partir solo de sus dos papeles más destacados hasta la fecha (sobre todo cuando no lo hacemos con muchos otros). Por un lado porque aun le queda mucho recorrido, y por otro porque son muchos los actores y actrices que han desarrollado carreras fulgurantes interpretando siempre al mismo personaje. Pero por alguna razón, quiero que ella calle a sus detractores que la cuestionan como actriz y le exigen más, simplemente por ser más guapa y más joven.

View this post on Instagram

Machús 🤍 @venenolaserie 📸 @jau4ever

A post shared by Ester Expósito (@ester_exposito) on

Ester Expósito es una estrella en ciernes. Qué digo, ya es una estrellaza de la cabeza a los pies. Solo pensar en que nació en el año 2000 da vértigo. Lo tiene todo a su favor. Ahora, para crecer como actriz, debe tener cuidado con los papeles que escoge para no encasillarse y que esto le acabe pasando factura. Alguien tiene que morir ha jugado en su contra puesto que ni el material ni su interpretación, calcada a la de Élite, han convencido a la audiencia. Pero la miniserie de Netflix también es la prueba de que hay muchos que verán y comentarán cualquier cosa que tenga a Ester en su reparto. Eso es poder.

Con su fama y belleza, millones de seguidores en el bolsillo, todas las cámaras y las miradas apuntando hacia ella y un caché que sube como la espuma, a Ester Expósito no le faltarán las oportunidades de demostrar que es algo más que la Marquesita. Y nosotros estaremos ahí para verla crecer.

Más historias que te pueden interesar: